Compra tu Opel Frontera de ocasión en AutoScout24

Opel Frontera

Opel Frontera

El Opel Frontera es el primer todoterreno de la marca alemana, disponible de segunda mano. Se lanza en 1991, en España llega al año siguiente, y su comercialización termina en 2007. Mide 4.268 mm de largo, 1.787 de ancho y 1.692 mm de alto. Este 4x4 que deriva del Isuzu Rodeo pesa alrededor de 1.800 kg y lo sustituye el Opel Antara, un modelo todocamino o SUV con menos aptitudes off-road que su antecesor. Más

Encuentra el coche de tus sueños

Más de 2.4 millones de vehículos a lo largo de toda Europa

Motores de diversas cilindradas para el Opel Frontera

A pesar de ser un modelo de cuatro ruedas motrices, puede circular sólo con tracción trasera, opción a tener en cuenta para asfalto. A diferencia del Antara, este modelo dispone de reductora para salvar obstáculos de dificultad elevada y carrocerías de 3 puertas, además de la de 5, número de puertas del SUV actual del rayo.

La carrocería 3 puertas de este Opel, valorado como coche usado por su fiabilidad, se ofrece con mecánicas gasolina de 2 y 2.4 litros. El motor turbodiésel de 2.3 litros sólo se vende en la carrocería de 5 puertas. La primera serie monta suspensión delantera independiente Torsen y trasera de eje rígido con ballestas. Ambos bloques se combinan con un cambio manual de 5 velocidades con reductora y tracción total seleccionable. En 1995 monta habitáculo y suspensión nuevos, además de airbags.

Este primer turbodiésel 2300 TD, similar al que monta la berlina Omega, da 100 CV de potencia máxima a 4.200 rpm. Pero su menor cilindrada respecto a la competencia le hace perder en aceleración -21 segundos en pasar de 0 a 100 y 148 km/h de velocidad máxima- y recuperaciones, a cambio de una mayor fiabilidad debido a la ausencia de electrónica.

Buen comportamiento en carretera

Esta primera generación del Frontera reutiliza un esquema técnico clásico, con un chasis independiente al que se atornilla la carrocería. El interior es amplio para un uso familiar, pero se hace notar el anticuado diseño del salpicadero. La capacidad del maletero se amplía posteriormente con la ubicación de la rueda trasera anclada a un voluminoso, y pesado, soporte exterior que debe moverse antes de abrir el portón.

En carretera tiene un comportamiento honesto para su disposición técnica. Fuera del asfalto se aprecia el desajuste entre la suave suspensión delantera y las bruscas reacciones de las ballestas traseras. A su favor, cuenta con una auténtica reductora con desarrollos cortos para afrontar rampas y obstáculos a baja velocidad. Tiene en contra unos ángulos de ataque discretos y una altura libre al suelo de 185 mm, muy baja para tratarse de un todoterreno, algo que no invita a buscar complicaciones en terrenos sin asfaltar.

El motor 2300 TD del Opel Frontera deja paso al 2500 TD

Esta versión de la mecánica de 2.5 litros, de diseño Italiano, con culatines independientes llega para mejorar las escasas prestaciones del modelo del 2300 TD, una vesión lenta y pesada en carretera. Su potencia llega a los 115 CV gracias al aumento de cilindrada y a la gestión electrónica de la inyección, a pesar de continuar con el esquema de pre-cámaras de inyección. Este motor es casi tan robusto como el anterior, aunque tiende a calentarse al cabo de los años si no se mantiene correctamente el sistema de refrigeración y engrase, provocando averías.

La carrocería se mantiene prácticamente igual en lo que a diseño se refiere, aunque su habitabilidad mejora, y el peso se reduce. En las últimas versiones del modelo cercanas al año 1997, se mejora el diseño del habitáculo, se moderniza el tablero de instrumentos con formas redondeadas más acordes y agradables a las vistas en otros modelos; y también se incorporan altavoces, antes instalados en los paneles de las puertas delanteras. A finales de 1996 y principios de 1997 aparece una nueva versión con un restyling completo con líneas de diseño exterior actualizadas y más suaves, con el interior completamente renovado.

El cambio estético del cuadro de instrumentos es notable pasando de las líneas cuadradas a unas suaves curvas de diseño muy atractivo. Y, aunque mantiene el mismo nivel de equipamiento que su antecesor, añade en el equipamiento airbags de serie y el ABS en opción. La tracción total pasa a ser conectable, mediante un botón en lugar de la palanca habitual, y se incorporan altavoces para el equipo de sonido en las puertas delanteras y el montante del techo trasero, desmontable. Lo que mejora el sonido del equipo dentro del habitáculo. El soporte de rueda está en el portón, igual que en el modelo de 2.500 cc.

Algunas mejoras: discos de freno traseros y amortiguación en eje trasero

En el apartado mecánico destacan importantes mejoras como son los discos de freno traseros y la amortiguación de muelles, también para el eje trasero, que aumentan notablemente el confort y la seguridad. Los motores de Isuzu y se sustituyen por los nuevos bloques Ecotec que fabrica Opel.

En este caso se trata de un propulsor de 2.171 cc y 115 CV de potencia máxima con gestión electrónica de la inyección y colectores de admisión variable. Estos motores de inyección directa entregan la misma potencia, con un consumo y contaminación menores que los de modelos anteriores. No obstante, debido a su concepción, su entrega de par motor no es la mejor para la conducción fuera del asfalto.

El principal problema en vehículos con muchos kilómetros es un posible fallo electrónico de la bomba inyectora, el bloqueo de la admisión variable por la suciedad acumulada en la válvula EGR de recirculación de gases y la avería del cuadro de instrumentos.