Compra tu BMW i8 de ocasión en AutoScout24

BMW i8

Descubre la nueva versión del deportivo alemán

El coupé más innovador de la firma alemana, un deportivo de 2+2 plazas con sistema de impulsión híbrido, ha sido renovado en este 2018. Su primera versión data de 2014, y estéticamente no ha sido modificado, aunque técnica y mecánicamente las diferencias son sustanciosas. Cuenta, además, con una nueva carrocería llamada Roadster y 374 CV (12 más que antes). El motor, decíamos, es híbrido, y eso se debe a que incorpora uno eléctrico que aporta 143 caballos de potencia y uno de gasolina de tres cilindros que entrega 231 CV al conjunto. En este nuevo modelo no solo mejora la potencia, también la capacidad eléctrica gracias a unas baterías que han sido resideñadas, lo que se traduce en una mayor autonomía de combustible, que pasa de los 37 km del modelo anterior a los 55 de este. También cabe la posibilidad, gracias a este aumento, de que el vehículo circule a más velocidad sin necesidad de activar el motor de gasolina (antes era hasta los 70 km/h, ahora hasta los 105). Mantendrá su puerta de tijera y su apuesta por un diseño innovador, casi futurista, alejado de lo que podemos encontrar entre los vehículos de la firma. Continúa equipando un frontal bajo y de aspecto agresivo, y la carrocería sigue teniendo unas líneas afinadas y muy marcadas.

BMW i8: único deportivo con impulsión híbrida enchufable

Presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra, el i8 sigue siendo el único deportivo con sistema de impulsión eléctrica recargable. Realmente se trata de un vehículo sin competidores directos en el mercado, ya que su carrocería es coupé y no berlina o todoterreno. El motor térmico está situado en la parte trasera del coche, lo que resta algo de espacio a un maletero realmente atractivo en cuanto a tamaño (154 litros).

Fabricado en la planta alemana de Leipzig, su batería se carga en menos de tres horas con un enchufe doméstico, y en menos de dos si se utiliza el homologado por BMW, que es una estación de recarga que se adquiere aparte. En mayo de 2018 se ha presentado, en el Salón del Automóvil de Poznan, un modelo denominado Roadster que incorpora carrocería descapotable, con techo de lona y apertura y cierres eléctricos. En este caso el vehículo solo alberga dos asientos (cuatro en el caso del modelo coupé). Su precio supone un desembolso de 15.000 euros más y ofrece un tiempo de apertura de la capota de apenas 30 segundos, pudiéndose efectuar a un máximo de 50 km/h. Su maletero tiene 100 litros de capacidad y su peso final es 60 kilogramos superior al de la versión coupé.

La principal ventaja es que con el modo eléctrico puede circular hasta 105 km/h sin depender del motor de gasolina, el cual se pone en marcha cuando el conductor exige una mayor aceleración.

Principales ventajas y desventajas

+ La mejora del funcionamiento del motor eléctrico repercute, y mucho, en los niveles de consumo. Gracias a este progreso el vehículo consume 0,2 litros menos cada 100 km, cifras nada desdeñables en un deportivo de estas características.

+ Las puertas en forma de ala de gaviota son tan elegantes como fácil es el acceso al vehículo. El interior del mismo es espacioso y elevado, más de lo que se espera de un deportivo de estas características. Como contrapunto en este aspecto, hay que destacar que salir del vehículo es algo más incómodo

+ Las plazas delanteras son inusualmente grandes para un deportivo, cómodas incluso para personas de estatura elevada.

- El peso repercute considerablemente en la capacidad de aceleración del vehículo y en su velocidad punta. El Porsche 911 GTS alcanza los 100 km/h 4 décimas antes y tiene una velocidad punta 52 kilómetros mayor.

- El peso ha aumentado considerablemente (1.560 kilogramos el modelo anterior para situarse en los 1.610 de este) principalmente por el cambio en los materiales del chasis. Esto repercute en la agilidad y la respuesta del vehículo, especialmente en carretera.

- El depósito es de solo 30 litros de capacidad. Es verdad que se puede equipar uno de 42 litros, pero hay que pagarlo aparte como equipamiento adicional. Los que busquen un deportivo con sonido del motor, que descarten este modelo, pues apenas emite sonido.

Un sector tan pujante como éste obliga a hacer una comparativa entre los principales competidores. Uno de ellos es, indudablemente, el Porsche 911 (Carrera 4 GTS), que equipa un motor bóxer de seis cilindros y 430 CV de potencia. El BMW, por su parte, entrega 362 caballos gracias a la suma de su motor eléctrico y de combustión. El interior y el diseño de ambos es de auténtico lujo. Porsche apuesta por acabados de Alcántara mientras que el vehículo del logo ovalado opta por el cuero natural y detalles en tela. Las plazas anteriores del BMW son más espaciosas que las del Porsche, que no se caracterizan por ser especialmente pequeñas. Ambos vehículos han mimado hasta el más mínimo detalle la ergonomía, y la posición de cada elemento interno tiene su razón de ser en los dos modelos.

