Saltar al contenido principal

Nuevos colores, las funciones de siempre

Descubre ya el nuevo diseño que estamos implementando paso a paso en todo nuestro portal.

Mantenimiento de las capotas cabrio

La importancia del mantenimiento de las capotas cabrio

La pieza más crítica en un descapotable es precisamente aquella que lo convierte en tal, su capota.

Al ser la parte más móvil y a la vez una de las más delicada en la carrocería del coche, se desgasta antes que un techo convencional y, por tanto, necesita cuidados periódicos para conservar su estética y funcionalidad. Un correcto mantenimiento de las capotas cabrio incluye limpieza con productos especiales, tratamiento de impermeabilización en caso de techos de lona, reparación de microrroturas, lubricación de bisagras metálicas, aplicación de tinte en caso de decoloración y revisiones periódicas de gomas de fijación, entre otros.

Limpieza: factor clave en el mantenimiento de las capotas cabrio

Una correcta limpieza de la capota, realizada con cierta periodicidad y siempre a base de productos especiales, es fundamental para su larga vida útil y una estética impecable. El kit básico para un resultado espectacular incluye agua abundante y un champú específico para cada tipo de cubierta, libre de agentes agresivos, como abrillantadores, alcohol o detergentes. El proceso de limpieza es el mismo que para lavar la carrocería pero con más precaución, evitando el impacto directo del agua de la manguera o lanza a presión, sobre todo en las gomas de fijación y los puntos que unen la capota con carrocería y ventanillas. Para secar la superficie una vez esté limpia, se recomienda utilizar bayetas de microfibra que absorben bien la humedad y no dejan rayaduras.

Impermeabilizar la capota

Muchos conductores se preguntarán cómo cuidar la capota de un convertible de lona para que no pierda su aspecto y funcionalidad. Lo cierto es que con el paso de tiempo, la acción de la lluvia, el sol y los continuos lavados, la lona pierde su tratamiento de impermeabilización que recibe antes de salir de la fábrica. Esto provoca filtraciones de agua dentro del salón y deja la capota vulnerable frente a líquidos, excrementos de pájaros, resina de árboles y otros tipos de suciedad que producen manchas difíciles de quitar. Para prevenirlo de forma eficaz es necesario al menos una vez al año aplicar un tratamiento hidrofugo (por ejemplo, de la marca Renovo) para impermeabilizar la lona y protegerla frente a los agentes externos. Para un mejor resultado se recomienda aplicar dos capas del producto, dejando que se seque bien entre capa y capa.

Pintar una capota descolorida

Una vez limpia e impermeabilizada la capota, es hora de devolverle su color original aplicando un tinte especial para tal fin. Algunos usuarios utilizan tintes para zapatos, que además incluyen un aplicador muy cómodo, pero ninguno de ellos puede competir con productos específicos en lo que al resultado final se refiere. En capotas muy descoloridas se recomienda aplicar dos capas de tinte para obtener una mayor profundidad de color. Es importante no pintar la capota bajo el sol directo y permitir que el tinte se seque del todo entre capa y capa.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Cada cuánto tiempo hay que hacer una revisión al coche

Asesor · Mantenimiento vehículos

El mejor aceite para motor

Asesor · Mantenimiento vehículos

Cambiar las gomas de la puerta del coche

Asesor · Mantenimiento vehículos
Mostrar más