Compra tu Citroen C-Crosser de ocasión en AutoScout24

Citroen C-Crosser

El SUV compacto Citroën C-Crosser abandona por primera vez la cadena de montaje en 2007

Con su berlina de grandes dimensiones Evasion –predecesora del monovolumen Citroën C8– presentada en 1994, el fabricante de automóviles Citroën, perteneciente al grupo francés Peugeot, comenzó a adquirir experiencia en el desarrollo conjunto de vehículos con socios extranjeros. En el caso del denominado «monovolumen europeo», los franceses trabajaron codo con codo con el fabricante italiano Fiat. La intención de la plataforma conjunta era, por un lado, ahorrar costes y, por otro, poder presentar lo antes posible un modelo en el mercado de las berlinas de grandes dimensiones aptas para familias que desde los años 90 venía experimentado un increíble boom de ventas. Poco tiempo después parecía que el fabricante francés no había puesto grandes esperanzas en un segmento como el de los Sport Utility Vehicles (SUV) cada vez más demandado. Esta opinión cambió con la llegada de los SUV más compactos que resultaban más ligeros y eficientes y que poco a poco comenzaron a asumir el lugar de los monovolúmenes como automóviles familiares. Llegado ese punto, Citroën y el grupo matriz Peugeot se pusieron manos a la obra para encontrar un socio que contara con los suficientes conocimientos técnicos. Finalmente se decantaron por el fabricante japonés Mitsubishi, el cual aportó las tecnologías SUV para el Citroën C-Crosser que llegó por primera vez a los mercados en el año 2007.

El Citroën C-Crosser ofrece siete plazas de serie

En el aspecto técnico, el Citroën C-Crosser era en gran medida idéntico a la segunda generación del Mitsubishi Outlander que, al igual que el C-Crosser se fabricaba en los Países Bajos para los mercados europeos. En lo que respecta al diseño, las diferencias entre ambos modelos no se centraban tanto en su zaga de aspecto clásico, sino más bien en la concepción del frontal que, en el caso del Citroën C-Crosser, mostraba las particularidades de los modelos Citroën de la época. Este SUV compacto de escasos 4,64 metros de longitud y 1,80 metros de ancho ponía a disposición de sus ocupantes tres filas de asientos en las que tenían cabida hasta 7 personas. En versión cinco plazas y con el banco trasero hundido, el maletero del Citroën C-Crosser presentaba un volumen de 440 litros, capacidad que aumentaba hasta los 1.140 litros una vez abatido el respaldo de los asientos traseros.

Las motorizaciones del Citroën C-Crosser

El Citroën C-Crosser se entregaba de serie con tracción integral conectable. En modo de propulsión normal, el SUV impulsaba solo sus ruedas delanteras. En la mayoría de los mercados europeos el Citroën C-Crosser estaba disponible con un propulsor diésel de 2,2 litros desarrollado por el binomio Peugeot-Citroën. Este motor diésel, que cumplía la normativa Euro 4, generaba 115 kW (156 CV) y se combinaba con un cambio manual de seis velocidades. El consumo total alcanzaba los 7,2 litros (191 g/km de CO2).

Opiniones sobre vehículos Citroen C-Crosser

5 Valoraciones

4,8

Datos técnicos del Citroen C-Crosser

Resumen de los datos técnicos como el consumo, CV (caballos de potencia), dimensiones, peso y longitud

Mostrar datos técnicos