Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

Primera prueba de los Skoda Octavia iV y Octavia RS iV: pareja de ases

Skoda sigue aumentando su gama electrificada y ahora el turno le ha tocado al Octavia iV. La berlina checa propone una variante híbrida enchufable capaz de rozar los 50 km en modo eléctrico y proponiendo una alternativa con toque deportivo como es el Octavia RS iV. Nosotros los hemos conducido.

Hace tiempo que Skoda apuesta por las energías alternativas para impulsar su gama. Si nos centramos en su modelo más vendido, el Octavia, vemos que la berlina checa cuenta en su haber tanto con versiones de gas natural (G-TEC) como, recientemente, con sistemas micro-híbridos. Ahora bien, esta cuarta entrega del Octavia quiere convertirse en la más eficiente de cuantas han existido, y eso que ya se han comercializado más de 6,5 millones en todo el mundo, gracias a la aparición de la hibridación enchufable.

skoda-octavia-iv (7)

Tecnología que ya está presente en la marca con el Superb iV pero que ahora busca democratizarse aún más gracias a la dupla que Skoda propone con su Octavia iV y su Octavia RS iV. Y es que su precio con descuentos, financiación y unas más que esperadas segundas ayudas gubernamentales rompe la barrera de los 30.000 € en el caso de la carrocería berlina, quedándose a las puertas en la variante familiar, Combi. Nosotros hemos tenido la oportunidad de conducir ambas versiones y la realidad es que puesto a elegir, nos costaría pero quizá nos acabásemos quedando con el Octavia iV. ¿La razón? A continuación.

Reprogramado

skoda-octavia-iv (39)

Sobre el papel la elección entre el Octavia iV y Octavia RS iV sería clara, pues el segundo hace gala de un potencial conjunto de 245 V y 400 Nm, es decir, 40 CV y 50 Nm más que su versión de acceso. Sin embargo, cuando uno se entera de que dicha mejora solo se consigue con una reprogramación de la centralita, empezamos a dudar. Porque ambos Octavia enchufables ofrecen el mismo sistema híbrido compuesto por un motor de gasolina 1.4 TSI de 156 CV y otro eléctrico de 115 CV, en combinación con una caja de cambios automática DSG de seis relaciones y con una batería de iones de litio de 13 kWh con energía suficiente para que pueda circular entre 62 y 69 km en modo cero emisiones.

Si bien las prestaciones también son, lógicamente, más favorables al Octavia RS iV, pues acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos (7,8 seg. en el de acceso) y alcanza los 225 km/h (220), el gasto medio homologado bajo el ciclo WLTP es prácticamente idéntico: 1,2 l/100 km frente al 1,1 litros del iV ‘a secas’. Mientras que el tiempo de recarga de la batería es igualmente el mismo: entre 2,5 y 5 horas para obtener el 100% dependiendo de la potencia del enchufe y teniendo en cuenta que la carga máxima admitida es de 3,6 kW.

skoda-octavia-iv (23)

En marcha, por contra, sí notamos alguna que otra diferencia, sobre todo al activar el modo Sport. Más allá de tener entre manos un coche más reactivo, más durito y más ágil gracias a la configuración específica del chasis, en el habitáculo se cuela por los altavoces un sonido que pretende simular el gorgoteo de un V8 o similar pero que, en la práctica se acaba tornando demasiado atronador. Pero la realidad nos vuelve a poner en nuestro sitio y si circulamos como en realidad nos demanda este Octavia, es decir, de manera tranquila, el margen entre uno y otro es casi nulo. Quizá se pueda decantar por el RS iV dado que de serie incluye el control de chasis adaptativo DCC, pero si no somos demasiado quisquillosos con el Octavia iV tendremos más que suficiente.

skoda-octavia-iv (4)

¿Cuánto es eso? Mucho. Porque si bien los 69 km de autonomía homologada en el caso del iV berlina que hemos conducido (64 km en el RS iV) son complicados de conseguir, en realidad es fácil alcanzar los 45 km en modo cero emisiones. En dicho trayecto, el empuje del motor eléctrico es muy notable, más incluso que si nos movemos solo con el 1.4 TSI. Acción que únicamente se dará si circulamos a velocidad de crucero, pues la batería se guarda siempre un porcentaje para entregarnos todo el potencial cuando así lo requerimos. Al final del recorrido, en los casi 90 km realizados alternando todo tipo de escenarios lo que más sorprende es el gasto obtenido: 3 l/100 km y 10,9 kWh/100 km de electricidad.

