El todocamino total

Quienes siguieran criticando al Porsche Cayenne por su falta de deportividad visual, se les han acabado los argumentos. Ya está aquí su carrocería más bella y radical. El Cayenne Coupé llega con el objetivo de encumbrar, aún más, al que es el todocamino deportivo de referencia.

A estas alturas nadie duda de la importancia del Cayenne dentro de Porsche. Superadas todas las críticas iniciales, el todocamino alemán se ha convertido, por méritos propios en una de las referencias de su segmento. Ahora, 15 años después de su lanzamiento, la firma de Stuttgart quiere agitar de nuevo la categoría con una carrocería inédita en su gama SUV como es esta Coupé que hemos probado por las infinitas rectas castellano-leonesas.

Sí, parece que Porsche le ha cogido el gustillo a eso de ofrecer carrocerías diferentes. Ya lo vimos con el Panamera Sport Turismo y ahora lo confirma con este Cayenne Coupé. Un modelo que llega para satisfacer las necesidades de esos conductores que demandaban unos rasgos más dinámicos en el gran todocamino. Conductores que quizá optasen hace tiempo por el Macan o, peor, por modelos de otros fabricantes: véase BMW X6, Mercedes-Benz GLE Coupé o más recientemente Audi Q8.

Hipermusculado

Con este último, el Cayenne Coupé guarda alguna que otra semejanza, visible en una mejor integración de esa zona trasera, punto característico del modelo. Cierto es que en líneas generarles este Cayenne Coupé es casi un calco de su hermano, aunque curiosamente estira su longitud en 13 mm y su anchura en 18 a causa de los detalles diferenciadores de su silueta.

Para enfatizar esa deportividad, los diseñadores de Stuttgart han inclinado ligeramente el pilar A y han rebajado la altura total en 20 mm. Pero el cambio más importante se centra, obviamente, en su zaga. Si opción de montar unas prácticas barras de techo a causa del montaje, de serie, de un techo solar completamente acristalado con 2,16 m2 de superficie (en opción se oferta uno íntegramente de carbono), el foco visual se centra directamente en su pilar C.

Como decíamos, la caída del techo no es radical como en los BMW o Mercedes, sino que se asemeja más al mencionado Q8 de Audi, al integrarse perfectamente en el conjunto. La luneta trasera también se coloca en una posición más diagonal mientras que el portón varía sus formas para ‘expulsar’ la matrícula y enviarla directamente al paragolpes. Zona esta que se ha revisado y que ahora ofrece un inédito difusor (con inserciones en carbono opcionalmente) y con doble salida de escape doble y real, siempre (con una forma exclusiva en el caso del Turbo).

Un detalle característico y que desatara tanto críticas como elogios (técnicos en el caso de estos últimos) es su alerón posterior móvil cuya posición varía de manera automática dejando una silueta un tanto peculiar cuando se despliega por completo. En vivo, al primer golpe de vista, la sensación es rara ya que parece que algo se ha ‘roto’ en esa parte trasera, pero dada la lógica de su movimiento (es imprescindible para generar esa carga aerodinámica a altas velocidades), uno acaba acostumbrándose.

Para cuatro o cinco

Adentrarse en su interior es hacerlo en un habitáculo conocido ya que, como era lógico, este Cayenne Coupé ofrece un puesto de conducción calcado al del Cayenne. Calidad, tecnología, pantallas y ese dial central analógico (marca de la casa) junto al arranque en la zona izquierda (otra seña de identidad) marcan su manera de ser.

Si queremos ver cambios, tenemos que irnos a la zona trasera, en donde Porsche le ha dotado de una configuración para dos ocupantes, con dos asientos deportivos individuales que aumentan la exclusividad del modelo. Enfrente se sitúa una consola central con varios mandos y entre medias hay un hueco amplio para depositar nuestras pertenencias. No obstante, al igual que ya hace con el Panamera Sport Turismo, Porsche ofrece la posibilidad a sus clientes de configurar una zona trasera para tres ocupantes… o bueno, mejor dicho, para 2+1 ya que la plaza central será casi testimonial dada su estrechez y dureza.

