Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

VÍDEO| Prueba del Renault Megane E-TECH 220 CV Iconic: volver a empezar

El modelo que cambió la historia reciente de Renault, el Megane se transforma tanto por concepto estético como por sistema de propulsión. Así es el nuevo Megane E-TECH.

Hace algo más de un año, Renault inició la llamada Renaulution. Una estrategia comercial estructurada en tres partes y que ya se ha iniciado de manera simultánea con las denominadas Resurrección y Renovación. La primera tiene como objetivo reducir costes mientras que la segunda se desarrollará hasta 2025 en la que se ha priorizado renovar y enriquecer su gama. Pues bien, la punta de lanza de esta estrategia no es otro que el Mégane. Sí, el modelo con el que la firma del rombo inició otra revolución hace casi 30 años se presenta bajo un concepto completamente diferente. El mismo que hoy os vamos a analizar en profundidad en Autoscout24.

Nueva imagen

Esta nueva generación del Megane nada tiene que ver con lo visto hasta ahora. De hecho sigue con los estándares del mercado de convertir compactos en crossover como ya ha hecho Citroën con el C4. Ello provoca que sus rivales se incrementen pudiendo competir tanto con el ID.3 como el Hyundai Kona o el KIA e-Niro. Mide 4,20 metros de largo por 1,77 de ancho y 1,50 de alto lo que implica, entre otros, ser 16 cm más corto que el actual. Su silueta está enfatizada con diferentes elementos como son:

prueba-renault-megane-etech-38

  • Las llantas, de hasta 20 pulgadas y los pasos de rueda con protección plástica brillante
  • Unos faros delanteros muy rasgados con tecnología Pure LED matricial
  • Tiradores delanteros retráctiles y los traseros incrustados en los marcos de las puertas
  • Un nuevo logo bidimensional más moderno
  • Y unas luces traseras LED que se conectarían de no ser, de nuevo por el gigantesco logo

Por cierto, la carrocería bicolor está disponible a partir del acabado intermedio mientras que estas inserciones en dorado son la manera de diferenciar el nivel más alto, denominado Iconic y que desde la marca la denominan franja F1.

Interfaz de smartphone

prueba-renault-megane-etech-05

El interior propone igualmente un aspecto completamente nuevo en relación a los últimos productos de la firma y, sobre todo, al del Mégane IV actual. Está completamente digitalizado como bien demuestra con un cuadro digital de 12,3 pulgadas casi unido a un monitor central que en las versiones más equipadas puede ser hasta de 12 pulgadas (parte de las 9). Esta pantalla central está comandada por el sistema multimedia Android Automotive que resulta tan intuitivo como el que nos encontramos en los smartphone que lo emplean.

prueba-renault-megane-etech-11

Pero más allá de eso ofrece un sinfín de funciones y aplicaciones conectada como pueden ser Play Store, Mapas y por supuesto el Asistente de Google, de manera que con solo usar nuestra cuenta personal nos ahorramos tener que conectar el teléfono mediante Android Auto, lo que siempre es posible. Y por supuesto, también se ofrece conectividad con Apple CarPlay y lo bueno, que es sin cables. Ah! y se actualiza de manera remota, sin necesidad de cables.

prueba-renault-megane-etech-12

En cuanto a la ergonomía y la calidad, este Megane E-TECH cumple con buena nota. Tiene repartidos muchos huecos portaobjetos, la mayoría centrados en esta consola inferior a la que se suma una guantera central. Los asientos son confortables e incluyen función de masaje en este acabado. Los ajustes son bastante buenos pues incluso emplea materiales reciclados. En cuanto al volante, está achatado por los extremos e incrusta el selector de modos Multisense. Ah, y si no has visto la caja de cambios es porque esta se coloca justo tras el volante, al estilo del BMW i3 o del VW ID.3.

prueba-renault-megane-etech-31

Si nos ceñimos a la habitabilidad, llama mucho la atención sobre todo para ser un coche de 4,20 metros de largo. Los 2,69 metros de distancia entre ejes repercuten en unas plazas traseras bastante amplias con cabida más que de sobra para adultos de 1,80 metros. Donde va más justo es en el hueco para la cabeza o en la anchura general donde viajarán mejor dos que tres. En cuanto al maletero, solo tiene uno. Cuenta con 389 litros y ofrece unas formas regulares pecando, eso sí, de excesiva profundidad desde el umbral de carga. Bajo el piso, dispone un hueco de 22 litros ideal para guardar los cables de carga. De lo que prescinde es, lógicamente, de la rueda de repuesto.

Probamos el más potente

prueba-renault-megane-etech-35

Para esta prueba hemos optado por el motor de mayor potencia: 220 CV (también hay disponible una versión de 130 CV que será la que capte el mayor número de ventas). La peculiaridad respecto a rivales directos es que la tracción es siempre delantera lo que en arrancadas pronunciadas nos hará perder algo de rueda, obligando al control de tracción a actuar. El hecho de coger esta versión es porque se asocia obligatoriamente a la batería más capaz, _de 60 kWh mientras que el de 130 CV solo está disponible con la de 40 kWh.

