Compra tu Audi RS7 de ocasión en AutoScout24

Audi RS7

Una filosofía de marca a la última en tecnología se consagra como pionera en galvanizar carrocerías, ubicar el volante a la izquierda o en incorporar un motor TDI

Audi presenta uno de los automóviles con conducción autónoma más deportivos del mundo, el RS7 piloted driving concept. Este prototipo ha demostrado ya el potencial de la conducción autónoma en la final del DTM, que se disputó en el Hockenheimring, en Alemania en octubre de 2014. En la actualidad, Audi AG forma parte del Grupo Volkswagen.

La versión más potente del anterior modelo A7 Sportback, viene sobrealimentado con dos turbocompresores y con un motor de ocho cilindros asociados a una caja de cambios automática de doble embrague. Con el Audi RS7, la firma ha apostado por los límites de la conducción autónoma, y ha creado un hito en los conceptos de la conducción tradicional, con un complejo equipamiento informático conectado a los sistemas de direcciones del deportivo, que permite que el deportivo se mueva y compita en circuitos sin necesidad de conductor.

La empresa bávara siempre ha intentado estar a la última en la tecnología y métodos más punteros de la industria automovilística. Lejos quedan aquellos tiempos en los que el internacional fabricante alemán de vehículos de alta gama, conocida en sus inicios como Auto Unión AG, fuera la pionera en realizar pruebas de choque y vuelco a sus vehículos. Así, en la década de los años 50, la principal empresa rival de Audi, NSU Motorenwerke AG y uno de sus ingenieros, Felix Wankel, desarrollaron el motor con pistón rotatorio, un propulsor que presentaba como gran ventaja su mayor ligereza al estar compuesto por menos elementos. Audi fue pionera en galvanizar totalmente la carrocería de sus automóviles para evitar la corrosión, cubrió el hierro con una capa de cinc para que no se oxidara.

Todas las marcas que formaron Auto Union aportaron un pequeño granito al terreno tecnológico; modelos como el Audi RS7 parece confirmar que estas aportaciones han llegado hasta nuestros días. Y es que, Audi puede presumir de contar con tres hitos que han tenido una gran repercusión en la industria del automóvil a lo largo de la historia: la ubicación del volante de conducción a la izquierda -con el modelo Audi K en 1921-, el motor TDI, y la tracción quattro -Audi quattro sportcoupé a comienzos de los años 80-. Cabe destacar que la tracción quattro en un principio sólo se aplicaba a vehículos de competición, pero la empresa alemana supo aprovechar las virtudes del sistema y empezó a ofrecer versiones para vehículos de calle, de tal forma que en 1987, todos los modelos tenían, al menos, una versión con tracción integral. Por su parte, recordar que Audi 100 fue el primero en estrenar un motor denominado TDI con un motor de 2.5 litros de cilindrada y 120 CV de potencia, aunque fue el Fiat Croma el primero en el mundo en incluir un motor turbo diésel de inyección directa.

Audi RS7, tecnología autómata en busca de los límites de la conducción autónoma

Audi ha desarrollado el automóvil autónomo más deportivo hasta la fecha, el denominado RS7 piloted driving concept car, confeccionado sobre la base el RS7 Sportback de producción, pero cuenta con un motor V8 de cuatro litros, 560 caballos de potencia y con tracción a las cuatro ruedas controladas automáticamente. Audi RS7 se ha confeccionado bajo un complejo sistema informático que conecta con los sistemas de dirección y para el que no se requiere conductor, ya que combina un sofisticado sistema de cámaras en 3D de transmisiones de radiofrecuencia con localizadores GPS, que permiten que el automóvil se guíe por la pista sin asistencia de conductor. El gran cupé de cinco puertas es casi idéntico al prototipo RS7, pero su servodirección electromecánica, los frenos, la mariposa del acelerador y la transmisión tiptronic de ocho marchas que distribuye la fuerza a la transmisión integral quattro están controlados automáticamente.

Demostraciones del Audi RS7 en el Campeonato Alemán de Turismos

Con motivo de las demostraciones del RS7, en el mes de Octubre de 2014, el Audi RS7 sin conductor completó el trazado de Hockenheim en 2'10" transmisión, y frenada, teniendo como escenario el Campeonato Alemán de Turismos en el conocido autódromo. Cumpliendo con las expectativas de rodar en la pista alemana en los tiempos esperados, Audi se adjudicó el título de constructores, consiguiendo hacer correr el prototipo del modelo RS7 a ritmo de carrera y sin conductor. La dirección, los frenos, el acelerador y el cambio automático de ocho marchas son los mismos que el que RS7 Sportback de producción con la salvedad de que se trata de un coche autómata.

Durante la demostración en el mítico autódromo alemán, el prototipo realizó una vuelta completa al trazado, con máximo de aceleración en las rectas para lo que tuvo que frenar a fondo antes de los giros, precisando entrada en curvas, y re-aceleración acompasada a la salida de las mismas. En las frenadas, las fuerzas de deceleración superaron los 1.3 g, y la aceleración lateral en curvas estuvo alrededor de 1.1 g. La marca declaraba pocos días antes del reto que el coche debía ser capaz de completar la vuelta en unos dos minutos y 10 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h, según sus expectativas. El prototipo de Audi RS7 obtenida información de posicionamiento a través de imágenes de cámaras 3D, que se podían comparar en vivo con informaciones gráficas almacenadas por el vehículo, que llegaban incluso a identificar las líneas de edificaciones al fondo de la pista.

Opiniones sobre vehículos Audi RS7

2 Valoraciones

4,5