Comienza la electroera

Porsche ya tiene su primer eléctrico. El Taycan tiene visos de convertirse en un auténtico mito automovilístico. Si quieres saber por qué, no pares ahora de leer.

Por fin ha llegado el día. El día en el que Porsche da un puñetazo encima de la mesa y presenta su primer eléctrico: el Taycan. Hace unos días conocimos cómo era su interior y unos días después supimos que se convertía en el deportivo eléctrico más rápido de Nürburgring para, ahora, poder hablar de él con todo lujo de detalles.

Entre el 911 y Panamera

El Taycan ha llegado no solo para revolucionar el segmento de los vehículos eléctricos en particular, sino el sector, en general. Empezando por el diseño. Muchos teníamos cierto respeto ante la silueta que podría mostrar de manera definitiva, pero tras ser desvelado de manera simultánea en tres continentes, América (Canadá), Europa (Berlín) y Asia (China) lo cierto es que las sensaciones no han podido ser más satisfactorias.

Con una carrocería de 4 puertas, el Taycan ofrece una longitud de 4,95 metros, una anchura de 1,95 y una altura de 1,38 metros. Cotas que le sitúan justo entre medias de los 911 y Panamera. Más adelante, la gama se completará con la llegada de una variante de tintes camperos derivada del Concept Mission E Cross Turismo.

Cautivador

Como decimos, presenta un diseño cautivador, típico de Porsche, con líneas anchas y esculturales en el que destaca, sobre todo, la zaga. Sobredimensionada y a la que se llega a través de una caída de techo pronunciada y unos pasos de rueda grandísimos, está presidida por una tira de LED con efecto 3D que ocupa toda la anchura del vehículo. No podían faltar el alerón trasero retráctil o el difusor, con un gran atractivo pese a carecer de salidas de escape. El frontal destaca por sus líneas particularmente anchas y planas, con perfiles muy marcados y unos grupos ópticos con los características luces diurnas de cuatro puntos que, en opción, pueden ir acompañadas de la tecnología Matrix LED.

Bajo ellos se colocan dos tomas de aire que envían el aire hacia las ruedas refrigerando así los frenos y reduciendo la resistencia aerodinámica. Porque a este Taycan parece no gustarle nada el viento, tal y como demuestra un coeficiente aerodinámico Cx de tan solo 0,22, el mejor de Porsche y del segmento eléctrico.

Entorno digital

Del habitáculo pocos detalles a mencionar que no os trajéramos hace unos días. Los diseñadores germanos han reinterpretado el típico puesto de conducción de sus modelos y lo han modernizado. Destaca la ausencia de los diales analógicos en el cuadro de instrumentos en detrimento de una pantalla curvada de 16,8 pulgadas que se ofertará de serie en todas las versiones.

Monitor al que acompañan otras cuatro pantallas, dos colocadas en la zona central, al estilo de los últimos Audi y otra opcional que podrá situarse justo delante del copiloto. Entre algunas de sus peculiaridades están el arranque pisando el pedal del freno, al estilo del Tesla Model S (aunque sigue ofreciendo un botón de arranque situado a la izquierda), y la ausencia total de cuero si así se desea, sustituyéndolo por materiales reciclados.

En lo que a habitabilidad se refiere, el Taycan está configurado para cinco ocupantes al tiempo que ofrece dos maleteros, uno delantero con una capacidad de 81 litros y otro trasero de 366 litros.

Rendimiento made in Porsche

Llegamos a uno de los apartados más importantes de este vehículo: el grupo propulsor. Ser el primer eléctrico de una marca como Porsche no está exento de presión. Por ello, los ingenieros alemanes han sido cuidadosos a la hora de desarrollar este Taycan y, visto lo visto, parece que han conseguido su cometido.

Cuenta con dos motores, uno en cada eje (proporcionando así tracción total), una transmisión de dos velocidades situada en el eje trasero y un inversor que se agrupan en un conjunto de formas muy compactas. Además, los módulos tienen la mayor densidad de potencia (kW por litro de espacio) de todos los sistemas de propulsión eléctricos que hay actualmente en el mercado.

Dos serán las versiones a comercializar: Turbo y Turbo S (la tradición se impone en esto de las nomenclaturas pese a carecer cualquiera de las dos de turbo). La primera genera una potencia de 680 CV (500 kW) logrando una aceleración de 0 a 100 km/h de 3,2 segundos,m mientras que la más potente pulveriza todos los registros al desarrollar nada menos que 761 CV (560 kW) y bajar el paso de 0 a 100 km/h hasta los 2,8 segundos. Sí comparten punta de velocidad: 260 km/h.

En ambos, la batería de iones de litio tiene una capacidad de 93,4 kWh aunque las cifras de autonomía varían, obviamente, a causa del diferente rendimiento. Así, mientras que el Turbo es capaz de recorrer 450 km entre cargas, el Turbo S lo rebaja hasta los 412 kilómetros.

Ahora bien, el Taycan es el primer vehículo de producción con un sistema eléctrico de 800 voltios, en lugar de los habituales 400. Esto supone una gran ventaja para sus conductores, ya que implica que enchufándolo a una toma de carga rápida con corriente continua (CC) en tan solo cinco minutos la batería se recarga lo suficiente para cubrir una distancia de hasta 100 kilómetros (WLTP). El tiempo necesario para que la batería se cargue del 5 al 80% (en condiciones ideales) es de 22,5 minutos y la potencia máxima de carga de 270 kW.

Un chasis a la altura

Más allá de su diseño, interior o prestaciones, lo que realmente define a un Porsche es su dinámica de conducción… y este Taycan parece que no va a defraudar en absoluto. Tal es así que emplea los mismos sistemas y ‘entresijos’ que los 911 o Panamera. Entre los más destacados están la suspensión neumática adaptativa con tecnología de tres cámaras y control electrónico de amortiguadores (PASM), el sistema electromecánico de estabilización de balanceo (PDCC Sport) con el sistema Porsche Torque Vectoring Plus (PTV Plus) o el selector de modos de conducción con cuatro programas: Range, Normal, Sport y Sport+.

El control de la tracción total mediante dos motores eléctricos y el sistema de recuperación de energía también son únicos. La capacidad de recuperación es de hasta 355 CV (265 kW), una potencia significativamente mayor que la de los competidores. Las pruebas realizadas durante las fases de desarrollo han demostrado que aproximadamente el 90% del frenado diario se realiza solo con los motores eléctricos, sin necesidad de actuar sobre el sistema hidráulico de frenada.

El primero de muchos

El Taycan es el primer eléctrico de la historia de Porsche. Tras él llegará la comentada versión campera y más adelante su gama eléctrica se irá ampliando con innumerables modelos electrificados, ya sea de manera completa o a través de la hibridación enchufable (el Cayenne Turbo S E-Hybrid es una buena prueba de ello).

Sea como fuere, quien quiera unirse a los 1.200 clientes que ya pre-reservaron su Taycan hace tiempo ha de saber que para optar por uno de los dos Taycan deberá desembolsar 155.648 € en el caso del Turbo y 189.528 € en el del Turbo S.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Punta de lanza

Noticias

Así es el neumático del futuro según Continental

Noticias

Urbano de carreras

Noticias
Mostrar más