Lección de supervivencia

En pleno apogeo SUV, nunca está de más subirte a los mandos de un segmento en extinción. Probamos el nuevo Grand C4 SpaceTourer en su versión de 130 CV y acabado Shine y un precio de 27.700€. Si quieres conocer todas las ventajas y los poquitos inconvenientes de este monovolumen, sigue leyendo.

En marzo del pasado año la firma francesa rebautizó a su C4 otorgándole un nuevo apellido. En sustitución del famoso “Picasso”, Citroen renombró a su coche más familiar como “SpaceTourer”. Más intuitivo y más comercial quizás. También para dejar claro que este modelo no es un SUV ni se le acerca. Con las mismas ventajas (o más) que un SUV a nivel de habitabilidad y confort sumado a un consumo infinitamente mejor, el Grand C4 SpaceTourer es sin duda una alternativa real y potencialmente peligrosa para el segmento más dominante de la actualidad.

Muy discreto por fuera

El Grand C4 SpaceTourer conserva el diseño exterior. Unas ópticas delanteras a tres niveles con una forma muy afilada para darle un ligero toque agresivo y dinámico. El paragolpes del color de la carrocería separa la calandra que se divide en dos. Pese a que lo etiquetamos como discreto, tiene ciertos detalles que sí la dan ese toque diferenciador.

Además de sus rasgados faros delanteros, la zaga cuenta con unas ópticas hipnóticas. Un efecto 3D gracias a unos faros LED en forma de C invertida que son sin duda, el cambio más llamativo del renombrado Grand C4 SpaceTourer. Por último y como exclusividad de la versión 7 plazas, este modelo cuenta con barras de techo en color gris propias de un coche del segmento.

Excesivamente cómodo por dentro

Vamos a centrarnos en lo importante de este coche. Además del rendimiento de su motor del que luego hablaremos, esta prueba debe poner el foco en lo confortable que es el grandullón francés. Pese a no estar ante un coche extravagante en acabados y ultra tecnológico, las sensaciones nada más sentarnos en el puesto de conducción son de máxima amplitud y ergonomía. Dos pantallas a diferentes alturas en la consola central con múltiples configuraciones dan ese salto de calidad y tecnológico que hacen falta para encandilarnos nada más nos ponemos a los mandos.

Los asientos te atrapan y recogen para hacer la conducción super llevadera. La tapicería es mixta y bitono y es ideal para travesías largas, reduciendo al mínimo la fatiga. Los acabados son sencillos pero el empaque es perfecto y el descomunal tamaño de la luna delantera ofrece muchísima luminosidad y mayor sensación, si cabe, de amplitud. La segunda fila de asientos cuenta con tres banquetas individuales en las que tres adultos viajarán sobrados de espacio. Esta fila de asientos es regulable en longitud hasta 30 centímetros para ganar espacio en las piernas si no viaja nadie en las plazas traseras o para facilitar el acceso a las mismas en caso de ser más de 5 ocupantes.

Dicha tercera fila si se queda algo más corta de espacio pero no tiene nada que envidiarle a ninguno de sus rivales de segmento. No son para adultos de gran tamaño, pero perfecta y cómodamente podrán ocuparlas dos niños en un viaje largo. El sitio para los hombros es muy bueno aunque más escaso para la cabeza y las piernas.

La última fila de asientos condiciona tanto el espacio para los viajeros como el cubicaje del maletero. Con todas las filas disponibles, el maletero registra unos escasos 130 litros que no nos servirán de mucho. Pero la cosa cambia cuando abatimos la tercera y se nos quedan 645 litros o 704 en función de cómo tengamos reguladas las banquetas centrales. Más de 700 litros son muchos… Y claro, puestos a pedir, podremos también abatir la segunda fila y quedarnos con un volumen total de 1.843 litros. Una cifra capaz de cargar cualquier tipo de equipaje.

Eficiencia, ahorro y tranquilidad

Mentiríamos si dijésemos que el nuevo Grand C4 SpaceTourer es un coche para disfrutar de la conducción si entendemos la misma como dinamismo y velocidad. Pero diríamos la verdad si, por el contrario, dijésemos que este monovolumen de tamaño medio es un coche para disfrutar del placer de viajar. Tragar kilómetros.

