Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

BMW M4

Los M3 Coupé y Cabrio cambian de nombre

El BMW M4, ya sea en su versión Coupé o en la Cabrio, no es más que el sustituto de esas mismas versiones del M3 del año 2010. Y es que forman parte de la nueva estrategia de la marca de diferenciación entre su berlina clásica derivada de la Serie 3 (el M3) de las carrocerías coupé y descapotable de mayor potencia de la Serie 4 (los nuevos M4).

Modelos alternativos

BMW M4 Segunda Mano en AutoScout24

Tras este cambio de nomenclatura, el BMW M4 se sometió a su último lavado de cara hasta la fecha el pasado 2017, con algunos leves retoques estéticos (principalmente en lo que respecta a grupos ópticos, llantas y capó), alguna mejora de equipamiento (como el paquete de competición M o la suspensión M adaptativa), y la misma gama mecánica, de consumos muy ajustados para la potencia que entrega (abandonando los propulsores atmosféricos por tecnología Twin Power Turbo). Además de las versiones Coupé y Cabrio, cuenta con otras opciones todavía más potente, el M4 CS, con 460 CV, y otra versión que llega hasta los 500 CV, utilizada tanto en circuito como en carretera.

El BMW M4 vuelve a Múnich

La historia del M4 se remonta al año 2013, cuando BMW comenzó a producir las primeras versiones de su Serie 4, un vehículo que llegaba en carrocerías liftback, descapotable y coupé que servía como sucesor de la anterior Serie 3. La versión coupé se presentó con motivo del Salón del Automóvil de Frankfurt, la cabrio en Los Ángeles y la última, la liftback, se presentó en Ginebra, ya en el año 2014.

Este nacimiento de la Serie 4 trajo consigo, como no podía ser de otro modo, el nacimiento de su versión más preparada y deportiva, la nueva gama M4, cuyo primer vehículo se fabricó en la planta que la firma tiene ubicada en Múnich ese mismo año.

En su fabricación, BMW utiliza materiales como el aluminio, que junto a los plásticos reforzados con fibra de carbono otorgan al M4 de un peso más contenido. Por su parte, la versión M4 Cabrio cuenta con un techo abatible electrónicamente construido en metal y dividido en tres piezas diferenciadas. El techo puede plegarse en tan solo 20 segundos, y puede hacerlo además a una velocidad máxima de 18 km/h.

Principales ventajas e inconvenientes

+ La última renovación del BMW M4 no cuenta con cambios demasiado evidentes en lo que respecta a su aspecto exterior, pero es que tampoco los necesita. Tanto su versión Coupé como la Cabrio cuentan con unas líneas deportivas que desprenden dinamismo. BMW ha buscado optimizar la aerodinámica con un nuevo alerón trasero que se funde en el portón trasero. Como novedades más destacables, sus nuevos grupos ópticos en LED, llantas de hasta 20 pulgadas de diseño M, así como un renovado paragolpes y sus cuatro tubos de escape.

+ Por dentro, un poco más de lo mismo, y es que el M4 añade tanto nuevo volante como pomo, ambos en piel, asientos deportivos de diseño M con ajuste y sujeción sobresaliente, así como renovado cuadro de instrumentación, con diseño M y forma redonda. La calidad de los acabados, una vez más, propias del sello de calidad BMW.

+ En lo referente a la habitabilidad del M4, no hay que olvidar que estamos hablando de un coupé. Pero aun siendo un cuatro plazas, las dos traseras tienen una amplitud suficiente y no compromete en exceso el confort de sus ocupantes, sobre todo si comparamos su capacidad con otras opciones de la competencia.

- Lo mismo ocurre con su maletero, que con 445 litros de capacidad, se ubica en la parte media de la comparativa con otras opciones de su segmento. Es, por tanto, un tamaño suficiente para una o dos personas, pero completamente insuficiente si se necesita cargar más de dos maletas para un viaje.

+ Su motor sobrealimentado tiene una respuesta mucho mejor en carretera que su predecesor atmosférico, además de disminuir considerablemente su consumo, situándole como una de las mejores opciones en este sentido. Por si esto fuera poco, hay que recalcar que la aceleración del M4 es una de las mejores en su segmento.

- Este mismo hecho tiene una parte negativa y es que, al tratarse de un vehículo de semejantes aptitudes deportivas, tanto en aceleración, como en velocidad punta y manejabilidad, exige unas cualidades y pericia al volante por encima de la media de cualquier otro vehículo, sobre todo si se quiere prescindir de todas las ayudas mecánicas con las que cuenta.

