Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

Examinamos el nuevo Skoda Octavia Combi 2.0 TDi DGS 2020: ¿mejor que un Audi A4?

Después de una semana y 2.000 km de pruebas del Skoda Octavia Combi 2.0 TDi con cambio DSG nos queda claro que es una excelente alternativa de compra. Verás por qué.

Desde su lanzamiento, el Skoda Octavia ha sido un éxito y un pilar para la marca checa. Su excelente relación precio/producto, su practicidad y su fiabilidad han sido sus principales bazas para conquistar a miles de conductores. En esta ocasión probamos la cuarta generación (sin contar al Octavia original anterior a la era VAG), que, como deja claro este Octavia Combi 2.0 TDi con cambio DSG, ahora suma a sus fortalezas un diseño que no envidia nada al de las marcas Premium del grupo alemán.

El nuevo Skoda Octavia Combi tiene en su imagen uno de sus puntos fuertes, junto con la versatilidad y la practicidad de sus soluciones Simply Clever típias de Skoda como los huecos para los paraguas en los paneles de puerta o la rasqueta para quitar el hielo de los cristales en la tapa del combustible. Esta versión diésel de 150 CV con cambio DSG deja claro que es una excelente alternativa para los que necesiten un coche amplio, cómodo y práctico en el que realizar viajes con frecuencia. Sus consumos son ajustados, su confort es excelente y es muy espacioso. Entre sus puntos débiles no tiene pecados imperdonables y sus fortalezas pesan más para inclinar la balanza a su favor. Es una lástima que la moda SUV esté ahogando las ventas de modelos de este tipo, mucho más prácticos para el día a día y con unos costes menores de utilización.

Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 2020: el diseño

Prueba nuevo Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 2020 Ruben Fidalgo (35) Estéticamente esta nueva generación del Octavia ha apostado por la elegancia y por lo detalles Premium como los pilotos traseros led con intermitentes secuenciales y una llamativa iluminación en los extremos de la luz de posición.

La carrocería del Combi es muy proporcionada y tiene ciertos matices deportivos que la hacen muy atractiva y, aunque las versiones no Combi (como éste 1.5 TSi probado anteriormente) también tienen un amplio portón muy práctico, éste tiene algunas ventajas como una mayor altura en la puerta trasera para entrar los pasajeros y unos litros más de capacidad de carga.

El frontal es muy atractivo y tiene las señas de identidad de Skoda con unos grandes faros (por cierto, matrix led adaptativos con excelente luminosidad) y también antinieblas de grandes dimensiones. Otro rasgo típico es la calandra cromada y algo avanzada. El conjunto es elegante y los acabados son muy buenos.

En la vista lateral se agradecen unas buenas proporciones y esas nervaduras que recorren toda la carrocería y le dan un aspecto musculoso. Mientras que en otros rivales queda un poco descolgada la zaga con un voladizo excesivo, aquí la proporción entre lo que cuelga por detrás del eje trasero y la distancia entre ejes es muy equilibrada.

La unidad de pruebas monta las llantas opcionales de 18 pulgadas. Resultan atractivas, pero no aportan ninguna ventaja más que la estética.

Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 2020: amplio y cómodo

Prueba nuevo Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 2020 Ruben Fidalgo (11) Si por fuera es más elegante y tiene un aspecto más Premium que nunca, por dentro es todavía mejor. Al abrir las puertas te encuentras con unos asientos que tienen una pinta excelente, tanto por sus formas como por su tapicería de Alcantara. El salpicadero tiene un diseño elegante y excelentes materiales, con plásticos de buen tacto y también Alcantara recubriendo parte del mismo. Por suerte no se ha abusado del plástico “negro madera de piano”.

Cuando te sientas se confirma que los asientos son muy buenos, con una ergonomía casi perfecta y un mullido muy confortable. La postura de conducción es muy cómoda y enseguida te familiarizas con los mandos. La instrumentación es muy completa y totalmente digital, pudiendo elegir entre varios formatos de presentación de la misma.

Para conseguir un interior todavía más acogedor, el Octavia Combi dispone de una iluminación ambiental con varias tonalidades que hace más llamativo el habitáculo por las noches.

Las plazas traseras son espaciosas y también son cómodas, aunque tres adultos irán algo apretados y la forma de la plaza central es menos confortable que las otras dos.

En cuanto al maletero, es muy espacioso y con unas formas muy aprovechables. Tiene varias soluciones prácticas para sujetar los bultos que llevemos en él e incluso para colgar bolsas y que no se desparrame su contenido en las curvas. Si necesitamos más espacio, podemos abatir los respaldos traseros, que dejan un suelo completamente plano.

En resumen, el Skoda Octvia Combi es un coche muy espacioso, práctico y en el que sobresalen los materiales empleados y la calidad de acabados, dignas de un modelo Premium.

Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 2020: bien equipado

Prueba nuevo Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 2020 Ruben Fidalgo (26) La unidad probada tiene un buen nivel de equipamiento, lo que permite poder afirmar que este Skoda Octavia Combi es una excelente alternativa con una buena relación precio/producto.

En el apartado de confort destaca el climatizador multizona con mandos independiente para las plazas traseras, el asiento del conductor con reglaje eléctrico, los asientos y el volante calefactados, la tapicería en Alcantara, etc.

Uno de los puntos fuertes de la dotación de este Skoda Octavia es la seguridad, con multitud de ADAS (asistentes avanzados a la conducción) de última generación. Aquí nos encontramos con el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento y centrado en el carril, la alerta de colisión con frenado de emergencia, el sistema de monitorización de la fatiga del conductor, sensores de ángulo muerto, el asistente de conducción con remolque… no está nada mal y su funcionamiento es bueno.

De entre sus asistentes, uno que agradeceremos mucho es el que nos permitirá viajar por la noche con la máxima cantidad de luz al adaptar el haz luminoso al tráfico. Funciona mejor que la media de los que he probado y no deslumbra casi nunca al tráfico contrario.

La conectividad es otro elemento que está bien resuelto en este Skoda Octavia Combi. Su sistema multimedia es de última generación y cuenta con un asistente virtual tipo Alexa que, aunque no funciona tan bien como el MBUX de Mercedes (que es en la actualidad la referencia), facilita mucho el tener que meter una dirección en el navegador, buscar una canción entre nuestros archivos, etc. Además, cuenta con Apple Car Play y Android Auto inalámbricos y de fácil conexión.

Para hacer más cómodos los viajes, el sistema de sonido firmado por Canton tiene una buena calidad de audio y el manejo a través de la pantalla táctil es sencillo gracias a unos menús muy intuitivos. Lo que no me ha gustado tanto es que el copiloto no es capaz de subir o bajar el volumen de la música por la noche porque el mando táctil no está iluminado. El conductor lo tiene fácil a través de la ruleta en el volante, pero el copiloto no acertará a encontrar dónde actuar para ajustar el sonido.

Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 2020: excelente viajero

Prueba nuevo Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 2020 Ruben Fidalgo (33) El Skoda Octavia Combi con esta combinación mecánica del motor diésel 2.0 TDi y cambio automático DSG de 7 marchas es muy adecuada para los más viajeros. El motor se ha puesto al día en materia de emisiones para cumplir con las últimas limitaciones en materia de emisiones, pero básicamente es el mismo que ya conocíamos, lo mismo que la caja de cambios DSG, que ha mejorado bastante su programación y ahora es mucho más suave y precisa en las maniobras a baja velocidad.

Esta caja de cambios dispone de rueda libre, que se activa cuando seleccionamos el modo Eco de entre los distintos programas de funcionamiento (Sport, Comfort, Indiviudual, etc.). Con ella se reducen los consumos llaneando.

Como muchos otros rivales, el Skoda Octavia ha reducido la capacidad de su depósito de combustible. Así ahorran kg de peso y reducen las emisiones que suponen importantes penalizaciones a los fabricantes. Pese a que apenas caben 48 litros, como los consumos son ajustados, su autonomía es muy buena y supera los 750 km sin repostar.

Los consumos medidos en este Skoda Octavia Combi 2.0 TDi durante la prueba han sido:

  • Urbano: 6,7 l/100 km
  • Carretera: 4,5 l/100 km
  • Autopista a 120 km/h: 5,5 l/100 km

Si a estos consumos bastante ajustados le sumamos el gran confort de marcha, el Octavia Combi resulta fantástico para viajar.

Las suspensiones son suaves y, sobre todo, han mejorado mucho la calidad de rodadura y el tacto del coche, que parece de una categoría superior. Esto se nota especialmente cuando rodamos por calles adoquinadas o asfaltos en mal estado. La dirección tiene un buen tacto y se siente precisa, además de tener un buen radio de giro que hace mucho más fáciles las maniobras y el movernos en ciudad, donde la caja de cambios automática también nos quita mucho estrés.

En carreteras secundarias y zonas viradas no balancea demasiado pese a la suavidad de las suspensiones y es suficientemente ágil. No es un coche deportivo ni pretende serlo, pero reacciona bien y transmite confianza.

A la hora de viajar por autopistas y autovías agradeceremos el excelente aislamiento acústico, los excelentes asientos y las cómodas suspensiones. Los kilómetros caen sin fatiga en el cuerpo y también se siente uno seguro en sus mandos. Sus reacciones son muy predecibles y su conducción nos pone las cosas muy fáciles.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Primera prueba del Skoda Octavia RS 2.0 TSI: acierto seguro

Pruebas · Skoda

Primera prueba de los Skoda Octavia iV y Octavia RS iV: pareja de ases

Pruebas · Skoda

Prueba del Skoda Superb Scout 2.0 TDI 190 CV: aventura familiar

Pruebas · Skoda
Mostrar más