Lavado de motor

Factores como el paso del tiempo y las condiciones ambientales hacen casi inevitable que se acabe amontonando suciedad en el motor: arenillas, polvo, hojas de árboles.. En el mundo automovilístico existe un debate abierto acerca de si es conveniente o no el lavado de motor.

Esta acumulación podría acabar acarreando la obstrucción de una de sus piezas o de un conducto de aire y dar lugar a una disminución de la potencia o a averías graves. En el mundo automovilístico existe un debate abierto acerca de si es conveniente o no el lavado de motor. La respuesta es que si este procedimiento se realiza de forma puntual, con cautela y protegiendo las partes más sensibles de la humedad, se estará cuidando la salud del motor y de las piezas que trabajan con él.

Diversos propietarios de automóviles realizan el lavado de motor aplicando vapor a presión, lo que es una nefasta idea, ya que lo que se estaría haciendo en realidad es exponer el coche a una humedad que las diversas piezas eléctricas no toleran. En talleres especializados se ofertan limpiezas con un precio aproximado de entre 30 y 50 euros; el método puede ser lavado en seco o bien con agua a presión. En casa también es posible lavar el motor de un coche; solo es necesario saber distinguir cuáles son las piezas eléctricas del vehículo y, contando con los elementos necesarios y con un poco de paciencia, se puede obtener un motor renovado.

Una de las soluciones más rápidas y seguras es emplear una máquina de aire comprimido para eliminar la suciedad y a continuación tratar con un paño y un producto limpiador el motor. Sin embargo, la forma más efectiva de llevar a cabo el lavado de motor es mediante agua a presión. En este procedimiento tan solo es necesario productos que seguramente ya se tienen en casa: varias toallas, plásticos o bolsas de plástico, cinta de carrocero, desengrasante y una pistola a presión. Los pasos a seguir son descritos a continuación.

Aislamiento del resto de piezas para evitar desperfectos

En primer lugar, hay que hacer hincapié en la temperatura a la que debe encontrarse el motor. Pese a que si el motor está caliente, la limpieza se realizará de forma más efectiva (sobre todo en motores que presenten un gran volumen de suciedad acumulada), es más recomendable mantenerlo a una temperatura fría o templada, así se estaría evitando un posible choque térmico al contacto con el agua que haría que el motor del vehículo sufriese graves daños. Una vez que se ha comprobado la temperatura, el primer paso es proteger con una toalla la parte de la carrocería en la que se vaya a apoyar la persona que ejecute la tarea; de este modo se previene la aparición de rayones.

Para que resulte más cómodo y la toalla no se caiga, se puede usar la cinta de carrocero para fijarla. El siguiente paso es muy importante y ha de llevarse a cabo con mucho cuidado: se trata de cubrir las zonas eléctricas cercanas al motor con plástico, usando de nuevo la cinta de carrocero para que queden perfectamente impermeabilizadas, sin ningún hueco que el agua pueda atravesar. Habrá que cubrir piezas como el alternador, el distribuidor, los carburadores, la centralita, la batería y las conexiones de cables. El contacto del agua con estas zonas podría traer como consecuencia una avería grave.

Lavado del motor con la pistola de agua a presión

Se debe retirar la cubierta de plástico que protege el motor. Para ello puede que baste con ejercer presión o bien que se tenga que hacer uso de un desatornillador. Una vez descubierto, es preciso fijarse si debajo de la cubierta había quedado alguna pieza eléctrica por cubrir. El siguiente paso es tratar de forma manual los recovecos de difícil acceso; para ello solo se debe aplicar un poco del producto desengrasante en un paño o en una brocha de pintor y proceder a limpiar con cuidado los pequeños huecos y esquinas donde el polvo y las arenillas son más propensos a aparecer. En este cometido, basta con emplear un desengrasante específico para motores o bien uno universal.

Otro modo más rápido e igual de eficaz para limpiar estas zonas es utilizar una máquina de aire a presión. Ahora es el momento de aplicar la pistola de agua a presión unida al poder del producto desengrasante. Este paso ha de llevarse a cabo con cautela, prestando atención a las partes que están selladas con el plástico y situando la pistola a una distancia prudencial para que no impacte con demasiada fuerza sobre el motor. Una vez aplicada el agua con el producto desengrasante, se deja que los productos químicos surtan efecto y deshagan la porquería más endurecida; para lo cual cinco minutos bastarían. A continuación hay que volver a emplear la pistola a presión, pero en esta ocasión, solo con agua para eliminar cualquier rastro de producto químico. Se volverá a utilizar a una distancia media y prestando atención a que no queden restos del producto químico en los recovecos que hemos tratado al principio.

Secado del motor y abrillantamiento de piezas plásticas

Una vez que se ha finalizado el lavado de motor, es preciso proceder a su secado mediante una toalla. Cuando se ha asegurado de que está completamente seco, se debe retirar la cinta de carrocero y los plásticos que envuelven las zonas eléctricas. A continuación se revisan dichas piezas comprobando que no queda ni el mínimo rastro de humedad, y se deja el capó abierto durante una hora para asegurar el correcto secado del motor.

Por último, es posible aprovechar este momento para aplicar algún producto abrillantador a las piezas de plástico, para que todo quede reluciente. Una vez que el motor ha quedado impoluto, por precaución se debe esperar un par de horas para poder arrancar el vehículo y una vez que se lleve a cabo este cometido, es de vital importancia estar atentos por si se escucha algún ruido que podría ser indicativo de que se ha producido un incidente durante la limpieza. Con este sencillo y económico proceso, el conductor obtendrá un motor renovado y reluciente, protegido de la corrosión y de la obstrucción. De este modo se está más lejos de una visita al taller y más cerca de una conducción segura.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Limpiar los cristales del coche

Asesor · Mantenimiento vehículos

Lavar el coche

Asesor · Mantenimiento vehículos

Impermeabilizar la lona

Asesor · Mantenimiento vehículos
Mostrar más