Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

VÍDEO | Prueba de la Ford Transit Connect by Tinkervan: compañera de 'findes'

¿Hay algo mejor que tener tu propia casa en un vehículo que te permite viajar y habitar cada fin de semana en un sitio nuevo? Estos son los secretos de la Ford Transit Connect by Tinkervan...

Hace pocos días os trasladamos las sensaciones que nos dejó la extraordinaria Volkswagen California T6.1 durante la prueba que pudimos realizar a lo largo de siete días. Sin embargo, para muchos de los que se inician en el mundillo de las campers, esa California o cualquiera de sus rivales (Peugeot Traveller, Fiat Ducato, Mercedes Marco Polo, etc.) pueden ser demasiado tanto en lo referente a cotas como en lo que respecta a precios. Las campers más grandes permiten disfrutar de largas vacaciones prácticamente sin pisar el hogar, pero hay quien solo desea viajar con la casa a cuestas los fines de semana o utilizar estos vehículos durante estancias más cortas. Para tales casos, una de las mejores opciones que se pueden barajar desde unos 24.000 euros es esta Ford Transit Connect by Tinkervan que acabamos de probar y que os mostramos en el siguiente vídeo.

Pocas diferencias con respecto a un comercial

Antes de comentar todo lo que guarda en su interior, vamos a dar un repaso a la carrocería. La imagen es la misma que la estrenada en 2018 por la Tourneo Connect, la versión de pasajeros de la Connect comercial. Tenemos una parrilla horizontal y baja, seña habitual en los productos de Ford; un paragolpes con entradas centrales y antinieblas, y unos faros muy rasgados para tratarse de una furgoneta que, eso sí, equipan de serie luces halógenas. En opción tenemos unos faros bi-xenón con firma lumínica de led que, aparte de lo estético, aportan más seguridad en conducción nocturna.

Por supuesto, en todas las vistas tenemos el logo de Tinkervan que nos anuncia que esta Transit bien puede hacer las veces de pequeña habitación con ruedas. Destaca sobre todo el del lateral, aunque aquí lo más interesante es el toldo opcional de 2,3 metros que podemos extraer para construir en tiempo récord nuestra pequeña terraza (te contamos en el vídeo cómo se monta...) Este espacio podemos complementarlo con una mesa de uso interior y exterior que viene de serie y con un par de sillas plegables que, no obstante, no son muy prácticas ni sencillas de montar y sí bastante caras. Antes de hablar de la zaga, cabe destacar también dos cosas que me gustan: el generoso acceso que dejan las puertas y la apertura convencional de las dos ventanillas traseras, algo que no tenemos en todos los vehículos de este tipo.

Por último, en la trasera tenemos un enorme portón que se abre con facilidad -aunque hay que dejar espacio- y que nos puede cobijar de la lluvia tanto a nosotros mismos como al módulo (de nuevo opcional) de cocina, fregadero y nevera que en nuestro caso portamos y que se extrae tan solo levantando una pequeña barra inferior.

Un habitáculo algo anticuado pero muy aprovechable

prueba-ford-transit-connect-tinkervan.502

En la parte delantera, centrándonos en la posición de conducción, la primera sensación que tenemos es la de estar a los mandos de una versión comercial. De hecho, el nombre de Transit ya nos lo adelanta (las versiones de pasajeros se llaman Tourneo.) Vemos un salpicadero muy amplio, con mucha distancia desde el asiento al frontal y con muchos huecos portaobjetos, que además es demasiado sobrio. Ni siquiera la pequeña pantalla central TFT de 4,2 pulgadas con Bluetooth es de serie. Eso sí, Ford nos permite equipar una pantalla de hasta 6 pulgadas con cámara trasera y sistema SYNC 3 por casi 1.000 euros más si para el cliente supone un hándicap muy grande el no tenerla.

Los mandos de la climatización son muchos pero están bien delimitados y no resulta nada engorroso manejarlos. Es más, personalmente los prefiero a cualquier botón táctil.

La palanca de cambios (o el selector en caso de la Transit automática) nos queda muy a mano y, en este caso concreto, tiene un tacto fantástico. Justo por debajo, en lo que sería el túnel central, tenemos más huecos portaobjetos, dos tomas USB y una toma de 12 voltios.

Confort y funcionalidad

prueba-ford-transit-connect-tinkervan.441

El espacio delante, como imaginaréis, es magnífico, tanto en anchura como en altura. La posición de conducción también es buena. Ayuda el hecho de que el volante tenga muy buen agarre y un grosor correcto -más bien finito como yo prefiero-, de que la instrumentación analógica se lea de forma muy rápida y de que la visibilidad también sea inmejorable.

Los asientos son de tela, tienen un mullido más bien blandito, pero ofrecen un confort agradable tanto en viajes como en el día a día. Por cierto, en el catálogo de extras de nuestra unidad de pruebas encontramos el control de crucero adaptativo (unos 450 euros), la pantalla de 4,2 pulgadas (290 euros), los sensores de aparcamiento traseros (124 euros), el climatizador bizona (82 euros), los raíles de techo (124 euros) o el gancho del remolque (413 euros), entre otros.

