Audi SQ2: Rozando la perfección

Ser el todocamino más pequeño de Audi no le priva de ofrecer una versión ultradeportiva. No te dejes engañar por su discreto diseño, el SQ2 esconde bajo el capó un motor de 300 CV con el que es capaz de alcanzar los 100 km/h en solo 4,8 segundos. Una bestia poderosa y divertida pero muy cara.

En su corta vida comercial, el Audi Q2 ha ganado un sinfín adeptos (e incluso algún que otro crítico). Un coche sin apenas rivales directos dada su condición Premium que pese a ofrecer un diseño sugerente y un habitáculo bastante amplio pese a sus escasos 4,19 metros.

Pese a todo, muchos de esos detractores construían sus críticas en torno a la falta de deportividad. Dicho y hecho, ya que la firma de los cuatro aros calla bocas con este SQ2, un modelo que sin competidor equiparable en el sector que no se achanta en plantar cara a modelos más grandes como el BMW X2 M35i y el CUPRA Ateca.

Fácil de reconocer

Antes de abalanzarnos sobre las impresiones dinámicas del SQ2, merece la pena repasar los elementos estéticos que le diferencian del resto de versiones. Empezando por su zaga observamos cuatro salidas de escape y un alerón trasero prominente. De lado llaman la atención los faldones laterales y llantas de 19 pulgadas con pinzas de freno rojas opcionales (405€); mientras que en su vista frontal nos topamos con una parrilla singleframe con lamas verticales secundada por tomas de aire sobredimensionadas.

Un conjunto estético que puede incrementar su deportividad incluyendo, como en nuestra unidad, el Paquete Exterior SQ2 dotado del alerón en el color de la carrocería (Gris Quantum Audi Exclusive), carcasas de los retrovisores negras y embellecedores de escape negros. Un extra de equipamiento de 950€. Todo ello enclavado en una carrocería que aumenta su longitud en dos centímetros, llegando ahora a los 4,21 metros.

De puertas para dentro el habitáculo es el mismo en cuanto a dimensiones. Mismo espacio para las piernas y una sacrificada plaza trasera central que podrá ser utilizada de manera esporádica por un adulto. En cuanto al maletero, nada nuevo que no se observe ya en los Q2 dotados de tracción total, donde dicho sistema reduce su capacidad hasta los 355 litros (405 en los Q2 4x2).

Más por más

Donde el SQ2 gana enteros es en el equipamiento, tanto en el de serie como, sobre todo, en el opcional. De fábrica ofrece elementos como los asientos deportivos, volante multifunción, Virtual Cockpit con una pantalla de 12,3 pulgadas, retrovisores calefactables, frenos deportivos o climatizador automático entre otros.

Pero si se quiere gozar de la unidad que ilustra estas líneas, ve preparando la chequera, porque este SQ2 viene cargado de extras. Empezando por el Paquete Interior SQ2 de 2.285€ que incluye la tapicería en cuero Napa y Rojo Magma, inserciones interiores iluminadas y anillos del aire acondicionado en rojo a juego con la tapicería, Head Up Display (760€), Cámara Trasera (485€), Audi Park Assist (150€), Audi Phone Box con carga por inducción (435€), Equipo de Sonido Bang & Olufsen (1.005€) y Portón con apertura eléctrica (620€).

Estos extras, y otros más en materia de asistentes y seguridad como el Audi Active Line Assist o el Sistema de Alarma antirrobo, elevan al SQ2 a una categoría superior tanto en calidad como en precio..., sobre todo en precio. Y es que a los 56.850 € que se piden de inicio por él, nuestra unidad sumó nada menos que otros 10.000 € en opciones. Demasiado dinero quizá.