En el plano multimedia, el BMW aventaja claramente al Porsche gracias al sistema de navegación BMW Professional con pantalla de 8,8 pulgadas (frente a la de 7 que equipa el Porsche) controlada a través del iDrive Touch, un avanzado sistema de uso fácil e intuitivo. La parte posterior alberga dos asientos que pueden ser ocupados por niños, quizás por adultos para un trayecto corto, pues son realmente pequeñas. También se pueden emplear como ampliación del maletero. En ese sentido, el maletero del BMW i8 es muy superior que el del Porsche (154 frente 125 litros de capacidad) aunque las formas rectangulares del vehículo de Stuttgart hacen que sean muy aprovechables. Por último, la velocidad máxima del Porsche es muy superior (302) a la del BMW (250), la aceleración similar (pasan de 0 a 100 km/h en 4,4 y 4 segundos, respectivamente) y el consumo medio aproximado es mucho mejor en el BMW (2,1 litros) que en el del Porsche (9,1).

Motores, precios y equipamiento

Existen tres niveles de acabado, especialmente interior: Neso, Carpo y Halo. Las diferencias principales son los materiales, los colores y los tipos de tapizados y recubrimientos interiores, y los diferentes sistemas de alumbrado. Además, hay variaciones mínimas en el equipamiento de uno y otro, ninguna novedosa para este nuevo modelo.

El más básico, denominado Neso, combina la tapicería de piel y tela, aunque el panel y otros elementos son de cuero negro. El interior del Carpo es de cuero perforado y sus paneles de piel. Y el Halo está tapizado con piel natural exclusiva y volante de piel. A nivel de equipamiento incorpora asientos calefactables y con posición regulable de forma eléctrica, asistencia de aparcamiento de visión periférica, faros LED, llantas de aluminio de 20 pulgadas, sistema de control dinámico DDC con amortiguadores regulables, control de presión de los neumáticos, bloqueo activo del diferencial ABD, sensor de lluvia, volante deportivo de piel, sistema de anclaje Isofix, freno de estacionamiento electromecánico, climatizador bizona y sistema de navegador avanzado. De manera opcional se puede equipar el Driving Experience Control con cinco modos diferentes de conducción y un Control Display de 8,8 pulgadas, faros de rayos láser (es el primer vehículo del mundo que permite hacerlo), con un sistema de amplificación de las luces de hasta 600 metros (el doble que los LED), asistencia de luces en carretera, cámara trasera, sistema de información de límites de velocidad y sensores de aparcamiento delanteros y traseros.

Su motor combina los 131 caballos del sistema eléctrico con los 231 del de gasolina (potencias que se entregan al eje delantero y trasero, respectivamente) para ofrecer un par máximo de 570 Nm. Se encuentra disponible por 145.200 euros en su versión básica coupé y por 160.200 en su versión Roadster.

¿Por qué comprar el BMW i8?

Para los verdaderos amantes de la velocidad, pocos vehículos combinan diseño, fiabilidad y aceleración como lo hace éste. Alcanza los 100 km/h en el mismo tiempo que lo hace el BMW M2: 4,4 segundos. Eso sí, consumiendo mucho menos (2,1 litros cada 100 km según homologaciones oficiales) gracias al motor híbrido enchufable que incorpora. Los materiales son de auténtico lujo, buscando siempre la ligereza que favorezca un mayor rendimiento. Por ello predomina el aluminio y el carbono tanto externa como interiormente, donde un salpicadero plagado de curvas y líneas fluidas corona un espacio de auténtico lujo. Incorpora la más avanzada tecnología digital a nivel de instrumentación y alberga dos asientos traseros para que sean más de dos personas las que puedan disfrutar de sus prestaciones. Comparte motor con vehículos que ya han demostrado su fiabilidad como el MINI Cooper. Tiene uno de los maleteros más amplios del segmento y su motor eléctrico entrega potencia suficiente para no gastar apenas combustible en ciudad y, sin embargo, tener suficiente agilidad para ofrecer gran comportamiento en carretera. Su precio ronda los 140.000 euros, mucho más asequible que los casi 150.000 que alcanza el Porsche 911, con el que muchos le comparan en el mismo sector. Por si todo lo anterior fuera poco, la versión Roadster, descapotable, permite el lujo de conducir un deportivo de diseño y motor eléctrico. Un vehículo que no tiene competidor en el mercado, sencillamente porque no existe.