Lo necesario para vivir de un lado a otro

prueba-ford-transit-connect-tinkervan.463

La parte trasera es quizá lo más importante para el cliente de una camper como esta. En configuración normal vemos que tenemos tres asientos muy habitables incluso para adultos. A pesar de tratarse de la L2 o versión de batalla larga que está preparada con 7 plazas, la camperización hace que perdamos la tercera fila en pro de una fantástica cama con colchón viscoelástico en la que pueden dormir con facilidad dos adultos de talla media. Esta cama sí viene de serie tanto con el pack Comford como con el pack Camper de Tinkervan. Para que me entendáis, solo se diferencian en que el último incorpora calefacción auxiliar con programador y el primero no. Aun así, con el primero ya entran la mesa, la batería auxiliar, la centralita de voltaje de la batería, las 4 tomas de corriente (2 usb y 2 12v), la tapicería desenfundable y la ducha eléctrica, además de la citada cama.

El maletero es a lo que es prácticamente obligatorio renunciar en esta camper, al menos si nos hemos decantado por los opcionales antes citados. Eso sí, siempre podremos montar un baúl de techo para el equipaje.

Motor diésel de 120 CV

prueba-ford-transit-connect-tinkervan.525

Llega el momento de hablar de la mecánica. Nuestra versión está disponible con un único motor, un 1.5 TDCi turbodiésel de 4 cilindros con bloque y culata de aluminio que se ofrece en dos niveles de potencia: 100 y 120 CV, como es el caso. Ambos se pueden unir a una caja manual de seis marchas o a una automática de convertidor de par con 8 relaciones.

Personalmente, el combo que recomiendo es precisamente el que conducimos, el de 120 CV y caja manual. ¿Por qué? Pues porque tenemos que tener en cuenta que estamos ante un vehículo de en torno a 2 toneladas y en cuanto le restemos un solo caballo, en según qué situaciones, lo echaremos mucho de menos... sobre todo en cuestas muy pronunciadas.

prueba-ford-transit-connect-tinkervan.455

En general, tanto el funcionamiento como la respuesta del motor son buenos. Tenemos un modo Eco que altera muy poco la respuesta del acelerador. También el refinamiento es correcto para tratarse de un diésel de no mucho cubicaje. El único "pero" es que cuando tengamos que iniciar la marcha en medio de una cuesta arriba o cuando encaremos un desnivel sin mucho impulso prácticamente siempre tendremos que reducir hasta la primera marcha.

Otro de los aspectos por los que me decantaría por la opción manual, además de por el tacto y por el recorrido de la palanca, es por los consumos, que serán más bajos que en la automática. Con esta aerodinamica y este peso, son cifras muy asumibles. Nosotros hemos registrado unas medias en autovía de 6,5 l/100, en secundarias subimos a los 8-9 l dependiendo del terreno y de los ocupantes que llevemos, y ya en ciudad será prácticamente imposible evitar los dos dígitos incluso con el Start and Stop. Con 60 litros de gasoil que caben en el depósito y estas medias, tendremos una autonomía aproximada de unos 650-700 km.

Fácil de conducir y asequible para muchos

prueba-ford-transit-connect-tinkervan.399

En cuanto al chasis, bueno, tenemos una dirección bastante asistida pero suficientemente precisa; unos frenos eficaces con buen tacto; y una suspensión lógicamente enfocada al confort. Ahora bien, en carreteras reviradas o en salidas de autovías acaracoladas tendremos que tener cuidado, porque la inercia y el peso harán que nos vayamos hacia afuera.

Como conclusión, basta con decir que con esta Transit Connect by Tinkervan podríamos recorrer el mundo igual que con una camper más grande o incluso mejor, si metemos en la ecuación la maniobrabilidad, la eficiencia, etc. Tendríamos que ir parando en según qué lugares, sí, y tendríamos hacer más paradas que por ejemplo si viajásemos en una autocaravana por eso del baño, el aseo... pero terminaremos conociendo los mismos sitios con la misma libertad, que es de lo que se trata. ¡Y a un precio mucho más asequible! Por cierto, aprovecho para desgranar la suma total de nuestra unidad para que nadie se líe con tanto extra. A los 20.000 euros de esta versión sin camperizar, debemos sumar los 4.000 o 5.000 euros adicionales de la camperización -IVA aparte- (dependiendo de si queremos o no calefacción) más otros 2.000 de las opciones que ofrece el propio preparador. Todas las cifras son aproximadas, pero os desgloso...

  • Toldo: unos 450 euros
  • Nevera: unos 600 euros
  • Cargador de la batería auxiliar: 114 euros
  • Cocina y fregadero: unos 330 euros
  • Bolsilleros en las ventanas interiores: unos 200 euros
  • 2 sillas Hellinox: 300 euros (150 euros por silla)

prueba-ford-transit-connect-tinkervan.500

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

VÍDEO| Prueba del Ford Puma ST Line X de 155 CV

Pruebas · Ford

VÍDEO| Probamos el Ford Fiesta Active Mild Hybrid

Pruebas · Ford

VÍDEO | Mustang Fastback GT vs. Mustang Mach-e: ¿pasado o futuro?

Pruebas · Ford
Mostrar más