Primer contacto: Toyota RAV4 AWD-i – Atracción total

El nuevo Toyota RAV4 Hybrid empieza a recibir las primeras unidades asociadas a la tracción total inteligente AWD-i. Por eso hemos decidido meterles directamente en la nieve para probar sus virtudes y, sobre todo, para saber si los 3.000 € adicionales merecen la pena.

Pionero entre los de su especie, el Toyota RAV4 Hybrid ha sabido coger, mejor que nadie, el testigo de la hibridación impuesta por el Prius hace más de dos décadas. Ahora, con la quinta generación recién estrenada (las entregas comenzaron a principios de año), la firma japonesa nos ha citado en un paraje completamente nevado, como es el Snow Zone del Xanadú, para comprobar la eficacia de su tracción total inteligente.

Un sistema que ha sido mejorado de cara a esta quinta entrega y del que los primeros clientes podrán ya disfrutar gracias a que los concesionarios de la firma ya han empezado a recibir las primeras unidades. Variantes que, según la propia Toyota, son cada vez más demandadas por un tipo de cliente que no solo busca la aventura en familia y las emociones fuertes, sino que están fuertemente preocupados por la seguridad. Un aspecto clave, este último que, según las estimaciones, ocasionará que un tercio de los RAV4 Hybrid que se soliciten, lleven impresas las siglas AWD-i.

Con total seguridad

En el apartado teórico, esto supone un ligero incremento de la potencia final, ya que gracias al montaje de un segundo motor eléctrico, los RAV4 AWD-i incrementan su cifra hasta los 222 CV (218 CV en los 4x2). Un aumento insignificante incluso en condiciones de conducción reales, pero que resulta determinante a la hora de afrontar terrenos resbaladizos como en el que nos encontrábamos. Sobre todo por la inestimable ayuda que proporciona en las arrancadas, evitando que las ruedas pierdan demasiada tracción.

Neumáticos que, todo dicho sea de paso, durante la presentación realizada no eran otros que los nuevos Bridgestone Weather Control A005. Unas gomas de todo tiempo que se demostraron toda su eficacia durante las pruebas y que pueden ser equipadas en el RAV4 Hybrid AWD-i como elemento opcional.

Con una combinación con esta, no es de extrañar que el RAV4 mantuviera la trazada y las condiciones de seguridad durante las pruebas, llegando a sortear una pendiente hasta del 17%. En curvas cerradas, el sistema actuaba de manera eficaz, repartiendo el par entre ambos ejes con rapidez y evitando cualquier pérdida de tracción. Condiciones que también se extrapolaron al Prius.

Sí, el creador de la hibridación acaba de sufrir una ligera renovación de gama en la que además de retocar varios puntos estéticos, se ha introducido como gran novedad una variante de tracción total. La toma de contacto fue mucho más breve por lo que nos guardamos cualquier valoración para cuando tengamos el coche para probar.

Máximo agarre

En comparación con su predecesor, el par máximo a las ruedas traseras se ha incrementado un 30%, de 953 a 1.300 Nm, lo que iguala o supera el par alcanzado por los sistemas mecánicos y ofrece un rendimiento más firme. Del mismo modo, la distribución entre ambos ejes permite ahora que el trasero reciba hasta el 80% del par (antes el 60%) en función de las condiciones de la conducción

Por si eso no fuera suficiente, su rendimiento se ha mejorado aún más gracias a la introducción de la gestión integrada 4x4 (AWD Integrated Management). Esta función ajusta automáticamente los distintos sistemas del vehículo (dirección asistida, control del freno y el acelerador, caja de cambios y distribución del par motor) en función del programa de conducción seleccionado: Normal, Eco o Sport.

Una terna a la que se suma un modo exclusivo de las variantes 4x4 como es el Trail. Al activarlo, realizaría la misma labor que un diferencial de deslizamiento limitado, garantizando así el mejor agarre y el máximo control tanto en superficies de baja adherencia como en tramos off road más complicados. Con este programa, se puede frenar la rueda que gira libremente y redirigir el par motor a la rueda en contacto con el suelo. El control del acelerador y la respuesta de la transmisión también se adaptan para ayudar al conductor a mantener el vehículo en movimiento evitando así que se quede atascado.

Ya a la venta

Como decíamos, las primeras unidades de los Toyota RAV4 Hybrid AWD-i ya han empezado a aterrizar en los concesionarios, pudiendo asociarse a cualquiera de los cuatro acabados que componen la gama: Advance, Advance Plus, Feel y Luxury. En comparación con las variantes de tracción delantera, el sobreprecio de este sistema es de 3.000 €, dejando así su tarifa inicial en los 34.800 €. No obstante, Toyota ha lanzado una promoción de 1.000 € a descontar para las 500 primeras unidades, dejando su precio en los 33.800 €.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Nuevo nivel de conducción autónoma

Inversión de futuro

Nueva e intimidante generación

Mostrar más