skoda-octavia-iv (1)

Un dato que es posible si dejamos actuar al sistema de manera automática seleccionando el modo Hybrid. Si queremos forzar la maquinaria eléctrica solo tenemos que elegir el programa eMode e incluso si queremos guardar la carga de la batería o cargarla mientras conducimos hay que pulsar el comando Auto. Ojo, todas estas acciones se realizan mediante la pantalla táctil de 10 pulgadas, pues como es habitual en los últimos productos del Grupo Volkswagen, los botones han quedado relegados a un segundo plano. De hecho, para activar el sistema de retención en la frenada, también hay que hacerlo mediante la pantalla.

Sin cambios respecto a la gama

skoda-octavia-iv (28)

En el interior, todo es silencio y tranquilidad, virtud que nos permite echar un ojo y comprobar que tanto el Octavia iV no aporta cambios frente a cualquier otro Octavia de la gama. Únicamente un cuadro de instrumentos (digital) con diales específicos y los menús relativos al sistema híbrido en la pantalla central dan muestras de su carácter híbrido. La habitabilidad también se mantiene aunque el maletero pierde algo de capacidad por el montaje de la batería. Son 150 litros en ambas carrocerías dejando así el hueco en 450 litros para la berlina y 490 litros para el Combi. No es un mal dato en ambos casos, ni mucho menos, ya que además se acompaña de un práctico hueco para dejar los cables. Por fuera, tampoco hay una aportación estética extravagante y el Octavia iV se diferencia del resto por el logo iV en el portón, por la toma de carga situada en el paso de rueda delantero izquierdo y por la etiqueta CERO de la DGT en el parabrisas.

skoda-octavia-iv (3)

El Octavia RS iV, por su parte, sí aporta diferencias respecto al resto de la gama con el objetivo de enfatizar ese aspecto deportivo. Comenzando por fuera, además de los logos en la parte frontal y trasera se observan paragolpes específicos, pinzas de freno en rojo, llantas de aleación de 18 pulgadas con un diseño exclusivo, difusor posterior con doble salida de escape (siendo falsa la de la derecha) y un pequeño alerón en el portón en negro, color en el que también están tintadas las carcasas de los retrovisores, los marcos de las ventanillas, las barras del techo y la parrilla. De puertas para dentro nos recibe con unos espectaculares asientos deportivos con reposacabezas integrados y tapizados en tela negra, pespuntes en contraste en rojo, volante deportivo, pedales de aluminio, una pantalla exclusiva RS para el cuadro de instrumentos digital o molduras decorativas en negro.

En definitiva

skoda-octavia-iv (13)

Resulta quizá extraño que Skoda no eligiera el Octavia como el primer modelo para enchufarse aunque más allá de esta decisión comercial, lo cierto es que la cuarta generación de la berlina checa aumenta todavía más su atractivo con esta variante. Primero, por lo cómoda y fácil que resulta de llevar. Segundo, por el reducido consumo que somos capaces de conseguir circulando en marcha y tercero porque pese a la merma en el maletero mantiene una de sus grandes virtudes: el espacio. Si a eso le sumamos un rendimiento excelente y un precio de tarifa ajustado, el cóctel es casi perfecto.

Entonces, ¿por qué elegiría el Octavia iV y el Octavia RS iV? Sencillo. Porque más allá de ahorrarnos 4.200 €, solo tendríamos que esperar a que la garantía expirase para acudir a un especialista en reprogramación y sacar esos 40 CV y 50 Nm de más que oculta dicho sistema. Sí, no tendremos la exclusividad ni la deportividad visual de un RS, pero quizá merezca la pena.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Primera prueba del Skoda Octavia RS 2.0 TSI: acierto seguro

Pruebas · Skoda

Examinamos el nuevo Skoda Octavia Combi 2.0 TDi DGS 2020: ¿mejor que un Audi A4?

Pruebas · Skoda

Prueba del Skoda Superb Scout 2.0 TDI 190 CV: aventura familiar

Pruebas · Skoda
Mostrar más