Compra un Lancia segunda mano al mejor precio en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El arte de la ingeniería hizo que Lancia se convirtiera en el segundo fabricante de automóviles más importante de Italia

Un bloque motor de aluminio y motores V6 de serie son algunas de las características técnicas de los automóviles de clase superior que los fabricantes suelen vender a menudo como los últimos avances de alta tecnología. Sin embargo, hay que decir que el motor V6 de construcción ligera existe desde el año 1954, momento en el que fue presentado al mundo como parte del equipamiento del Lancia Aurelia. Este tipo de innovaciones revolucionarias fueron las que convirtieron al fabricante italiano Lancia en el segundo constructor de automóviles más importante de Italia, antes de que en 1969 fuera adquirido por la marca líder del mercado Fiat.

La imagen deportiva de la marca Lancia

Durante veinte años, Lancia ha comercializado modelos como el Lancia Flaminia, el Flavia y el Fulvia, así como, en los años 70 y 80, el Lancia Gamma, el Prisma y el Thema. Todos ellos conformaban una amplia gama de productos compuesta por vehículos de diseño bonito y motores potentes pertenecientes a la clase media y a la clase media superior y fabricados en versiones sedán, cabrio y coupé. Muy acorde con su imagen deportiva, Lancia logró alzarse con multitud de éxitos en carreras de rallies. El Lancia Beta y el Lancia Delta de competición fueron dos de los modelos de carreras más exitosos de todos los tiempos. Impresionada por su espléndida historia deportiva, a finales de los años 80 Fiat decidió que fuera la marca Alfa Romeo, recién incorporada al grupo, la que ocupara el lugar de Lancia como fabricante de automóviles deportivos dentro del consorcio.

Reorganización de la marca Lancia con grandes pretensiones en cuanto al diseño

La marca, que impuso la tradición de nombrar a sus modelos siguiendo el alfabeto griego, se organizó de forma completamente nueva. Confort, prestaciones familiares y un equipamiento de serie superior a la media caracterizarían en los años 90 los automóviles fabricados por Lancia. Aunque los modelos de clase media de las gamas Lancia Delta, Kappa, Dedra o su sucesor, el Lancia Lybra, eran muy apreciados por los clientes acostumbrados al confort, sobre todo por su equipamiento de gran calidad que incluía elementos los asientos de Alcantara, fue precisamente el más pequeño de los Lancia el que se convirtió en uno de los modelos más exitosos y mejor considerados del fabricante. Esto se debió principalmente a su atrevido diseño. El Lancia Ypsilon, creado por el diseñador italiano Enrico Fumina, sentó las bases de la reputación de Lancia como fabricante de autos orientado al diseño.

Lancia apuesta por la individualización de sus modelos

Con el cambio de siglo, Lancia lanzó una ofensiva de reestilización de modelos muy acorde con la larga tradición de diseño automovilístico italiano de vanguardia. Con sus faros delanteros inclinados y su parrilla de grandes dimensiones en forma de trapecio, así como con los estrechos faros traseros verticales, los Lancia pretendían ser tremendamente reconocibles en la carretera. Las pinturas bicolor del Lancia Ypsilon o del minimonovolumen Lancia Musa, así como las atrevidas ideas de diseño, tales como un salpicadero revestido de tela, se convirtieron en las nuevas señas de identidad de la marca Lancia. Individualización del automóvil de masas, esa es la máxima del desarrollador. Tanto es así, que los clientes de Lancia pueden escoger el color que deseen de entre las 100 pinturas diferentes que existen. Posteriormente, el grupo matriz Fiat hizo suya esta estrategia de individualización con enorme éxito con el modelo retro Fiat 500.

Los modelos de Lancia ofrecen extravagancia tanto por fuera como por dentro

Un diseño extravagante con un equipamiento interior lujoso; estas fueron las máximas a seguir en el diseño del Lancia Thesis, un modelo de clase media superior presentado en 2002. En Alemania, la estrategia de ofrecer automóviles para individualistas no llegó a cuajar, puesto que en 2007 el número de matriculaciones del Lancia Thesis no llegó a las 100 unidades. En el segmento de precio superior, Lancia tampoco pudo imponer esta estrategia de ventas ya aplicada al utilitario Ypsilon. Sin embargo, éste era el éxito que los italianos esperaban tener con la reedición del Lancia Delta presentado en 2008. Este compacto basado en el Fiat Bravo se distribuyó en dos versiones de gasolina y tres mecánicas diésel muy avanzadas, puesto que ya cumplían la normativa Euro5.

Actualmente Fiat se encuentra entre los principales seis fabricantes automotrices a nivel mundial. En el 2011, el Grupo Fiat se convertirá en el accionista mayoritaria de Chrysler, por lo que poco a poco se verá, como en el actual caso del nuevo modelo Freemont, el desarollo de modelos conjuntos con una mezcla de detailles ya conocidos de ambas marcas.