Mercedes-Benz 250 de segunda mano o nuevo. Comprar Mercedes-Benz 250 ocasión y km 0

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

Al comienzo de su fabricación, el Mercedes-Benz 250 es el modelo más alto de su gama

Una construcción sólida, un diseño de líneas clásicas y motores potentes de hasta 110 kW (150 CV) eran las características del Mercedes-Benz 250 que llegó al mercado en 1968 en el marco de la clase media superior de Mercedes-Benz. Hasta la introducción en 1973 de los Mercedes-Benz 280 con motores más potentes, el Mercedes-Benz 250, con su motor V6, representaba el modelo superior de la serie de clase media de los suabos que más tarde pasaría a denominarse Clase E. Gracias a su extraordinaria calidad, los automóviles de la serie W114 se encuentran hoy en día entre los clásicos de la marca Mercedes.

Aumento de la potencia en el Mercedes-Benz 250 gracias a la inyección de gasolina

Estéticamente, hasta mediados de los años 70 el Mercedes-Benz 250 se diferencia de las versiones más pequeñas de 4 cilindros de la clase media superior por su paragolpes delantero doble. El Mercedes-Benz 250 con motor de 2,2 litros de cilindrada y 96 kW (130 CV) de potencia se construyó en las versiones berlina y coupé. El modelo Mercedes-Benz 250 E disponía de inyección de gasolina y 110 kW (150 CV) de potencia. A partir de 1972, el Mercedes-Benz 250 recibió un motor nuevo ahora con 2,8 litros de cilindrada y 103 kW (140 CV). La velocidad máxima de todos los modelos era de 180 km/h.

El Mercedes-Benz 250 se comercializa por primera vez en modelo familiar

En la serie W123, fabricada entre 1976 y 1986, el Mercedes-Benz 250 se presentó con otras versiones de carrocería, mientras la producción del coupé se suspendía en favor de la del Mercedes-Benz 280. Los de Stuttgart construyeron este modelo también en una versión con una batalla 0,63 metros más larga, así como, a partir de 1978, por primera vez en versión familiar T con un equipamiento de máxima calidad y un maletero de casi 880 litros de capacidad con el banco trasero sin abatir. El Mercedes-Benz 250 se comercializó hasta 1979 con motores sin inyección de gasolina que desarrollaban 95 kW (129 CV). Posteriormente, y hasta 1985, se introdujo un motor de 103 kW (140 CV).

El Mercedes-Benz pasa a fabricarse únicamente en versión T con motores diésel

En la serie W124 que se fabricó desde 1984 y hasta el cambio de denominación de la gama a Clase E, el Mercedes-Benz 250 dejó de fabricarse en versión berlina para hacerlo exclusivamente en versión familiar y, por primera vez, con dos propulsores diésel. A los motores diésel de 66 kW (90 CV) y 69 kW (94 CV) se les sumó en 1988 un propulsor turbo de mayor potencia. El Mercedes-Benz 250 D Turbo desarrollaba 93 kW (116 CV). Las novedades incorporadas al equipamiento de seguridad a partir de 1982, y que a partir de 1992 ya se montaban de serie, fueron el sistema de frenos ABS y un airbag para el conductor.