Limpiar los cristales del coche

lackpflege

Cristales limpios: factor clave en la seguridad de conducción

Mantener los cristales del coche limpios no es solo cuestión de estética o higiene. Por ello es importante saber cómo limpiar cristales de coche de la forma más eficaz y tenerlos siempre en condiciones óptimas.

Compartir

Por ello es importante saber cómo limpiar cristales de coche de la forma más eficaz y tenerlos siempre en condiciones óptimas. La mejor solución es usar productos de limpieza adaptados a cada tipo de suciedad para un resultado final más visible y duradero. También es importante que cada conductor busque una técnica de limpieza que le resulte más cómoda y productiva.

Pasos básicos para limpiar los cristales del coche

Antes de empezar la tarea, hay que valorar el tipo de suciedad y el tiempo que lleva en el cristal para elegir los productos de limpieza más adecuados. Una vez realizado el diagnóstico, habrá que aplicar una generosa cantidad de producto (sin llegar a encharcar el cristal) sobre la superficie a limpiar e insistir en zonas de mayor suciedad o adherencia al vidrio. Para ello se puede utilizar un paño de microfibra, un trapo de algodón suave o una bayeta (las hay especialmente diseñadas para limpiar los cristales del coche). Sea cual sea la elección, el tejido no debe soltar pelusa ni dejar otro tipo de residuos en el vidrio y sobre todo no contener partículas abrasivas de polvo que puedan dañar la superficie del cristal.

Los productos de limpieza que mejores resultados dan son los específicos para cristales domésticos, aunque la mezcla casera a base de jabón quitagrasas y amoniaco también resulta muy efectiva, sobre todo en caso de vidrios especialmente sucios. Otra alternativa ecológica, eficiente, económica y también casera es la solución de agua fría con vinagre, perfecta para limpiar cristales del coche de forma periódica, eliminando todo tipo de manchas (grasa, restos de silicona, alquitrán, huellas de los dedos, etc.). Además, algunos conductores utilizan mezcla de agua y alcohol en proporción 1:1 para una limpieza rápida, efectiva y sin olores tanto en la parte externa como interna de los cristales.

Otros consejos útiles para dejar los cristales como nuevos

A la hora de limpiar cristales de coche, un truco muy popular es usar papel de cocina tanto para aplicar el producto de limpieza como para secarlo. Es importante durante el secado no presionar el papel contra el cristal para conseguir un efecto abrillantado y sin rastro de manchas. Además, los productos específicos para limpiar los cristales del coche no solo permiten quitar la suciedad más difícil, sino que dejan una capa protectora sobre el cristal que repele partículas de polvo, grasa, humo de tabaco, restos de insectos o manchas por condensación. Uno de ellos es el abrillantador Autoglym: sus agentes químicos pulen delicadamente la superficie del vidrio, dejándolo impecablemente limpio y brillante.

Para conseguir este resultado tan espectacular, solo hay que aplicar una pequeña cantidad de producto sobre el cristal, frotar suavemente, dejar que seque unos segundos y retirarlo con un paño de microfibra. A su vez, limpiar los vidrios empañados con la mano, trapo o papel en el interior del vehículo no es una buena idea, ya que se quedan marcas y círculos difíciles de eliminar. Para desempañar el cristal, la mejor solución es dirigir el chorro de aire caliente hacia el foco del problema. Y para evitar que el vidrio se empañe de nuevo, lo ideal es aplicar sobre él una capa de producto antivaho.