Primera prueba del SEAT Mii electric: democratizador

Puede que SEAT no haya sido la primera en lanzar un vehículo 100% eléctrico, pero sí es la primera en conseguir que sea accesible para todos. El Mii electric con sus 260 km de autonomía está a la venta desde 17.900 € con descuentos. Nosotros lo hemos probado.

La apuesta de SEAT por la movilidad eléctrica no puede ser más intensa. Aunque la marca anunciara en el pasado Salón de Ginebra que el el-born sería su primer modelo 100% eléctrico, el que realmente hará gala de tal emblema no es otro que el Mii electric que acabamos de conocer y probar por las afueras de Madrid. También traemos todas sus novedades en vídeo.

Es obvio que la firma española no es pionera ni en el segmento o, siquiera, en la categoría, pero sí se convertirá en la primera que consiga democratizarle. ¿Por qué? Muy sencillo. Porque su Mii electric tiene un precio que puede quedarse en unos más que interesantísimos 17.900 € si se financia con la propia financiera de la marca.

Tarifa que es aún más atractiva si tenemos en cuenta que se trata del Mii electric más equipado de todos, con acabado Plus, al que suma los cuatro paquetes disponibles (valorados en 975 €) y el punto de carga (no la instalación, con una tarifa de otros casi 700 €). En total, un descuento de 5.240 € sobre un precio de lista que sería de 22.380 €.

Silencio, se rueda

Dinámicamente mantiene las cualidades de sus versiones de combustión: amplio radio de giro o facilidad de manejo a las que ahora se suma una calidad de rodadura y una sonoridad casi nula proporcionadas, obviamente, por su bloque eléctrico.

En este caso se trata de un motor síncrono de imanes permanentes que genera una potencia de 83 CV y un par máximo de 212 Nm disponibles desde la arrancada, otorgándole una salida fulgurante en cualquier semáforo. No en vano cifra un 0-50 km/h de solo 3,9 segundos, mientras que si queremos llegar a 100 km/h habrá que esperar 12,3 segundos. Por su parte, la velocidad máxima está limitada a 130 km/h aunque nuestro marcador consiguió registrar casi 140 km/h (sin contar el error).

Cumple lo que promete

La encargada de almacenar y suministrar la energía eléctrica no es otra que la batería de iones de litio de 32,2 kWh integrada en el propio fondo del vehículo (de ahí que el maletero no reduzca su volumen) con la que el Mii electric homologa (bajo ciclo WLTP) una autonomía de 259 kilómetros en ciclo combinado y 358 kilómetros si hacemos un uso intensivo por ciudad.

Para cargarla, SEAT propone varios sistemas, desde el doméstico convencional de 2,3 kW hasta uno rápido de 40 kW, pasando por uno trifásico de 7,2 kW. Los tiempos de carga, lógicamente, variarán siendo el más atractivo el logrado con el más potente, pues el 80% lo conseguiremos en menos de una hora, aumentando a cuatro en el caso del trifásico y yéndonos a más de 14 horas en la toma hogareña.

Lo probamos

Durante la toma de contacto no pudimos comprobarlo pero sí nos dio para observar que este Mii electric parece cumplir lo que promete en términos de autonomía. Cierto es que la ruta organizada para la presentación no era la más favorable para un vehículo eléctrico que, además, tiene aspiraciones urbanas, pues la mayoría discurrió por autovía y carretera secundaria, pero al final de la jornada y con más de 100 kilómetros realizados yendo a velocidad normal, la autonomía restante aún era de 90 kilómetros.

Además el gasto medio conseguido se acercaba mucho al oficial al conseguir, al final del día, 15,6 kWh/100 km. Ahora bien, como decimos, este dato se realizó sobre todo por carretera secundaria, donde el gasto llegó a rozar los 20 kWh/100 km, bajando hasta el conseguido al entrar en ciudad. Por tanto, a poco que empezamos a ‘callejear’ seremos capaces de conseguir un gasto medio cercano a los 11 kWh/100 km, consiguiendo así esos casi 360 kilómetros de uso urbano que homologa.

Margen de mejora

Y por si eso no fuera suficiente, este Mii electric conseguirá reducir en buena medida los costes de mantenimiento gracias a su sistema de retención de la frenada. Con cuatro niveles disponibles el cuarto y más severo se reserva al modo de conducción B. El resto se maneja a través de la palanca de cambios, colocándola en lo que vendía a ser la posición secuencial y pulsando hacia arriba para aumentarlo y hacia abajo para disminuirlo.

Llegados a este punto, nos hubiera gustado que se contemplara la opción de equiparle unas levas tras el volante, al estilo de los KIA e-Niro o Hyundai Kona electric pues no solo resulta más intuitivo (en el Mii electri hubo momentos en los que nos liamos aunque imaginamos que será cuestión de acostumbrarse) sino que también es más seguro ya que no obliga a soltar las manos del volante.

Puestos ya a enumerar sus defectos y aunque somos conscientes de sus aspiraciones mayoritariamente urbanas, cuando adquiere velocidad se le nota falto de fuerza. En aceleraciones y arrancadas es contundente, pero que el velocímetro suba, le cuesta. Más aún si tenemos conectado el modo Eco+ que limita la potencia del motor y, de paso, nos suprime por completo el climatizador (al carecer de bomba de calor si ponemos la calefacción o el aire acondicionado, la autonomía se puede reducir hasta en 20 kilómetros).

Sin cambios importantes

Estéticamente, el pequeño urbano de 3,55 metros no ofrece grandes diferencias a lo que nos tenía acostumbrados. Tanto es así que los cambios externos se centran exclusivamente en montar llantas de 16 pulgadas de nuevo diseño, a los adhesivos aparecen en la zona lateral y, lógicamente, al logo electric situado en el portón trasero.

En el habitáculo tampoco hay modificaciones importantes más allá del cuadro de relojes adaptado a la electrificación, de las molduras exclusivas para el salpicadero o del comando situado en la consola central que nos permite variar el modo de conducción. También es nueva la palanca de cambios que suma una nueva función de retención, con hasta cuatro niveles de frenada como más adelante detallaremos.

Por lo demás, el Mii electric mantiene tanto el carisma y la habitabilidad de sus hermanos de combustión, con un habitáculo apto para cuatro personas y, sobre todo, un maletero que no ve reducida su capacidad al cifrar un total de 251 litros, volumen que puede llegar a los 923 si abatimos los respaldos posteriores.

Conectado a tu vida

En lo que sí mejora es en conectividad, pues es el primer SEAT que incluye el sistema de conectividad SEAT CONNECT, que permite la conexión con el teléfono móvil. Se trata de una función que permite el acceso y la gestión del vehículo de manera remota. Desde la App específica del teléfono, los clientes pueden consultar el estado de la batería, así como gestionar el proceso de su recarga a través del sistema ‘e-Manager’, conocer los datos de conducción del vehículo, la ubicación de aparcamiento, y controlar las puertas y las luces, así como accionar el climatizador automático de forma remota, una tecnología clave para el incremento de la autonomía del vehículo.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: SEAT Ibiza 1.0 TGI 90 CV Xcellence – A todo gas

Pruebas · SEAT

Prueba: SEAT León CUPRA ST 300 – Fiereza familiar

Pruebas · SEAT

Prueba: SEAT Ateca 2.0 TDI 150 CV 4Drive FR – Extra de picante

Pruebas · SEAT
Mostrar más