A lo que os interesa

Una vez repasados los elementos diferenciadores y más exclusivos de este SUV deportivo, nos toca hablar de su poderosa mecánica. Nos ponemos serios, pues bajo su capó se esconde el afamado bloque 2.0 TFSI con 300 CV y 400 Nm. La potencia se entrega entre las 5.300 y 6.500 rpm mientras que el par máximo aparece en el rango entre las 2.000 y las 5.200 vueltas. Es decir, tenemos potencia en absolutamente todo el rango de potencia, hecho que notamos al acometer la primera recta. Alucinante.

Pero es que además de esa potencia, el sistema de tracción total inteligente quattro nos ofrece la adherencia, estabilidad y seguridad para circular con gran rapidez por cualquier trazado. Por defecto circularemos con toda la potencia en el eje delantero pero gracias al embrague hidráulico multidisco gestionado electrónicamente, el coche es capaz de transferir el 100% de la potencia a las ruedas traseras en caso de pérdida de adherencia en las delanteras. Será cuestión de milisegundos que el eje trasero nos catapulte hacia delante.

Por tanto a la hora de conducirlo tenemos un coche casi perfecto. Pese a que no vamos sentados en un deportivo al uso, todas las sensaciones en la práctica son muy parecidas. El Audi Drive Select, de serie, trae 5 modos diferentes de conducción. Confort, Auto e Individual por un lado a los que apenas les hemos dado uso. Y por otro, Efficiency y Dynamic. Salvo ocasiones contadas, hemos rodado en Dynamic. De esta manera la caja de cambios automática S Tronic de doble embrague exprime las marchas hasta el corte y los escapes sueltan un sonido estremecedor. Además, está disponible la función de Launch Control con la que plantamos el velocímetro en 100 km/h desde parado en tan solo 4,8 segundos.

En carretera es cómodo, está capacitado para hacer kilómetros sin fatigarnos y si circulamos tranquilos y con el modo Efficiency activado, podremos conseguir un consumo contenido, pudiendo ver datos como los 7,5 l/100 km (aunque en condiciones ‘normales’ el gasto no bajó de los 10 litros).

Y por condiciones normales nos referimos a afrontar, casi en exclusiva, cualquier carretera secundaria que se nos ponga delante, lugar en el que más partido sacamos a su deportividad. Más allá del exquisito empuje de su motor, encontramos una puesta a punto del chasis casi perfecta, con un paso por curva preciso que transmite seguridad. La dirección directa y rápida. Los amortiguadores están mejorados respecto al Q2 de serie, absorbiendo mejor las irregularidades gracias al control variable de los amortiguadores.

Sea como fuere, la firma de los aros ha conseguido un deportivo casi perfecto. Con un diseño muy “chic” tanto por fuera como por dentro y con unas prestaciones alucinantes. Pero estamos en la misma tesitura de siempre. Con lo que vale el SQ2, puedes optar por muchas otras alternativas. Pero a su vez, esto va por gustos y lo bueno se paga caro. Por tanto nos limitamos a exponer los hechos y a dejar el debate entreabierto. Y por eso este Audi SQ2 es casi perfecto.

Ficha Técnica Audi SQ2 TFSI Quattro S-Tronic

Motor: Gasolina, cuatro cilindros en línea turboalimentado

Cilindrada: 1.989 cm3

Potencia: 300 CV entre 5.300-6.500 rpm

Par: 400 Nm entre 2.000-5.200 rpm

Velocidad Máxima: 250 km/h

0-100 km/h: 4,8 seg.

Consumo combinado (WLTP): 8,7 l/100 km

Emisiones CO2: 195 gr/km

Dimensiones: 4.210 / 1.800/ 1.520 milímetros

Maletero: 355-1.000 litros

Peso: 1.5885 kg.

Cambio: Automático, de doble embrague, de siete velocidades

Depósito: 55 litros

Precio: 56.850 euros

Precio ud. probada: 66.515 euros

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Audi Q8 50 TDI – Abanderado de lujo

Pruebas · Audi

Prueba: Audi A6 50 TDI – Virtuoso

Pruebas · Audi

Prueba: Audi A7 Sportback 50 TFSI – Elegancia innata

Pruebas · Audi
Mostrar más