Compra tu Renault Alpine A110 de ocasión en AutoScout24

Renault Alpine A110

Así es el clásico deportivo con regusto clásico de Renault

El interés por lo clásico está más vigente que nunca. Esa es una de las razones que ha llevado a la firma francesa a actualizar el Alpine, un deportivo con motor central que se comercializa por alrededor de 60.000 lo que lo sitúa junto a vehículos de la talla del Porsche 718 Cayman y el Porsche 718 Boxster. Un producto arriesgado para los más nostálgicos que conocieron el original que creó Renault entre la década de los sesenta y de los setenta.

Un deportivo compacto, ligero con consumos contenidos y gran capacidad de aceleración

Resulta francamente complicado no comparar el Alpine A110 con el Porsche 911, principal representante de los deportivos de motor central, con 50 años de experiencia y más de cuatro generaciones a sus espaldas. En la báscula sale ganando el vehículo francés, pues pesa 235 kilogramos menos (1.100) que el alemán (1.335 kilogramos). En esta idea de ligereza se aproxima más al Lotus y al Alfa 4C, conseguida en parte gracias a un trabajo bien logrado de aligeramiento de chasis, de muchos de sus elementos estructurales y de una carrocería conformada principalmente por aluminio. La distribución de pesos es otra de las tareas en las que más se ha afanado Renault, llegando a conseguir un 44-56% (delantero-trasero) entre ejes. Esto beneficia mucho su funcionamiento, especialmente porque el motor se sitúa por delante del eje trasero y el depósito de combustible sobre el eje delantero. En este aspecto de aligeramiento, pese a su buen resultado, tampoco es pionero, pues el Alfa Romeo consiguió, con su 4C, un monocasco de fibra de carbono. Los de la factoría de Dieppe, en la que se fabrica, igual que el resto de Renault Sport.

Comparte motor con el Renault Espace, ajustado específicamente para este modelo, con 252 CV de potencia y 1.8 litros turbo. Cuenta además con componentes específicos tanto de admisión como de escape, y un calibrado deportivo. Un vehículo exclusivo del que solo se han fabricado 1.955 unidades (a las que hay que sumar las 20 unidades que se han fabricado del A110 Cup270, una versión de carreras). Presentado en el Salón de Ginebra del año 2017, solo estará disponible en cambio automático de doble embrague con un cambio fabricado expresamente por Getrag.

Principales ventajas y desventajas del Renault Alpine A110

  • Diseño exterior clásico con gran predominio del aluminio.

  • Acabado elegante con materiales en fibra de carbono, aluminio y plástico.

  • Sus dos plazas interiores son cómodas y amplias, especialmente la del conductor.

  • Dos maleteros interiores (de 96 y 100 litros, respectivamente) con espacio suficiente para una carga ligera.

  • Aceleración de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. Velocidad máxima limitada de 250 km/h.

  • No menos de 60.000 euros. Similar al Porsche 911 y el 718 Cayman.

A nivel de precio y prestaciones cabría compararlo con el Porsche 718 Cayman. Este último tiene más potencia pero también más peso, por lo que su aceleración de 0 a 100 es menor (4,7 segundos) que la del Renault Alpine A110 (4,5 segundos). La caja de cambios de 7 velocidades, fabricada por Getrag es excelente, pero está muy lejos de los resultados de la PDK del Porsche 718 Cayman. Éste se trata, en resumidas cuentas, de un coche mejor fabricado, más afinado, más cómodo y fácil de llevar en marchas rápidas. Pero sobre todo se percibe una calidad muy superior en los acabados, los materiales y la calidad del vehículo alemán sobre el francés.

Motores y precios del Renault Alpine A110

Cuenta con un único motor bloque 1.8 turbo que ya utiliza la marca en el vehículo familiar Renault Espace o el Mégane RS. Ha sido retocado para entregar 252 CV de potencia y le permite acelerar de 0 a 100 en apenas 4,5 segundos y una velocidad limitada a 250 km/h.

La versión Premiere Edition, TCe con 252 CV de potencia y cambio automático de 7 velocidades, se encuentra disponible por 61.500 euros. La versión superior, con un acabado mucho más refinado y una mayor equipación desde 64.500 euros.

Recientemente han salido dos nuevas versiones, Légende y Pure, con nuevos colores y niveles de equipamiento más avanzados aunque con el mismo motor que la versión Premiére Edition, de las cuales aún se desconoce el precio.

Equipamiento y niveles de acabado

Cuenta con tres niveles de acabado. Prémiere Edition, que dispone de un sistema multimedia con todos los avances imaginables (navegador, sistema de sonido, conectividad telefónica), salida de escape central cromada, espejos retrovisores abatibles eléctricamente y calefactables, sensor de aparcamiento trasero, faros delanteros Full LED, Luces traseras de tecnología LED, pinzas de freno en color azul Alpine, ayuda a la frenada de emergencia (SAFE), regulador y limitador de velocidad, ayuda al arranque en pendiente, sistema de control de estabilidad, espejo interior electrocromado, asientos tipo Baquet de competición, de cuero y microfibra negros, pantalla táctil de 7 pulgadas, equipo de audio focal aligerado, doble puerto USB y volante forrado en cuero con detalle pespunteado en azul Alpine regulable tanto en altura como en profundidad.

¿Por qué comprar un Renault Alpine A110?

Se trata indiscutiblemente de una apuesta arriesgada de Renault, al introducirse en el selecto grupo de deportivos compactos con motor central y precio no muy elevado. Y lo hace apostando por la ligereza, por la agilidad y por las buenas sensaciones al volante. Esta revisión del clásico de Renault es purista hasta el más mínimo detalle, construido en aluminio, con dimensiones muy compactas (4,18 metros de largo, 1,80 de ancho y 1,25 de alto). Sus llantas son de 18 pulgadas, fabricadas por Otto Fuchs, los baquets por Sabelt y los frenos por Brembo. Los pesos oscilan entre los 1.080 kilogramos de la versión base y los 1.103 kilogramos de la Premiere Edition, situándose así entre el Alfa 4C y el Porsche 718 Cayman. Es un vehículo bien fabricado en su interior, con unos acabados menos refinados que el Porsche 718 Cayman y se puede encontrar en Azul Alpine, Blanco nacarado y Negro profundo.

Ofrece una magnífica posición de conducción en sus diferentes modos (Normal, Sport y Track), un volante de Alcántara de muy buen tacto, una plataforma del motor central completamente renovada y una suspensión absorbente, muy bien trabajada, con una excelente calidad de rodadura y una gran contención de los balanceos de la carrocería. Su asombrosa capacidad de aceleración no dispara para nada el consumo (el cual se sitúa entre los 6,2 y los 7 litros cada 100 km). Su caja de cambios, fabricada por Getrag, de 7 velocidades, funciona muy bien, es precisa y suave (el mayor rendimiento se le saca con la función manual de las levas). Su reparto de pesos 44:56 es difícilmente comparable por otro vehículo del mercado, así como un tacto de freno realmente intuitivo, como su precisa dirección, su agilidad colosal y su extraordinario agarre en curva.

Es, en definitiva, un coche rápido, pensado para el disfrute, fácil de conducir, con gran tracción y mejores frenos. Uno de los mejores deportivos compactos con una relación calidad precio prácticamente inmejorable, ideal para aquellos que disfruten con la conducción, pero sobre todo con la aceleración, con el tacto y con la confianza y la seguridad al volante.