Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

VÍDEO| 5 claves para consumir menos: ahorra combustible y aprovecha el dinero

Vemos, con asombro, como los precios de los combustibles han sufrido un desmesurado, repentino y enorme aumento. Con estas indicaciones y atendiendo a nuestra manera de conducir, podemos conseguir que lo que ya hemos pagado nos sirva para llegar más lejos.

La verdad que, viendo a muchos conductores en el día a día, parece que la gasolina no les cueste dinero. Podría tratarse de coches oficiales con una prisa especial y, sin duda, necesaria; o de caros deportivos cuyos dueños, en principio, no tienen problemas económicos; o de coches de alta gama con muchos ceros en la factura que son conducidos por personas despreocupas con el precio de las cosas. Pero no es así. Vemos coches normales y corrientes, populares, nuevos o viejos, conducidos por hombres o mujeres que bien parece que les regalen el carburante por la despreocupación y escasa visión general con la circulan .

La manera de conducir influye, directamente, en el consumo de combustible. Es importantísimo. El coche que menos consume del mundo, no lo conseguiría si no está bien conducido. Hay coches que consumen muy poco, híbridos díesel como el Kia Sportage o, directamente, coches diésel como el Citroën C4 HDI o el Peugeot 508 HDI, que nos pueden ayudar a que el combustible que ya hemos pagado, el combustible que tenemos en nuestro coche, nos lleve más lejos. Pero conduciendo correctamente.

Sí te adelantamos que las claves que te vamos a dar necesitan de tu atención y, seguramente, de tu modificación en la manera de conducir. También puedes revisar este reportaje sobre conducción eficiente. Las que te decimos ahora son sencillas y no hace falta ser Fernando Alonso ni tener el mejor coche del mundo. Son claves que podemos aplicar en nuestra conducción diaria y que, llevadas a cabo correctamente, harán que tu combustible dure más.

En este vídeo también puedes ver lo que te contamos. Entra en nuestro canal y, si te gusta lo que ves, suscríbete y díselo a tus amigos. Y, si no te gusta, díselo a tus enemigos, para que se suscriban ellos.

La mecánica, tenla en cuenta para el ahorro

20 consumos

Sí, este artículo gira en torno al conductor, pero vamos a ver un elemento importante a la hora de ahorrar: el aire. No vamos a entrar calidades de aire o temperaturas que afecten al rendimiento (mejor aire frío, ya que estamos). No, hablamos del aire que llevamos en las ruedas. Siempre, presiones correctas. Las ruedas generan muchísimo rozamiento, cosa que agradecemos, y que lleven la presión correcta hacen que trabajen de manera óptima. Revisa las presiones una vez al mes. Si dudas, pon un poco, repetimos: un poco, de aire de más. En la gasolinera, seguro que te orientan o lleva el coche al taller.

El resto de elementos mecánicos, por supuesto, mejor en buen estado: filtros, aceite, inyección. Consulta en tu taller qué elementos toca revisar en tu coche para que esté “en forma”.

Suavidad, divino tesoro circulando

10 consumos

Realizar una conducción suave, tranquila, relajada hará que el coche consuma menos. No hablamos de hacerlo lenta o torpemente, sino de hacerlo suavemente. Por ejemplo: salir desde parado. En un coche automático, pisa el acelerador lenta y progresivamente. En uno manual, suelta suavemente el embrague y acelera muy poco a poco. Ve ganando velocidad en progresión, cambia a segunda marcha a 10 kilómetros por hora, a tercera a 20 y así… hasta llegar al siguiente semáforo. Y esta es la clave: el semáforo. Fíjate que, por mucho que corras, si no te “pilla” el siguiente semáforo en rojo, lo hace el que le sigue. Raro es pasar todos los semáforos en verde. Es frustrante. Por eso, no corras hacia un semáforo en rojo. Aparte, que no puedes pasar de 50 km/h en vías urbanas.