Trasladado a la autonomía final, el mayor recorrido que podrás obtener será de 300 km con la primera y unos 470 km con la más capaz, valores homologados. En nuestro caso hemos comprobado que este nuevo Megane E-TECH es un eléctrico bastante eficiente puesto que es relativamente sencillo obtener un consumo cercano a los 16 kWh/100 km lo cual nos va a permitir acercarnos al entorno de los 400 kilómetros. Pero ojo, porque también es muy sensible a los cambios de modos de conducción y haciendo uso del programa Sport, que varía los parámetros para tener una respuesta más viva e inmediata, no bajaremos de los 20 kWh/100 km. Del mismo modo, si lo utilizas para moverte principalmente por autovía o autopista, el consumo se quedará estancado en los 19 kWh/100 km por lo que vas a estar parando cada poco menos de 350 km.

prueba-renault-megane-etech-33

Cuando lo hagas, el pararte para cargarlo, has de saber que vas a poder cargarlo en estaciones de corriente continua de 130 kW lo cual no está nada mal y se mueve además en el mismo valor que sus rivales directos pero quizá no hubiera estado de más poder tener conexiones de 150 o 170 kW. Dicho esto, pasar del 10 al 80% te va a llevar unos 75 minutos. En corriente alterna tienes la posibilidad de mejorar el cargador embarcado de 11 kW por otro de 22 kW lo que te permitirá reducir el tiempo de carga a las 3 horas aproximadamente.

Eléctrico equilibrado

prueba-renault-megane-etech-37

En lo que a dinámica se refiere, tenemos un coche en el que prima el equilibrio. No es un derroche de prestaciones pues cifra un 0 a 100 km/h de 7,4 segundos y una punta de velocidad de 160 km/h, pero sí nos permite conducir de manera tranquila y sosegada. La plataforma CMF-EV sobre la que se sostiene se traduce en un coche con una gran estabilidad y un elevado aplomo. Para lograrlo, los ingenieros han construido un eje posterior en configuración multibrazo que está orientado a esa suavidad también para los ocupantes traseros, mientras que el eje delantero se ha dejado algo más firme para reducir el subviraje y retener con solvencia las inercias en curvas. La guinda, una dirección bastante precisa, alejada de los tiempos de sobreasistencia de los modelos de Renault que ofrece una respuesta directa y comunicativa.

prueba-renault-megane-etech-36

Solo tendrás que acostumbrarte más de la cuenta al tacto del freno ya que el sistema de regeneración de la frenada evita que tengamos un feedback natural. Dicho esto, el Megane E-TECH cuenta con cuatro modos de regeneración de la frenada que se activan mediante las levas situadas tras el volante permitiéndonos en la más alta realizar una conducción de un solo pedal bastante efectiva para ciudad. Para terminar, un detalle que no hemos comentado en el interior porque creo que afecta más a la conducción: el retrovisor interior digital que monta de serie en este nivel y que si bien resulta eficaz cuando vamos cargados, en la práctica acerca demasiado los vehículos que tenemos detrás y no llega a ser una distancia del todo real. Dicho esto, es un gadget muy vistoso que ya emplean otras marcas.

En definitiva

prueba-renault-megane-etech-44

La aparición de este nuevo Megane E-TECH en el portfolio y la estrategia de Renault nos plantea una duda. ¿Merece la pena adquirirlo frente al Mégane IV E-TECH híbrido enchufable que también luce el sello CERO de la DGT? La respuesta a la larga dará igual pues finalmente todas las marcas tenderán a tener vehículos cero emisiones de manera exclusiva en sus gamas. Pero dicho esto, hoy por hoy dependerá de tus circunstancias diarias. Con este Mégane E-TECH vas a despreocuparte del todo de la autonomía incluso si en tu día a día recorres más de los 50 km de media europea.

prueba-renault-megane-etech-39

Si optas por el Mégane IV phev te ahorrarás algo más de 12.000 euros si lo equiparas con el nivel más alto y además contarás con la tranquilidad de tirar siempre del motor de combustión cuando el eléctrico se agote. Sin embargo, tendrás un coche menos moderno y con un interior más escueto sobre todo en lo que a maletero se refiere. Centrándonos en el Megane E-TECH has de saber que la gama parte de los 42.200 euros para el nivel equilibre y llega a los 49.700 euros del que has visto en esta videoprueba hasta escalar a los 53.500 euros si montas las mismas opciones de nuestra unidad.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Primera prueba del Renault Megane E-Tech 2022: cambio de rumbo

Pruebas · Renault

Vídeo| Renault Captur E-Tech 143CV: Opción urbana ECO, pero en la gama los hay más baratos

Pruebas · Renault

VÍDEO| Prueba Renault Mégane 5p E-Tech PHEV 160 CV: buena opción, mal lugar.

Pruebas · Renault
Mostrar más