Coches para principiantes

Autohersteller in UK

Mucho se ha hablado sobre cuáles son los coches para principiantes y novatos más adecuados. Por eso, se consideran buenos coches para principiantes aquellos que no poseen una potencia excesiva y favorecen una conducción sencilla y relajada.

Compartir

Por eso, se consideran buenos coches para principiantes aquellos que no poseen una potencia excesiva y favorecen una conducción sencilla y relajada.

Características de los mejores coches para principiantes

Sin género de dudas, la familiaridad es un punto de partida útil a la hora de escoger el primer coche que se va a conducir. Por eso, si es posible, adquirir un auto que ya se ha utilizado en las prácticas de la autoescuela, o que ha estado presente en la familia, simplifica el proceso de acostumbrarse a conducirlo. El sentido común establece, por otra parte, que los mejores coches para empezar a conducir no son demasiado grandes, ya que un volumen excesivo dificulta su manejo y el control, incrementando el riesgo de roces que, por otra parte, ya suele ser alto entre los conductores apenas experimentados. Por eso, como regla general, los utilitarios compactos son los coches idóneos para comenzar a rodar, siempre y cuando no haya que realizar largos desplazamientos de una manera frecuente.

Un consejo técnico muy útil para elegir estos coches para principiantes es no comenzar con un auto de cambio automático. El cambio de marchas manual, además de ser el habitual en los coches de autoescuelas, favorece una comprensión mayor de cómo funciona un coche, obliga a prestar más atención a la conducción y, en consecuencia, reduce las potenciales distracciones y la peligrosa apatía de su conductor. Además, llegado el caso, cuando un conductor novato se acostumbra al cambio automático, le resulta ciertamente complicado desenvolverse después con el otro sistema, lo cual no ocurre a la inversa.

Coches apropiados para conductores noveles

No hay que querer correr antes de haber aprendido a andar. Los coches con potencia moderada (unos 70 CV) son más que suficiente para empezar a rodarse. Con ellos resulta más sencillo aprender a dominar las máquinas, y siempre habrá tiempo después de conducir un coche más potente cuando la pericia del chófer se haya consolidado. Entre los mejores coches para noveles se encuentran los vehículos de segunda mano, cuyo precio y valor inferior a los nuevos reducen la intranquilidad y el estrés en la conducción inexperta.

Como ejemplos de coches para principiantes habitualmente recomendados figuran el Peugeot 208, el Hyundai i20, el Ford Fiesta, el Fiat Punto y el Citroën C3, así como cualquier otro vehículo de gama similar e idénticas prestaciones. Estos modelos, y otros semejantes, se convierten en los coches más convenientes para noveles porque les permiten conducir con mayor tranquilidad, sin injerencias ni dificultades innecesarias, afianzando progresivamente el dominio del vehículo que todo conductor inexperto debe ir adquiriendo de una manera progresiva.