Limpiar parabrisas por dentro

lackpflege

Limpiar parabrisas por dentro

Puede parecer una de las tareas más sencillas de mantenimiento de un coche, pero limpiar parabrisas por dentro se convierte en muchas ocasiones en una tarea que no llega a dar los frutos que se esperan..

Compartir

.. Todo ello conduce al pronto deterioro del cristal delantero de cualquier vehículo, y no hay que olvidar que esta es la zona por la que el conductor ve y explora la carretera, por lo que su mantenimiento es fundamental. Pero debe tenerse en cuenta que, siguiendo una serie de sencillos consejos, es posible dejar este cristal completamente reluciente porque esto no suele conseguirse por una mala elección de los materiales usados.

Los materiales

Lo primero de todo radica en que para limpiar parabrisas por dentro hay que olvidarse de los clásicos limpiacristales, ya que su fórmula no está adaptada para las necesidades de la luna delantera de un vehículo. Lo mismo sucede con los trapos que suelten demasiadas pelusas o con el papel de periódico. Con este último, conviene detenerse, ya que no son pocos los que lo recomiendan para dejar los cristales limpios. Un periódico es un papel capaz de arañar la luna de un coche por su aspereza y sequedad, así que lo mejor es mantenerlo lejos de cualquier parabrisas.

Limpiar parabrisas interior: el método correcto

Hay que tener en cuenta que la luna delantera del coche suele acumular una capa de grasa por el uso que es precisamente la que incide en que sea tan difícil de limpiar. Por ello, el mejor consejo es elegir un producto antigrasa; sirve el mismo lavavajillas de cocina común, mezclado con un poco de agua en un bote de spray. El papel de cocina convencional es el mejor aliado para esta tarea. No deja marcas, absorbe el exceso de producto que se haya usado y, por lo tanto, sirve para dar un acabado perfecto sin tener que esforzarse demasiado.

Los beneficios de limpiar cristales de coche por dentro

Como es evidente, la nitidez y la claridad con la que se percibirá la carretera es una de las primeras ventajas de llevar a cabo esta sencilla tarea de mantenimiento. Pero hay más, ya que limpiar frecuentemente los cristales del coche es la mejor forma de detectar posibles desperfectos. Un pequeño arañazo o grieta puede acabar fácilmente con toda la luna poniendo en peligro a conductor y pasajeros, por lo que no hay que perder de vista nunca los cristales del coche.