Compra tu Ford Focus Electric de ocasión en AutoScout24

Ford Focus Electric

El Ford Focus Electric es la versión puramente eléctrica basada en el Ford Focus de 5 puertas desarrollada por esta empresa americana. Como realmente es un Ford Focus adaptado para albergar el motor eléctrico y las baterías, su aspecto externo es prácticamente idéntico a la versión con motor térmico. Tan solo cambia el frontal y, para los más observadores, la ausencia de tubos de escape en la parte trasera. Efectivamente es un coche que a primera vista no parece eléctrico; es totalmente discreto.

Prestaciones del Ford Focus Electric

En cuanto a prestaciones, cabe señalar que este modelo de Ford funciona con un motor de 125 CV de potencia que puede desarrollar una velocidad máxima de 134 km/h. La autonomía teórica con las baterías cargadas a su máxima capacidad es de unos 162 km. Esta distancia aumenta o disminuye dependiendo del estilo de conducción y del tipo de carretera. Si se realizan fuertes aceleraciones y se conduce con brusquedad, la autonomía se reduce considerablemente. Para sacar el máximo provecho a este motor, se recomienda una conducción suave, recuperar la energía en las frenadas y aprovechar las inercias. En todo momento, las pantallas de la consola central informan sobre el estado de carga y de si, gracias a una conducción ecológica, se ha ganado algún kilómetro sobre la autonomía calculada inicialmente.

Las baterías, de iones de litio y refrigeración líquida, se encuentran alojadas en la zona trasera, restando capacidad al maletero que se convierte en uno de los mayores damnificados. En total suman 23 kWh de capacidad que tardan en cargarse completamente unas 11 horas si se utiliza una corriente doméstica de 10 A. Con una toma de corriente que llegue a los 16 A, el tiempo de recarga se reduce hasta las 7 horas, y si esta fuente eléctrica alcanza los 32 A, la carga se completará en unas 4 horas, es decir, la denominada carga rápida.

Totalmente respetuoso con el medio ambiente

Además de la ausencia de contaminación del motor, este modelo destaca por su baja necesidad de mantenimiento. No es necesario cambiar el aceite, ni los filtros. El sistema de frenada regenerativa logra que las pastillas de freno no sufran un desgaste como sucedería en los coches de motor térmico, lo que se traduce en un aumento de su vida útil. No dispone de caja de cambios; se podría decir que posee una única marcha. Es posible seleccionar la directa, la marcha atrás y una posición denominada "low", que aumenta la retención del motor y permite recargar la batería durante las frenadas y desaceleraciones. Este último modo es perfecto para la circulación por ciudad, que exige continuas paradas y arranques.

Sin embargo, ser respetuoso con el medio ambiente no significa que las sensaciones de conducción se desvanezcan. Gracias al buen chasis heredado del Ford Focus, a la gran elasticidad que ofrece el motor y a la entrega de todo el par desde el inicio de la marcha, el Ford Focus Electric ofrece sensaciones de conducción deportiva y muy dinámicas. Una de las pegas sería la reducida autonomía de la que dispone, sobre todo pensando en viajes por carretera de unos cuantos cientos de kilómetros. No obstante, para desplazamientos cortos y por ciudad, este modelo es una solución perfecta y ecológica.