El motor BlueHdi 1.5 de 130 CV mueve de sobra la tonelada y media de este coche. Toda la potencia aparece desde las 3.750 rpm aunque prácticamente nunca llevaremos el motor a ese régimen gracias, en parte, a que sus 300 Nm aparecen desde las 1.750 vueltas. Cifras de notable alto para darnos una respuesta solvente tanto en ciudad como en carretera. Por autovía no hará falta reducir para ganar velocidad, aunque sí nos quedaremos escasos de fuerza para realizar un buen adelantamiento y tendremos que reducir. Su caja manual de 6 velocidades se fusiona a la perfección con el motor para darnos fuerza desde apenas las 1.600 vueltas y tener, por ciudad, potencia a raudales para salir de rotondas o semáforos.
En lo respectivo a consumos, por territorio urbano el ordenador de abordo mostrará una cifra en torno a los 6,7 litros. En carretera y conduciendo siempre en marchas largas, podremos bajar el consumo hasta los 5 litros. Es más, si jugamos con el control de crucero y rodamos tranquilos, podremos mover el consumo incluso por debajo de los 5 litros. El ciclo mixto homologado por Citroën es de 5,3 l/100 km y el conseguido en la prueba finalmente se cerró en 6 litros. Cifra muy a tener en cuenta si el bolsillo lo llevamos apretado.

En definitiva, este Grand C4 Spacetourer cumple con muchísima nota en todos los aspectos que se miran con lupa en un coche de este segmento. Gasta poco, es amplio y super confortable tanto para el conductor como para los ocupantes. Pero para cerrar con los piropos a la firma francesa, nos queda hablar de su equipamiento y su precio. Quizás ahí alguno se baje del barco… o no.

Asumible con descuentos

Hemos probado la versión más equipada de este modelo, la Shine. Pero aún así, la unidad contaba con extras tales como el Park Assist y cámara 360º (1.100€), Techo Panorámico (750€), Apertura eléctrica portón manos libres (650€) y el Pack Drive Assist (750€). Por tanto, a todo el confort comentado antes, se le añade un plus de calidad en cuanto a tecnología se refiere.

El precio de partida de la gama con el mismo motor, cambio manual y acabado más básico ronda los 23.000 euros. El precio de salida del acabado Shine, es de 27.700€. Nuestra unidad con el equipamiento comentado y la pintura metalizada asciende hasta los 32.075€ que, con descuentos aplicados, se nos quedaría en 26.275€.

No es el diésel más prestacional (hay una versión de 160 CV) ni tampoco cuenta con cambio automático. Pero sin lugar a dudas tener un monovolumen con todas las ventajas comentadas por ese precio, es para tenerlo muy en cuenta. Muchos dirán que por ese dinero se compran un SUV. Correcto. Pero ese SUV no te ofrece la habitabilidad, confort de marcha y eficiencia de consumo que sí te da el renovado Citroen Grand C4 SpaceTourer. Para gustos los colores pero que nadie olvide el segmento del monovolumen. No está de moda, está cayendo pero siguen ahí presentes y, por suerte, algunas marcas apuestan fuerte.

Ficha Técnica Citroen Grand C4 SpaceTourer Shine BlueHDi 130

Motor: Diésel turboalimentado, cuatro cilindros en línea Cilindrada: 1.499 cm3 Potencia: 130 CV a 3.750 rpm Par: 300 Nm a 1.750 rpm Velocidad Máxima: 198 km/h 0-100 km/h: 10.9 seg Consumo (urbano/extraurb./mixto): 6 / 4,5 / 5,3 l/100 km Emisiones CO2: 106 gr/km Dimensiones: 4.607 / 1.826 / 1.638 milímetros Maletero: 130-645-1.843 litros Peso: 1.505 kg Cambio: Manual de seis velocidades Depósito: 55 litros Precio: 27.700€ Precio unidad probada: 32.075€

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Citroën C3 BlueHDi 100 Shine – Singular distinción

Pruebas · Citroen

Prueba: Citroën C4 Cactus – Sin complejos

Pruebas · Citroen

Prueba: Citroën C5 2.0 HDI 165 cv – Diseño, buen motor y comodidad

Pruebas · Citroen
Mostrar más