Compra tu Audi S2 en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

La marca alemana Audi ha conseguido situarse en los últimos años como uno de los referentes a la hora de hablar de automóviles fiables y de calidad, con ese aura de “lujo moderado” tan del gusto del consumidor. Y una de las gamas más conocidas y que mejor reflejan dicha filosofía es la del Audi S2, con varios modelos que van camino de convertirse en auténticos clásicos.

Historia de Audi

La empresa alemana Audi es una de las más señeras en el mercado de la automoción, puesto que lleva desde 1909 produciendo automóviles desde su sede en Ingolstadt. Seguramente, el momento más importante de esta corporación se produce en 1964, cuando Volkswagen adquiere la mayoría de sus acciones, trasladándose desde Zwickau hasta la sede actual. Desde entonces, Audi se ha ido haciendo un hueco cada vez mayor dentro del mercado de coches de semilujo, siendo una elección elegante y fiable para aquellos que quieren un automóvil que revele cierto estatus social.

El Audi S2: gran mecánica, aspecto sofisticado

Si entre todas las gamas que Audi ha ido teniendo a lo largo de su historia hubiera que elegir la más exitosa, seguramente el Audi S2 aparecería en los primeros puestos de la clasificación. Y es que aún hoy en día estos coches siguen siendo muy demandados dentro del mercado de coches usados, lo que habla muy a las claras de su extraordinaria mecánica y su aspecto sofisticado. La gama Audi S2 estuvo fabricándose durante la primera mitad de los años noventa y de ella salieron una serie de modelos que tenían en las líneas bastante angulosas y la mecánica de vanguardia sus señas de identidad. Además, esta gama tuvo el privilegio de ver cómo uno de sus coches surgía de una histórica colaboración entre Audi y Porsche.

Varias versiones para el Audi S2

De entre todos los modelos de Audi S2 que todavía hoy pueden conseguirse en el mercado de segunda mano, puede que el más conocido sea el cupé. Un coche amplio, de línea sofisticada, que apuesta por las rectas en su forma y con un interior que ocultaba un motor de 20 válvulas que le otorgaba nada menos que 220 CV. Pura potencia en un chasis muy estético.

El Audi S2 Avant salió poco tiempo después y contaba con idénticas especificaciones técnicas, pero con un estilo de coche mucho más familiar. La gama llegó a su cumbre con el histórico Audi RS2, que tuvo diversas mejoras provocadas por la intervención de la fábrica Porsche en su fabricación, sobre todo a efectos estéticos. Por último, apareció un modelo sedán que se caracterizaba por su tracción integral y por introducir la variación de un motor de seis marchas en lugar de las cinco habituales en la época. En definitiva, el Audi S2 sigue siendo símbolo de confort, seguridad y poderío.