Compra tu Opel Manta de ocasión en AutoScout24

Opel Manta

Opel Manta

El Opel Manta es uno de los automóviles con mayor éxito de Opel

Existen muchos modelos, como los Aston Martin o el Fiat 500, que se han convertido en verdaderos automóviles de culto que hemos podido admirar en las pantallas de los cines o que han quedado inmortalizados en las letras de algunas canciones. Más

Encuentra el coche de tus sueños

Más de 2.4 millones de vehículos a lo largo de toda Europa

Todo esto también se puede decir del coupé deportivo que el constructor de automóviles alemán Opel fabricó entre los años 1980 y 1988 y comercializó con el nombre de Opel Manta. Por qué se convirtió precisamente el Manta, junto con el Trabbi de la RDA, en el único vehículo al que se le ha dedicado un género cómico propio es uno de los secretos mejor guardados de la historia cultural alemana. Sea como fuere, el propio coche no es motivo suficiente para hacer chistes sobre él. Tanto en el plano técnico como en el aspecto del diseño el Opel Manta se encontraba a la altura de su época. Esto es algo que también supieron ver tanto los compradores como los fanáticos del tuning. Con más de un millón de unidades vendidas, el Opel Manta es uno de los automóviles de producción en serie con mayor éxito y con un periodo de producción más largo de Opel.

Mucho diseño y poco motor en el primer Opel Manta

Realmente, el Opel Manta fue, junto con el Opel GT, el producto de los años 70 que liberó al fabricante Opel de su fama de constructor conservador de modelos familiares aburridos. Gracias a este fino coupé de dos puertas con sus líneas elegantes y su capó alargado dio comienzo una nueva era para Opel, incluso cuando al principio la técnica fuera menos deportiva que su diseño. En el momento de su lanzamiento al mercado en 1970, el Manta 1600 y el Manta 1900 sólo podían elegir entre tres motores de 1,6 y 1,9 litros de cilindrada procedentes del Opel Rekord y que desarrollaban entre 44 kW (60 CV) y 66 kW (90 CV). Con unas cifras de aceleración de 0 a 100 km/h que se situaban entre los 13 y los 18,5 segundos y una velocidad máxima de entre 150 y 170 km/h, el rendimiento deportivo del Opel Manta resultaba más bien modesto.

El Opel Manta GT/E hace honor a la deportividad que irradia su diseño

Decoraciones laterales, alerón delantero de serie, chasis rebajado, capó pintado en negro y llantas totalmente de acero sin embellecedores. A mediados de los años 70, los de Rüsselsheim pusieron mucho empeño en que el Opel Manta tuviera un aspecto deportivo en todas sus variantes. Ahora sólo hacía falta que la tecnología también estuviera a la altura. Con el Manta GT/E, Opel presentó en 1974 el modelo superior de la gama que gracias a su inyección directa de gasolina alcanzaba nuevos niveles de rendimiento y con su motor de 77 kW (105 CV) lograba acercarse a la marca de los 200 km/h de velocidad máxima.

La segunda generación del Opel Manta se presenta con nuevos motores

En 1975, Opel presentó la nueva generación del Opel Manta que, pese a las dos revisiones realizadas en 1980 y en 1982, estéticamente se mantuvo casi inalterado hasta 1988. En el plano técnico, este coupé diseñado sobre la base del Opel Ascona se fue perfeccionando paulatinamente. Junto con los modelos de acceso de 1,2 litros de cilindrada, en 1977 el Opel Manta se comercializó con un nuevo motor de 2,0 litros que desarrollaba 81 kW (110 CV) y alcanzaba los 192 km/h. En 1978, el fabricante presentó el Opel Manta CC con un portón trasero más grande y unas ventanillas mucho más bajas. Un año después se lanzó al mercado el Opel Manta GT/J con una potencia de hasta 74 kW (100 CV) y que, al igual que el modelo más alto de gama, el Opel Manta GT/E (a partir de 1984, Opel Manta GSI), disponía de un chasis deportivo.

Los Opel Manta siguen estando de actualidad, ya sea a través de series pequeñas o como modelos tuneados

En 1983/84 se presentó el Opel Manta 400, una serie pequeña de la versión de calle de un coche de rallies de 106 kW (144 CV) cuya potencia se había incrementado hasta los 202 kW (275 CV) gracias algunas modificaciones y que mostraba de serie lo que los especialistas en tuning ya habían logrado extraer anteriormente al Opel Manta. Incluso los fanáticos particulares del tuning ya habían descubierto hacía tiempo los métodos adecuados para lograr que, ya desde la aparición del primer modelo, la motorización de su Opel Manta se mantuviera a la altura de las pretensiones deportivas de la carrocería.