Circulando cuesta abajo puede poner punto muerto para ahorrar carburante

combustible

¿Circulando cuesta abajo puede poner punto muerto para ahorrar carburante? Esta pregunta se la hacen muchos conductores a diario. De hecho, es una creencia bastante extendida entre ellos, sobre todo, cuando poseen bastantes años de antigüedad en su carnet de conducir, lo que se debe a que, en los vehículos fabricados en la década de los 80 y anteriores, era verdad. Sin embargo, desde hace casi treinta años, es rotundamente falsa y, además, peligrosa. Así que, en definitiva, no es posible ahorrar gasolina en punto muerto.

¿Circulando cuesta abajo puede poner punto muerto para ahorrar carburante o no?

Hasta el momento en el que, a principios de los 90, el sistema de alimentación de los coches dejó de funcionar a través de un carburador, el cual exigía siempre una inyección de combustible al motor para que este siguiese girando, no es posible obtener un ahorro de gasolina en punto muerto. Sin embargo, esto, que puede suponer un paso atrás, realmente no lo es ya que los nuevos sistemas se han perfeccionado para permitir el descenso en el consumo por otras vías. Fundamentalmente, esto es posible gracias a la inercia.

Los coches modernos, a partir de los 20 km/h, son capaces de aprovechar la inercia en forma de energía cinética para desplazarse cuando tienen una marcha insertada y no se pisa el acelerador. Evidentemente, la velocidad se reduce moderadamente debido a la acción del viento y la fricción mecánica, salvo en el caso de los descensos. Tanto es así que, en el caso de los vehículos de inyección monopunto, multipunto o electrónica, ya sean diésel o gasolina, el consumo es nulo. Sin embargo, al desengranar la marcha, el automóvil deja de aprovechar la energía cinética y, para mantener el motor en movimiento, envía combustible a los inyectores para que este no se detenga.

¿Circulando cuesta abajo puede poner punto muerto para ahorrar carburante? Problemas de seguridad

Poner punto muerto en un descenso es una aberración en materia de seguridad. Lo primero es que, al hacerlo, el sistema de frenado se verá más exigido ya que se pierde la acción del freno motor, lo que repercute en un mayor desgaste de las pastillas y los discos y una menor vida útil. Además, el vehículo es más difícil de controlar ya que pierde estabilidad al tomar las curvas. Especialmente peligroso es apagar el motor ya que el pedal del freno se endurece y, en algunos casos, puede bloquearse también la dirección.

Volver arriba