Mantén tu espacio para bajar consumo

18 consumos

Tú vas haciendo tu conducción suave, a un ritmo constante. La clave: “constancia”, mantener la velocidad ya ganada. Para ello, necesitas tu espacio. No te pegues al coche de delante, ni mucho menos “le presiones” o aceleres para impedir o dificultarle el acceso o la incorporación. Que un coche se mete, bien, me fijo en lo que quiere hacer, me anticipo, levanto el acelerador y no freno. Con “verle venir” y levantar el pie, no pierdo casi velocidad.

Conserva lo ganado en velocidad

13 consumos

Aunque parezca que se te cuelan todos y que vas dejando pasar hasta a los caracoles, en realidad, no estás perdiendo tiempo. Es posible que, en un trayecto urbano de 8 o 10 kilómetros, “crono en mano”, llegues 1 o 2 minutos después que alguien que no conduce como te decimos. Los semáforos en rojo, un peatón que cruza por donde no debe, el autobús que hemos de facilitar que se incorpore… hay muchos factores que nos obligan a frenar… si no corres, si mantienes tu velocidad moderada constante, tardas más o menos lo mismo que yendo de acelerón en frenazo y de frenazo en acelerón.

Por otra parte, y aunque solo sea “por encima”, queremos reseñar el estrés que te autogeneras por una conducción alejada del relax, las situaciones de conflicto que surgen con otros conductores y lo que te expones a multas por, por ejemplo, radares de velocidad.

Las glorietas, amigas desconocidas

14 consumos

La clave de la glorieta es que no hay que pararse. Tienen un “Ceda el paso”, no un Stop. Verás a miles, no exageramos, a miles de conductores que frenan en la glorieta hasta pararse o casi pararse. Por sistema. Esto les hace perder toda la velocidad ganada. Han desperdiciado la gasolina consumida.

La anticipación es clave en la conducción. Para evitar un accidente, para esquivar, para no frenar si no hace falta… Llega a la glorieta a la velocidad de la vía. Y ve levantando el pie del acelerador para “dejar llegar” al coche. Mira muy lejos y busca coches que estén circulando por la glorieta o que vengan por tu izquierda. Si no los hay, no pegues un frenazo… puedes pasar libremente.

Da un poco de vértigo, ¿verdad?. No, si vas a la velocidad adecuada. Seguramente, habrás llegado a la glorieta tras haber pasado 3 señales de límite de velocidad: 70, 50 y 30. Si llegas a unos 30 por hora a la glorieta, habiendo mirado y viendo que está despejada, no hace falta frenar. Claro, si llegas a 70 km/h y te pones a mirar cuando ya ves el triángulo de “ceda el paso” en el suelo, normal que tengas que dar un frenazo. De nuevo: anticipación y suavidad.

En carretera, no corras porque no ganas

11 consumos

Correr en carretera, para llegar antes, no es apropiado. En un trayecto de 100 kilómetros, puede, y solo puede, que ganes 3 o 4 minutos. Puedes opinar lo que quieras, pero ir gastando gasolina de más por ganar 3 minutos no nos parece lo más inteligente del mundo. Mantén la velocidad ganada, no te pegues al de delante, conserva tu ritmo, tu espacio y trata de ir “todo el tiempo” a los 90 km/h de velocidad legal. Sí, no es fácil. Pero ya te avisamos más arriba de que había que “currar”.

Al final, quédate con ir a un ritmo moderado y constante. Nada de acelerón para frenar 200 metros más adelante. La velocidad que has ganado te ha costado dinero, trata de mantenerla. Anticípate, practica lo que te hemos contado y se suave. Calma y mantén el ritmo.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

VÍDEO| Apple CarPlay: qué es y cómo funciona

Asesor · Tecnología del automóvil

Qué son los neumáticos "para todo tiempo"

Asesor · Tecnología del automóvil

Motor de arranque eléctrico

Asesor · Tecnología del automóvil
Mostrar más