Audi Quattro de segunda mano o nuevo. Comprar Audi Quattro ocasión y km 0

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El Audi quattro incorpora de serie la tecnología de tracción integral


Hoy en día, la tracción integral para automóviles forma parte del equipamiento de serie de muchos modelos de lujo. Incluso para pequeños utilitarios, como el Fiat Panda, los fabricantes ofrecen ya versiones con tracción a las cuatro ruedas para un mejor manejo del vehículo sobre pisos difíciles, aunque en este caso dentro del apartado del equipamiento extra. Cuando a finales de los años 70 el fabricante alemán Audi tuvo la idea de incorporar la tecnología de tracción probada en los todoterreno y en los vehículos militares a los automóviles de calle, los de Ingolstadt se adentraron en cierto modo en un terreno sin explorar. Los ingenieros de Audi se pusieron manos a la obra con el Audi Coupé, diseñado sobre la base del Audi 80. Este coupé deportivo de tracción delantera se equipó con la recién desarrollada tracción quattro que, al mismo tiempo, dio nombre al nuevo modelo: Audi quattro. En 1980 comenzó la venta a escala mundial de la primera generación de vehículos fabricados en serie con tracción a las cuatro ruedas permanente, lo que permitió a esta tecnología irrumpir de lleno en el mundo de la fabricación civil de vehículos.


El quattro original como referente tecnológico y cotizado young timer


El motivo de este éxito duradero es que los vehículos con tracción integral como el primer Audi quattro resultaron ser, gracias a una mejor tracción, sumamente estables –incluso en carreteras en muy malas condiciones–, mostrando, por lo tanto, un comportamiento especialmente seguro. Una ventaja de la que pronto se beneficiarían también los demás modelos de la casa Audi. En 1982, los de Ingolstadt ofrecían la tecnología quattro, al principio de forma opcional, en el Audi 80, su berlina de clase media. Dos años después se presentaba la berlina grande, el Audi 100, con tracción integral permanente. Del modelo quattro original de Audi se fabricaron hasta 1991 algo más de 10.000 unidades y, debido a su escaso número, éste se encuentra, junto con el cabrio, entre los «young timer» más cotizados de la marca. A modo de recordatorio al primer Audi de tracción integral, los nuevos modelos de tracción a las cuatro ruedas del Audi A4 y del Audi A6 continúan incorporando la palabra quattro en su denominación.


Las prestaciones deportivas del Audi quattro dan lugar a una nueva imagen de marca


El Audi quattro no se convirtió en el referente tecnológico de la filial de VW, sino que más bien terminó siendo sinónimo de una imagen nueva y más dinámica de la marca. Los de Ingolstadt equiparon su coupé fastback de tres puertas con unos guardabarros anchos, un spoiler trasero y, a modo de adorno, colocaron el logotipo de la marca de los cuatro anillos en la zona externa de las puertas. En comparación con el Audi Coupé normal, el Audi quattro tenía un aspecto mucho más deportivo. Y sus motorizaciones no dejaban lugar a dudas de que así era.


Las motorizaciones del Audi quattro


Desde el primer año de fabricación y hasta 1987 se montaron motores turbo de cinco cilindros de 2,1 litros de cilindrada que desarrollaban una potencia de 147 kW (200 CV) e impulsaban al coupé hasta casi los 220 km/h. El Audi quattro superaba la marca de los 100 km/h en 7,1 segundos. La versión con catalizador presentada en 1984 disponía de 119 kW (162 CV) de potencia. En 1987, esta máquina de 2,1 litros se sustituyó por un propulsor más grande de 2,2 litros de cilindrada y 147 kW (200 CV) de potencia. A partir de 1989, el modelo superior era el Audi quattro 20V que desarrollaba una potencia de 162 kW (220 CV) y aceleraba de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos. La marca fue capaz de aumentar la velocidad máxima hasta los 230 km/h. Desarrollado para los campeonatos de rallyes, en el año 1983 la marca fabricó una pequeña serie del Audi Sport quattro en versión de calle con una batalla corta y 225 kW (306 CV) que alcanzaba una velocidad máxima de 250 km/h y registraba un tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h de 4,9 segundos. En la primavera de 1991, y tras once años en el mercado, los de Ingolstadt suspendieron la producción del Audi quattro para dar paso a su sucesor, el Audi S2.

Mehr anzeigen