Compra tu Audi A3 e-tron de ocasión en AutoScout24

Audi A3 e-tron

El Audi A3 e-tron se gestó en el año 2011 con la creación del primer prototipo de este modelo de motor híbrido. No fue hasta 2 años después, tras un exhaustivo estudio del mercado de los vehículos híbridos que empezaban a salir al mercado y tras comprobar las exigencias de los usuarios, cuando la marca alemana se puso manos a la obra para dar vida a esta potente obra de ingeniería de motor mixto que llega a los 204 CV de potencia. En líneas generales, es un coche cómodo, indicado para el día a día, con un consumo moderado de entre 1,6 y 1,8 l/100 km y que alcanza los 100 km/h en 7,6 segundos. Todo ello sin renunciar a su esencia deportiva, tanto en la conducción como por su carrocería Sportback.

Características principales de este modelo de Audi

Como se trata de un coche híbrido, la principal atención se deriva hacia los motores que impulsan a este coche. Dispone de un motor eléctrico de 102 CV de potencia con una autonomía de hasta 50 km y que, además, puede alcanzar una velocidad máxima de hasta 130 km/h. Este motor eléctrico destaca también por lo silencioso que es y por ofrecer una aceleración más que suficiente para la circulación por zonas urbanas e interurbanas.

El motor térmico montado es un 1,4 litros de gasolina que ofrece 150 CV y que, junto con el motor eléctrico, pone a la disposición del conductor un total de 204 CV. Pero no basta con tener dos motores de distinta índole para conseguir un gran coche híbrido, es necesaria una buena gestión de funcionamiento conjunto que cree sinergias que se traduzcan en una conducción ágil, confiable y placentera. La caja de cambios de doble embrague y sus 6 marchas contribuyen a una conducción continua, sin cambios de potencia bruscos y sin notar que el motor sube de vueltas constantemente.

El modelo e-tron comparado con otros Audi A3

Ciertamente, a primera vista, no se detectan cambios significativos que lleven a pensar que se está ante un Audi A3 especial o diferente del resto. En el exterior, lo más destacable es la parrilla frontal que alberga un discreto mecanismo que, al accionarse, descubre la toma de corriente para la recarga de las baterías, que se puede hacer tanto con una red eléctrica doméstica como mediante una red industrial o en una estación pública de recarga. En este último supuesto, el tiempo estimado para tener las baterías nuevamente al 100 % de su capacidad es de 2,5 horas. En el caso de enchufarlo a una red doméstica, el tiempo que se calcula para el proceso de recarga es inferior a 4 horas.

En cuanto al interior, tampoco se notan grandes cambios en un primer vistazo. Uno de los más llamativos es la ausencia de un cuentarrevoluciones, que ha sido sustituido por un potenciómetro. El Powermeter informa al conductor del nivel de carga de las baterías, si en las frenadas y deceleraciones se regenera la energía y también señala el porcentaje de potencia del que se está haciendo uso en cada momento.

La personalización llevada al límite

Otro de los puntos fuertes es la gran variedad de mejoras y complementos que es posible incluir o añadir al Audi A3 e-tron. Tanto es así que la propia compañía no vende un Audi, sino el Audi personalizado y exclusivo que cada cliente elija. Todas estas posibilidades de sumar y quitar opciones son susceptibles de clasificarse en las más puramente estéticas, como la elección del color y sus acabados, como pueden ser el efecto perla o el metalizado, la tapicería, el volante o los asientos.

Y además de las mejoras estéticas, están disponibles los avances tecnológicos de equipamiento a los que el conductor tiene acceso, como el asistente de aparcamiento, el sistema de navegación, la elección del motor, el Audi phone Box, el asistente de cambio de carril o la regulación automática del alcance de los faros, entre otros muchos. Todas estas posibilidades para crear un Audi conforman la base para conseguir que la experiencia con este modelo sea intensa desde el primer momento en el que se le da forma, quitando o añadiendo las mejoras que se prefieran.

Un Audi híbrido para el uso diario

El motor eléctrico es perfecto para la circulación por la ciudad y los alrededores. En el caso de salir a la carretera o de circular por autovías, el motor térmico junto con el eléctrico logran consumos medios inferiores a 2 litros cada 100 km. Evidentemente, todo depende del uso que se haga del motor, de la carretera por la que se circule y de las diferentes configuraciones del funcionamiento de los motores que se haya seleccionado.

En cuanto a esta última característica, existen diferentes usos de los motores: bien es posible establecer que solo funcione el motor eléctrico o solo el motor térmico, así como indicar que trabajen conjuntamente. En este último caso, se pueden escoger entre 3 opciones disponibles: la híbrida, la de recarga y la de carga. En estos 3 supuestos, el motor térmico funcionará. En el primero, el motor de gasolina solo entrará en acción cuando sea necesario impulsar el coche. En el caso de la recarga, el motor tendrá que trabajar más intensamente, porque tiene que aumentar el nivel de carga de las baterías. En la tercera modalidad, la de carga, el sistema intentará que se mantenga estable el nivel de carga de las baterías.