lackpflege

Ante un terreno nevado, lo mejor sería disponer de unos neumáticos especiales para la nieve. Así, en invierno convendría tener unas preparadas en el maletero y siempre teniendo en cuenta que existen varios tamaños adaptados a los neumáticos de cada vehículo.

Compartir

Así, en invierno convendría tener unas preparadas en el maletero y siempre teniendo en cuenta que existen varios tamaños adaptados a los neumáticos de cada vehículo. Cabe destacar que las cadenas líquidas o en spray, pese a su económico precio, no son nunca las mejores cadenas de nieve. Estos productos no son demasiado efectivos y al cabo de pocos kilómetros pierden su fuerza, por lo que a la larga salen más caros. A continuación se muestran cuáles son las mejores cadenas para la nieve en función de las necesidades de cada conductor.

Cadenas de nieve de tela

También conocidas como ""calcetines"" de nieve, son unas de las mejores cadenas de nieve para coches. Entre sus ventajas se encuentran su peso ligero y su fácil instalación. Estas cadenas ocupan poco espacio en el maletero y en caso de urgencia, el conductor las podrá colocar de forma rápida y sencilla en las ruedas. Además no dañan el neumático y no provocan vibraciones incómodas dentro del vehículo. La principal desventaja es que su agarre a la carretera es menor que el de las tradicionales cadenas metálicas, por lo que convendrá no superar nunca los 50 kilómetros por hora.

Cadenas metálicas

Son unas de las mejores cadenas de nieve en cuanto a la relación durabilidad-precio. Se agarran muy bien al hielo, por lo que ofrecen máxima seguridad al conductor y a sus acompañantes. Entre las desventajas de estas cadenas tradicionales destaca su difícil proceso de colocación, por lo cual es necesario practicar su instalación antes de que haya nieve para estar preparado en caso de emergencia. Una mala colocación podría llevar a que estas no estuviesen bien tensas y, por tanto, a una degradación de los neumáticos y a una menor efectividad.

Cadenas de araña

Estas cadenas son una gran inversión en caso de un uso muy frecuente. También son conocidas como automáticas, precisamente porque están ya montadas y solo es necesario colocarlas a presión. Además no hay que tensarlas manualmente, sino que se ajustan automáticamente con la marcha del coche. Su vida útil es muy larga y su efectividad es tan grande como la de las cadenas tradicionales. Sin embargo, su gran inconveniente es su precio, ya que este puede ser hasta 10 veces mayor que el de las cadenas de tela.