Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

¿Es mejor la tracción delantera o la trasera?

Es una de las principales dudas y discusiones y no hay una respuesta única. La tracción y la propulsión tienen sus ventajas e inconvenientes y por eso la respuesta es que "depende".

Sería absurdo pretender dar una respuesta tajante a esta cuestión. De haber una respuesta evidente, lo razonable es que todos los coches fuesen de tracción delantera o de propulsión, pero todos sabemos que sigue habiendo modelos con una y otra solución.

Lo que sí es cierto es que, en general, la tracción delantera tiene unas reacciones más fáciles de corregir para un conductor normal y que la trasera aporta ventajas en conducción deportiva, siempre que el conductor sea lo suficientemente hábil.

Eso sí, en __la actualidad __los coches equipan tantos controles electrónicos que las reacciones naturales de una u otra tracción quedan disimuladas por estas asistencias.

Cada una de ellas tiene sus ventajas y sus inconvenientes y en función de cuál sea el tipo de uso que vayamos a dar de un coche, será mejor una u otra elección. Por ello, vamos a ver primero cuáles son las ventajas e inconvenientes de una y otra disposición.

Ventajas e inconvenientes de la tracción delantera

Desde que Citroën logró que la tracción delantera fuese producible en masa y eficaz, la mayoría de los automóviles que se venden tienen esta disposición mecánica porque sus ventajas son aprovechables por la mayoría de los conductores.
Las principales ventajas de la tracción delantera son:

  • Compacidad: como el motor se suele colocar en la parte delantera, ocupa menos espacio si la tracción también es delante, lo que permite aprovechar mejor el espacio en el habitáculo.
  • Precio: en la mayoría de los casos es más barato construir un coche de tracción delantera que, por ejemplo, no necesita un árbol de transmisión hasta el eje trasero ni una cara suspensión en éste.
  • Seguridad en impactos: al carecer de un eje de transmisión que pueda penetrar en el habitáculo en caso de impacto. Las partes mecánicas están más aisladas de la zona de supervivencia.
  • Motricidad en condiciones adversas: en condiciones de baja adherencia, como el peso del motor está sobre las ruedas de tracción, los coches de tracción delantera tienen menos problemas de motricidad sobre hielo, nieve, etc.
  • Facilidad de conducción: las reacciones naturales de la tracción delantera son más fáciles de corregir para un conductor normal en caso de pérdida de control del eje delantero.

Por contra, los principales inconvenientes de la tracción delantera son:

  • Potencia limitada: al ser el eje delantero el que tiene que controlar la dirección, la potencia máxima admisible por el eje delantero es menor que en el eje trasero. Por un lado porque la potencia excesiva genera reacciones parásitas en la dirección, pero también porque las transmisiones articuladas sufren más y, sobre todo, porque los neumáticos tienen que soportar más esfuerzo al tener que transmitir al asfalto el cambio de dirección y la aceleración.
  • Motricidad: en condiciones de buena adherencia o también si el coche se suele usar con carga en el maletero o para arrastrar un remolque, los modelos de tracción delantera tienen menos motricidad que los de tracción trasera.
  • Desgaste de los neumáticos: los coches de tracción delantera someten a tanto esfuerzo a los neumáticos del eje delantero que el desgaste entre las ruedas de uno y otro eje es muy desigual, con un deterioro muy prematuro de las delanteras frente a las traseras.

Ventajas e inconvenientes de la propulsión o tracción trasera

En la actualidad, la tracción trasera ha quedado relegada a modelos de altas prestaciones y berlinas de alta gama con mecánicas potentes, aunque la llegada del coche eléctrico y la proliferación de los controles electrónicos está favoreciendo la construcción de nuevos modelos de tracción trasera, como es el caso de la plataforma para modelos eléctricos del grupo Volkswagen que encontramos en modelos como el ID.3.

Las principales ventajas de la tracción trasera o propulsión son:

  • Motricidad y aceleración con buena adherencia: en condiciones de buena adherencia, el eje trasero admite más potencia en las aceleraciones y arrancadas. También es más recomendable para vehículos que van a cargar peso atrás o llevar remolques.
  • Reparto de masas: los coches de tracción trasera por lo general tienen un reparto de masas más equilibrado, lo que mejora su paso por curva y las reacciones en conducción deportiva.
  • Potencia admisible: al no tener que girar con la dirección, las juntas homocinéticas son más sencillas y soportan más esfuerzo y potencia que en el eje delantero.
  • Más dinamismo: para un conductor experto, la propulsión supone otra herramienta más con la que puede variar la trayectoria del vehículo y mejorar su capacidad de giro y maniobrabilidad.

Por contra, los principales inconvenientes de la tracción trasera son:

  • Peor motricidad con poca adherencia: al tener menos peso sobre las ruedas motrices, los vehículos de propulsión tienen menos motricidad sobre hielo, nieve, etc.
  • Reacciones más bruscas: para un conductor inexperto las reacciones del eje trasero cuando hay pérdidas de control como el sobreviraje son más complicadas de resolver.
  • Precio: en general es más cara de producir.
  • Seguridad en caso de impacto: la mecánica está más incrustada en la zona de supervivencia y es más fácil que partes como el árbol de transmisión o la caja de cambios penetren en el habitáculo.

Conclusiones

Al elegir entre la tracción delantera o la trasera se hace necesario tener presente todos los factores indicados antes. De todo ello se deduce que no hay una mejor que otra en términos generales. Sin embargo, si el conductor está buscando un modelo de rendimiento deportivo que dé la posibilidad de desarrollar una conducción divertida y natural, la tracción trasera es la mejor opción. Pero en monovolúmenes, utilitarios de pequeño tamaño o para conductores que no busquen conducciones que pongan el coche al límite, la practicidad y eficiencia de la tracción delantera pueden ser características definitivas.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Cómo limpiar los cristales del coche

Asesor · Mantenimiento vehículos

Cómo lavar las llantas de aleación

Asesor · Mantenimiento vehículos

Cuidados en descapotables

Asesor · Mantenimiento vehículos
Mostrar más