Compra tu Renault Spider de ocasión en AutoScout24

Renault Spider

Renault Spider

Renault Spider: el pequeño bólido de diseño futurista

El modelo Renault Spider fue toda una sorpresa en el panorama automovilístico de los años noventa. Se trataba de un coche inusual, de estética original y puesto exclusivamente al servicio del placer por conducir. El Renault Spider no deja de sorprender a día de hoy, siendo una pieza muy valorada entre los coleccionistas de coches de segunda mano. Más

Encuentra el coche de tus sueños

Más de 2.4 millones de vehículos a lo largo de toda Europa

En aquella época el fabricante francés Renault se encontraba en un momento pletórico: había regresado hacía pocas temporadas a la Fórmula 1 y se había coronado como campeón del mundial de constructores en 1992. Lo que pretendía a través del Renault Spider era promocionarse como marca no solo de utilitarios, sino también de coches deportivos. El diseño del Renault Spider se basó en un prototipo anterior, el Laguna, que había sido presentado en el Salón del Automóvil de París en 1990, un modelo de aspecto minimalista y aerodinámico, sin techo ni ventanas. Para la concepción del Renault Spider, el fabricante francés contó con la colaboración de Nogano Technologies, una empresa especializada en el diseño de vehículos de competición. El resultado obtenido fue un coche ligero y potente, de cuerpo robusto y líneas estilizadas, un modelo deportivo destinado a correr en pista. Con estética de inspiración aeroespacial, contaba con motor trasero montado transversalmente de cuatro cilindros, 1.998 cc. y 150 caballos de potencia. Un vehículo elegante y poderoso, cuyo chasis estaba construido en ligero aluminio, lo cual le daba un peso total de 930 kg. Sin concesión alguna al confort, el Renault Spider no incorporaba dirección asistida ni frenos ABS, así como tampoco disponía de calefacción ni parabrisas. Con futuristas puertas de ala de mariposa, la barra antivuelco lo ponía en indiscutible conexión con los coches de carreras, un vehículo concebido únicamente para vivir la emoción de la aceleración y el frenado.

La emoción de conducir en estado puro

El modelo Renault Spider hizo su presentación oficial en el Salón del Automóvil de Ginebra en el año 1995. Para conducir su primera versión, que no disponía de parabrisas, era obligatorio el uso de casco. El Renault Spider estuvo en producción entre los años 1996 y 1999, construyéndose un total de 1.726 unidades. En 1997 se presentó una nueva versión con parabrisas, que ya era posible conducir sin casco.

Un deportivo peculiar e inolvidable

Una variante especial fue el denominado Renault Spider Trophy, un modelo internacional enfocado a la competición, con 180 CV y del que solo se realizaron 80 unidades. Su corto período de fabricación, unido a su carácter de competición y a su especial estética, convierten al Renault Spider en todo un sueño para buscadores de automóviles de ocasión y compradores de coches de segunda mano.