Cómo limpiar el excremento de paloma del auto

Si bien la paloma es el símbolo mundial de la paz, en el día a día no siempre resultan tan agradables ni amistosas como en los logotipos, los emblemas y las banderas en las que aparecen.

Una de las cosas más desagradables que se puede encontrar en el coche es su caca, que descargan sobre cualquier vehículo en cualquier momento.

Cómo limpiar el excremento de paloma del auto

Más allá de lo feo y desagradable que resulta conducir un vehículo con este tipo de lamparones, y de la pérdida de visibilidad que ocasionan cuando se encuentran en la luna delantera, los excrementos de paloma deben ser limpiados cuanto antes para evitar que ocasionen marcas imborrables. La combinación de estos residuos avícolas con la luz solar incide en que la pintura se deteriore.

En realidad, y en contra de lo que popularmente se cree, no es la acidez ni el pH de estas cacas lo que actúa provocando el daño, sino el influjo de la luz del sol sobre las zonas en las que se encuentran. El fenómeno provoca que la pintura, al calentarse, se dilate mientras la sustancia escatológica comienza a deshidratarse y, cuando bajan las temperaturas de nuevo y la pintura vuelve a contraerse, se producen esas marcas y formas que ya no podrán eliminarse. Por ello, saber cómo limpiar el excremento de paloma del auto es tan importante como hacerlo cuanto antes, para evitar estas consecuencias permanentes.

Lo mejor es llevar en el vehículo un paño y una botella de agua para poder limpiarlo enseguida. Habitualmente, basta con remojar la zona, apoyar el trapo húmedo sobre el regalito, dejarlo así algunos minutos y proceder después a frotar con energía hasta su desaparición. En ocasiones, sobre todo cuando no se ha actuado de inmediato, resultará necesario acudir a un sistema de lavado con agua a presión para conseguir sacarlo.

Curiosidades sobre los excrementos de paloma en el coche

Después de tener claro cómo limpiar el excremento de paloma del auto no está de más conocer algunos datos curiosos al respecto. El principal es que esta lluvia orgánica no es totalmente aleatoria. Un estudio realizado en Gran Bretaña con más de mil vehículos demostró que estos encantadores animalitos prefieren defecar sobre los coches rojos (el 18 % de las ocasiones), seguidos de los azules (14 %), los negros (11 %), los blancos (7 %) y los plateados (3 %). En el otro extremo del ranking, solo un 1 % de las veces lo hicieron sobre automóviles verdes. El mismo estudio reflejó que la mayoría de los propietarios (55 %) no modificaban su rutina de limpieza del vehículo y esperaban a hacerlo cuando lo tenían previsto, asumiendo el riesgo que se acaba de explicar.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Cuidados del coche estacionales

Asesor · Mantenimiento vehículos

Cuidados en descapotables

Asesor · Mantenimiento vehículos

Cómo quitar el olor a humedad del coche

Asesor · Mantenimiento vehículos
Mostrar más