Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

Rolls-Royce Wraith

Primera generación

La primera generación de este conocido automóvil es ya una pieza de museo que data de 1938 y 1939. Algunas unidades forman parte de la colección privada de selectos amantes de los coches antiguos, que los exhiben en ciertos eventos para deleite de los asistentes. Aparece como un hito histórico tanto en películas de la época como en fotografías y libros ambientados en las décadas de los 40 y 50 del siglo XX. Más

Modelos alternativos

En 2013 fue la presentación oficial de la segunda generación de este modelo de Rolls-Royce. Se trata de un nuevo coupé de una elegancia sin igual que incorpora los avances tecnológicos y añade comodidad al lujo, resultando asequible si se adquiere como vehículo de segunda mano. Una historia de dos generaciones muy distanciadas en el tiempo: características principales de cada una de ellas.

El Rolls-Royce Wraith de la primera generación contaba con una transmisión manual de 4 velocidades. El motor era de 4.257 c. c. y 6 cilindros en línea. El coche pesaba 1,9 toneladas aproximadamente y la distancia entre los ejes era de 3,45 metros. Contaba con un predecesor que era el 25/30 y su sucesor fue el Silver Wraith.

La primera generación incorporó avances de la época. Disponía de muelles independientes helicoidales en la suspensión delantera, mientras que en el eje trasero mantenía las suspensiones de ballesta semi-elíptica. Los amortiguadores delanteros contaban con un controlador del grado de suspensión que le permitía variar conforme a la velocidad que adquiría el vehículo. El chasis se unía a la carrocería mediante soldadura en vez de los tradicionales remaches de coches anteriores. Estos vehículos podían alcanzar hasta los 137 km/h, nada despreciables para la época.

Segunda generación

Con una transmisión automática ZF de 8 velocidades y un motor doble turbo de 6,6 l, es anunciada la segunda versión del Rolls-Royce Wraith. Fue presentado en el salón del automóvil de Ginebra el 5 de marzo de 2013. Su chasis fue creado por Pavle Trpinac –prestigioso diseñador serbio-. Este coupé de 4 plazas está basado en el chasis del Rolls-Royce Ghost.

Su interior es de un gusto exquisito. Combina el lujo, la comodidad y la elegancia características de la marca. Su espacioso y luminoso interior alberga asientos con tapicería de cuero y acabados en madera. En el revestimiento del techo impresionan sus 1.340 originales lamparitas de fibra óptica que asemejan las estrellas del cielo en la noche.

Motores de conducción muy suave

Con un potente motor V12 y 624 CV, la conducción se convierte en placer. La suspensión adaptada impide todo balanceo y la dureza o suavidad del volante varía según la velocidad, lo que incrementa la seguridad en la carretera. Un digno sucesor, sin duda, del histórico modelo, que hará sentir al que lo conduzca como parte de la nobleza más digna y señorial.