Ya que hablamos del confort, quien piense que por haber bajado la altura total se encontrará un Cayenne Coupé menos habitable en su zona posterior, estará lejos de acertar. Para contrarrestar esa pérdida de altura, los asientos traseros se han rebajado en 30 mm, lo cual acaba por significar que sus ocupantes gozarán incluso de 10 mm adicionales en la altura para la cabeza. Colocados en sus maravillosas butacas, un adulto de nuestra estatura (1,79 m) tendrá más de un puño de separación con el techo.

Donde sí notaremos algo de diferencia será en la capacidad del maletero. Porsche cifra su volumen total en 625 litros (600 en el Turbo), es decir, 147 menos que un Cayenne. Dato que, eso sí, es útil sin la bandeja, ya que de ésta hacia abajo (pocos son los que lo cargan hasta los topes) ofrece el mismo espacio que su hermano. En caso de requerir más volumen, siempre podremos abatir los respaldos traseros y gozar de los 1.540 litros que cifra.

A prueba

La gama Cayenne Coupé ya está disponible en nuestro mercado a elegir en tres versiones: Cayenne Coupé con su V6 turbo de 3.0 litros y 340 CV, Cayenne S Coupé con el V6 biturbo de 2.9 litros y 440 CV y el descomunal Cayenne Turbo Coupé con el V8 biturbo de 4.0 litros y 550 CV. Durante la toma de contacto, pudimos probar el primero y el último, pues la versión intermedia acaba de entrar en fase de producción y aún tardará unas semanas en llegar.

La ruta discurrió por las infinitas rectas de la estepa castellano-leonesa, donde pudimos comprobar que sea cual sea tu opción, la elección será siempre la acertada. Con la versión de acceso uno ya se sentirá satisfecho gracias no solo al excelente empuje del V6 sino incluso a la sonoridad del mismo. Además como sabemos que pocos serán los que se lo lleven por los 97.217 € de los que parte inicialmente, siempre podremos equiparlo con un sinfín de extras, como el mencionado techo de carbono que se engloba dentro del pack Sport Design (valorado en más de 15.000 €) que añade igualmente las llantas de 22 pulgadas y un sinfín de inserciones tanto exteriores como interiores en este material.

Para los que opten por el Cayenne Turbo Coupé, poco más que añadir que no dijéramos ya en la prueba del Cayenne Turbo de hace unos meses. Definido como el SUV deportivo por excelencia, no necesitamos nada más para disfrutar. Ya sea en recta, donde solo necesita 3,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, como en curva, es sin duda el todocamino total.

Ya que mencionamos la dinámica, cierto es que la pisada de este Cayenne Coupé se nota más firme que la de su hermano. Puede ser por su mayor ancho de vías trasero, por su aumento en la longitud o porque su reducción en altura ha permitido rebajar igualmente el centro de gravedad, pero lo cierto es que le percibimos de manera más ágil que a su hermano.

Parte de culpa la tienen, entre otros, el montaje de serie de elementos como la servodirección activa, el Porsche Active Suspension Managment, el Paquete Sport Chrono o la regulación de las estabilizadoras. Con esos elementos ya notamos mayor fluidez en el manejo. Pero si queremos elevar un punto las sensaciones, de obligado cumplimiento será equipar tanto el Porsche Torque Vectoring, el eje trasero direccional o los frenos PSCV de Tungsteno (de serie en el Turbo)…y si tenemos dinero de sobra, los siempre eficaces carbocerámicos.

Como ve, elementos que no harán sino subir una tarifa de precios que parte de los mencionados 97.217 € en el caso del Cayenne Coupé, sube hasta los 115.408 € en el Cayenne S Coupé y alcanza los 169.029 € en el Cayenne Turbo Coupé. Para quienes se pregunten cuál es la diferencia frente a su hermano, decir que está estipulada entre 6.000 y 8.000 €, lo cual no implica ser muy distante ya que nuestro protagonista, además de ofrecer el diseño que muchos demandábamos, hace gala de un equipamiento mucho más amplio.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Porsche 911 Carrera 4S – Reinventado

Pruebas · Porsche

Prueba: Porsche 718 Cayman S PDK – Oídos sordos

Pruebas · Porsche

Test breve: Porsche Cayenne – Fuera de su hábitat

Pruebas · Porsche
Mostrar más