- En cuanto a su coste, el BMW M4 parte de un precio superior a los 90.000 euros, algo más elevado que el M3 más económico. Un precio que, además, sube considerablemente si se quiere optar por la versión más potente de la gama en la actualidad, el BMW M4 CS.

Los principales competidores con los que se encuentra el BMW M4, atendiendo a sus principales características de tamaño, potencia y prestaciones, son el Audi RS5, el Porsche 911 GTS, el Jaguar F-Type o el Mercedes-AMG C63.

Características de su motor y precios

Como sucedió con las versiones del BMW M3, el M4 sustituyó su motor atmosférico V8 por un nuevo propulsor gasolina de seis cilindros colocados en línea, dos turbocompresores tecnología Twin Power Turbo, con 2.979 cm³ de cilindrada que entrega una potencia de 431 CV. El M4 cuenta además con la opción de equipar un paquete de competición con el que su potencia máxima aumenta hasta los 450 CV de potencia.

Este propulsor pone al M4 Coupé a 100 km/h en tan solo 4,1 segundos, y una décima menos si equipa el paquete de competición M (del mismo modo que ocurre en el M3). Por su parte, el M4 Cabrio tarda un poco más, concretamente 4,4 segundos (4,3 con el pack de competición).

Como también ocurre en la versión berlina, ambas opciones del BMW cuentan con tracción trasera y pueden montar tanto un cambio manual de seis velocidades como uno automático DKG de doble embrague y siete velocidades. La buena noticia es que el precio no varía entre uno y otro.

Por encima de estos se encuentra una versión todavía más potente en la gama, la correspondiente al BMW M4 CS, que desarrolla una potencia máxima de 460 CV y sólo puede asociarse a la caja de cambios automática. Su aceleración, como es lógico, es mayor, alcanzando los 100 km/h en tan solo 3,9 segundos. Pero el más potente es el correspondiente a la versión BMW M4 GTS, con cambios que permiten a su motor una potencia de 500 CV.

  • M4 Coupé 431 CV por 94.650 euros

  • M4 Coupé DKG 431 CV por 94.650 euros

  • M4 Cabrio 431 CV por 104.850 euros

  • M4 Cabrio DKG 431 CV por 104.850 euros

  • M4 CS 460 CV por 133.900 euros

  • M4 GTS 500 CV por 166.900 euros

Equipamiento de serie destacable en el BMW M4

El equipamiento de serie con el que parte el M4 es bastante completo, contando con llantas de aleación de 18 pulgadas con radios en V, frenos carbocerámicos, parrilla estilo M con varillas dobles en Schwarz, frontal presidido por unas llamativas branquias con diseño M que acentúan la deportividad del M4 y le otorgan mayor aerodinámica, grupos ópticos autoadaptables en LED, faros antiniebla y retrovisores exteriores de diseño M. En su interior, asientos deportivos de máxima sujeción, volante multifunción con levas de cambio y cinturones de seguridad M.

Cuenta también, dependiendo de si se habla de carrocería Coupé o Cabrio, con techo de cristal con apertura eléctrica con el que regular el flujo de aire y la temperatura, o un techo de plástico reforzado en fibra de carbono, que además de plegarse en tan solo 20 segundos, consigue aligerar notablemente el peso del vehículo en su conjunto.

Además se puede optar por equipar el paquete de competición M, que además de aumentar la potencia total de su motor hasta los 450 CV, añade suspensión M adaptativa con distintos modos de conducción, así como diferentes ajustes deportivos para los más exigentes.

¿Por qué comprar un BMW M4?

Si el BMW M3 es considerado una de las berlinas deportivas más populares de la historia, sus versiones Coupé y Cabrio no iban a serlo menos. Y es que el BMW M4, en cualquiera de sus opciones de carrocería, no es más que la evolución natural del primero, en la que cambia el aspecto exterior (y la denominación), pero mantiene el mismo espíritu deportivo que siempre ha caracterizado a la gama M. El M4 comparte gran parte de elementos tanto de mecánica como de equipamiento con el M3, ofreciendo un rendimiento en carretera difícilmente superable. Tanto es así, que sus cifras de aceleración no tienen apenas rival en su segmento, obligando a cualquiera que se ponga a sus mandos a dar lo mejor de sí. No es por tanto un vehículo muy recomendable para conductores inexpertos, y es que incluso con todos los sistemas de ayuda a la conducción activados, sus 431 CV (450 con el pack de competición), son palabras mayores.

Opiniones sobre vehículos BMW M4

2 Valoraciones

4,7