Saltar al contenido principal
Mensaje

Descubre las ventajas de estar logueado con AutoScout24.

  • Sincroniza tus favoritos
  • Guardar búsquedas
  • Inserta tu anuncio

Prueba del Skoda Superb Scout 2.0 TDI 190 CV: aventura familiar

Tras el Scout, el Superb Scout se convierte en la segunda alternativa familiar campera de Skoda elevando al mismo tiempo el lujo y la versatilidad

Antes de que los SUV acaparasen nuestras vidas, todo aquel conductor que quería optar por un modelo de tintes aventureros descartando por completo a los todoterrenos puros tenía que poner sus ojos en las berlinas familiares off road. Un segmento que creó Subaru como a mediados de los 90 con el Outback y que posteriormente, dentro de la categoría Premium, Audi con su primer A6 Allroad.

Una fórmula, la de dotar al familiar de ese corte campero, que fue todo un éxito incluso durante los primeros años de la expansión de los SUV, pues a ella recurrieron firmas como Volkswagen, Peugeot, Opel o Mercedes-Benz para dotar a sus berlinas de ese componente aventurero. Una fórmula adquirida igualmente por Skoda quien ha visto cómo su Scout (Octavia Scout en primera instancia) era una de las grandes referencias.

Pues bien, con ese halo la firma checa decidió a mediados del año pasado ampliar esta familia Scout con el nuevo Superb Scout que aquí analizamos. Una variante campera que le dota a la berlina de una pluralidad de uso nunca vista y que le permite incluso situarse al nivel de los modelos Premium de su grupo.

Robusta elegancia

prueba-skoda-superb-scout-09

Lo hace sumando además los cambios introducidos en la pertinente actualización de media vida comercial del Superb que se centran en la parrilla, los paragolpes, los faros (que pueden sumar la tecnología Matrix LED) en su zona trasera, así como los paragolpes, la moldura cromada y los grupos ópticos en su zaga.

A ellos, como decimos, se añaden los propios a esta variante campera tales como la tira plástica que recubre los pasos de rueda y la parte lateral inferior de la carrocería, los paragolpes con protecciones en efecto aluminio, las llantas de 18 o 19 pulgadas exclusivas para el modelo y los 15 mm adicionales de altura libre al suelo que se engloban dentro del paquete denominado Rough-Road, ideal para sortear zonas no asfaltadas con mayor tranquilidad. Todo ello enmarcado dentro de la funcional y bella carrocería Combi del Superb, la misma que le permite estirar su carrocería hasta los 4,86 metros y ofrecer un maletero gigantesco.

Práctico, no hay duda

prueba-skoda-superb-scout-29

Porque los 660 litros de maletero ampliables a 1.950 litros si abatimos la segunda fila (en proporción 40:60) son quizá su punto más fuerte de puertas para dentro. Y esto es algo que nos deja un tanto contrariados y, al mismo tiempo, nos hace ver que Skoda no quiere verse inmerso en cambios pese a estar hablando de la versión Scout del Superb.

Lo decimos porque basta un tapizado exclusivo para los asientos con el logo Scout bordado en los respaldos que opcionalmente puede ir en cuero y Alcántar como en nuestra unidad así como las molduras en imitación madera, de las que nuestro Superb Scout carecía, para diferenciarlo del resto. Solo al arrancar el coche y trastear por sus menús encontramos algunos específicos con información off road, pero por lo demás se mantiene invariable frente al resto de Superb Combi.

prueba-skoda-superb-scout-50

Lo que tampoco cambia es la sensación general de calidad. Hasta la llegada del Enyaq iV el Superb seguirá siendo el buque insignia en este sentido proponiendo un puesto de conducción al más puro estilo Premium al que suma una carga tecnológica muy alta gracias, entre otros, al cuadro digital configurable, a la pantalla central de 9,3 pulgadas con funciones gestuales o al amplio elenco de asistentes a la conducción que presenta.

Poderoso

En marcha tampoco hay notorias diferencias cuando circulamos sobre asfalto. Quizá la postura de conducción sí se perciba algo más elevada pero hay que ser muy ávido para notarla. A combinar con los motores más potentes de la gama Superb, es decir, el diésel 2.0 TDI de 190 CV o el gasolina 2.0 TSI de 272 CV, nosotros hemos optado por el primero.

prueba-skoda-superb-scout-07

Y lo hemos hecho por el carácter rutero del vehículo, por su concepción para viajar sin necesidad de disparar el gasto y porque los 50 Nm de más que entrega, llega a los 400 Nm, le dotan de esa vitalidad extra ideal para circular por fuera pista. Se combina con la caja de caja de cambios automática DSG de siete relaciones y, como no podía ser de otra forma, con la tracción total.

Un sistema que nos permite tener un control total en cualquier tipo de vía o climatología y que pese a aportar un mayor peso al conjunto, no le convierte en un coche tosco para moverse. Porque aunque muchos familiares con tintes camperos han demostrado perder cierta agilidad, en el caso de este Superb Scout no hay variación alguna.

Y eso es algo que nos agrada, porque si a la excelente calidad de rodadura que desprende la berlina familiar se le une ese componente versátil para rodar fuera de ‘lo negro’, la combinación no puede ser más satisfactoria. El motor 2.0 TDI empuja con contundencia en casi cualquier régimen y su elevado par le permite remolcar hasta 1.800 kilos sin inmutarse. Además con el selector de modos podemos cambiar sus intenciones pasando de una berlina eficiente que no exceda un consumo de más de 6,5 l/100 km cuando circulamos por carretera a un buen rodador por carretera de montaña cuando activamos el modo Sport.

prueba-skoda-superb-scout-54

Adicionalmente, el programa Off Road nos dota de esa comentada versatilidad campera cuando circulamos fuera pista. Por cierto, un elemento indispensable para montar será el control dinámico del chasis (DCC) con el que podremos incluso variar la dureza de los amortiguadores en función del programa escogido.

Ahora solo queda saber si a igualdad de motor este acabado Scout compensa frente al resto de niveles especiales, nos referimos a los Sportline o L&K. Pues la realidad nos dice que los 45.950 € de los que parte implican un ahorro de 1.200 € frente al primero y de 4.200 € respecto al segundo, todos estos precios sin sumar los posibles descuentos. Solo el acabado Style nos permitiría ahorrar de inicio 2.500 € pero a costa de tener un menor equipamiento de serie y, sobre todo, sin la distinción que aporta ese toque campero que tanto nos ha cautivado.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba del Skoda Kodiaq RS: macho alfa

Pruebas · Skoda

No hay nadie como él

Pruebas · Skoda

Prueba: Skoda Fabia – A por la competencia

Pruebas · Skoda
Mostrar más