Asesor · Mantenimiento vehículos

Láminas de seguridad para autos

A través de los años, la industria automotriz ha ido avanzando de la mano de la tecnología, teniendo como finalidad principal aumentar la confianza y la comodidad del viajero.

Compartir

Es por esto que además del GPS y sistemas de alarmas sofisticados, se han implementado otros métodos como el laminado de seguridad para autos, que sin duda alguna le agrega un valor de protección adicional a todo coche que cumpla con estas características. Las láminas de seguridad para autos están compuestas por un conjunto de microcapas hechas de un tipo de poliéster resistente que se mantienen unidas con un potente adhesivo.

Lo impresionante de este laminado es que una vez instalado logra amortiguar golpes hasta un 400 % más que un vidrio convencional. De hecho, aunque la capacidad de resistencia de un cristal con láminas de protección para autos varía dependiendo de la magnitud de la fuerza que se embiste contra el vidrio, además del grosor del vidrio y de la lámina, dicha capa de poliéster permite reducir los daños que se pueden producir cuando se está en medio de actos vandálicos, catástrofes naturales e inclusive explosiones, puesto que cuando sus componentes terminan de consolidarse bien, estos ejercen una presión considerable hacia afuera que permite absorber mejor la energía de los impactos.

Sin embargo, esto no significa que el cristal no pueda quebrantarse, solo que cuando lo hace no estalla en miles de fragmentos peligrosos que pueden lesionar gravemente a los pasajeros del vehículo; en lugar de ello, la lámina mantiene unidos los pedazos rotos, brindando además una especie de sello contra viento y agua. Por otro lado, este sistema tiene la particularidad de que al estar perfectamente instalado se puede salir del coche con solo golpear contundentemente el vidrio desde el interior, lo cual representa un mecanismo de escape efectivo al momento de un accidente.

Existen varios tipos de láminas de seguridad para autos, pero básicamente se tiene en consideración las que son completamente transparentes que, aparte de garantizar una mayor protección, les otorga más tiempo a los ocupantes del vehículo para reaccionar ante posibles escenarios de emergencia. Así como se dispone de este modelo elemental, se han desarrollado láminas teñidas con metales o pigmentos que son especiales para reducir el calor y el brillo producidos por el sol, optimizando el funcionamiento del aire acondicionado en días calurosos, sin afectar la visibilidad en general.

No obstante, aunque esta última parece la mejor opción, es preferible consultar las regulaciones locales que se han establecido respecto a la tonalidad de los vidrios del coche, pues estas varían según cada país y/o provincia. Cabe destacar que con o sin tinte, otra de las grandes ventajas de estas láminas de seguridad para vehículos es que filtran hasta un 99 % de los rayos UV que ingresan en el interior del coche y ayudan a disminuir el sonido que proviene del exterior, por el aumento del espesor del cristal.

Formas de instalar láminas de seguridad para autos

Fundamentalmente, se han descrito dos maneras de instalar estas láminas de seguridad para vidrios. Una de ellas consiste en sacar los vidrios de las puertas del coche, pero al ser necesario desmantelar estas estructuras, se corre el riesgo de perder los ajustes de fábrica, incluso al ser más invasivo, existe una mayor probabilidad de que la instalación quede con defectos. En cambio la otra forma, que de hecho se explicará a continuación, es un procedimiento más sencillo y mucho menos agresivo para el coche, ya que se basa en colocar las láminas sin tener que sacar los vidrios de las puertas y por eso es la más recomendada por los expertos en la materia.

Para comenzar con el procedimiento, se tienen que medir los trozos de láminas a colocar, cuyas medidas deben cumplir con una serie de reglas estándar. En la parte superior, la lámina debe estar al ras del vidrio, en la parte inferior ha de tener un margen de unos 2,5 cm y en los laterales debería respetar un límite de 5 mm. De esta forma se asegura que en una situación de peligro se pueda romper el vidrio desde el interior para escapar, de lo contrario, si la lámina se instala hasta el final o más abajo de lo pautado, el mecanismo antes mencionado no se podrá efectuar.

Posteriormente a esto, para continuar con el montaje, se lleva a cabo una limpieza de la superficie interna de cada vidrio, donde inmediatamente se pega la lámina humedecida con agua y detergente. Este procedimiento se repite en todos los vidrios que se deseen proteger, y una vez que se haya terminado con la instalación, lo único que queda es esperar a que se consolide bien, para lo cual es vital mantener los vidrios cerrados por un lapso de 24 horas como mínimo, así se evita que se mueva la lámina de su posición original y se asegura un pegado inicial óptimo.

Si se observan pequeñas burbujas o rayas en el cristal, esto no es sinónimo de un mal procedimiento, simplemente son remanentes de agua que han quedado atrapados en el proceso de pegado, que desaparecerán paulatinamente cuando se sequen. La consolidación o fraguado de las láminas de seguridad para autos se alcanza en su totalidad al pasar un mes, pero aun así cumplen con todas sus funciones desde el primer momento de su aplicación. Sin embargo, se ha de tener en consideración el clima en el que circula el coche, puesto que si está en un ambiente caluroso, el tiempo de secado y fraguado será menor en comparación a un clima frío, donde dicho proceso demorará un poco más.

Garantías y precios de las láminas de seguridad

La garantía de este laminado dependerá de la calidad del material y del vidrio como tal, algunas casas ofrecen garantía de por vida, pero otras solo aseguran de 15 a 20 años de garantía. El mantenimiento no es muy exigente, pues tan solo con limpiar los cristales utilizando toallas de microfibra limpias, se minimiza considerablemente su deterioro. Por otro lado, respecto a los precios, es conveniente mencionar que estos van a variar dependiendo del modelo de coche, del tipo y grosor de la lámina y de la cantidad de estas que se desean instalar.