Prueba Volkswagen Polo GTI: Reescribiendo la historia

Probamos uno de los modelos más radicales del segmento B, el Polo GTI. Volkswagen ha estampado sus históricas siglas en la nueva generación del pequeño Polo y ha logrado un coche de alucinantes prestaciones. Divertido, poderoso y pasional se le queda corto.

Estamos ante la sexta entrega de un coche que nació en 1975 para cosechar éxito tras éxito, generación tras generación. Volkswagen presentó las siglas GTI por primera vez en su Golf I en 1976 pero no fue hasta 1998 cuando su hermano pequeño, el Polo, montó esas siglas ya en su tercera generación. Y desde entonces la firma alemana no ha faltado a su cita. Pero, ¿estamos posiblemente ante el mejor Polo GTI de la historia de Volkswagen? Todo apunta a que sí.

Las apariencias engañan

El nuevo Polo GTI es más grande y habitable que su generación anterior. Gracias a la plataforma MQB-A0 es 8 cm mas largo y 7 cm más ancho, aunque ligeramente más bajo. El pequeño de los GTI se ha hecho mayor, ha madurado. Pero su estética provoca controversia. Es muy bonito, pero a muchos les parece demasiado discreto para ser un deportivo. A mi me encanta que no aparente ser lo que es.

El frontal ha cambiado gracias a sus prominentes entradas de aire y un nuevo paragolpes con un faldón a ras de suelo. Uno de los detalles más bonitos es su franja roja en toda la calandra delantera con el añadido de las siglas GTI.

Siguiendo la línea, en el lateral vemos sus llantas de 17 pulgadas con pizas rojas a juego con la inscripción GTI situada encima del paso de rueda. Por último su zaga es quizás lo que menos ha cambiado. Pese a ello, cuenta con un pequeño alerón trasero y un doble escape que, en modo Sport, nos deleita con un sonido sinfónico.

Discreción interior

De puertas para dentro tampoco hay grandísimos cambios. Se respira un ambiente tranquilo pero con reminiscencia del pasado. Los asientos son muy cómodos, el volante deportivo y las molduras del salpicadero y consola central en rojo van a juego con los detalles exteriores. La sensación de confort aumenta gracias a los elementos tecnológicos y que nuestra unidad equipaba como extras. Techo corredizo (915€), carga inductiva (120€), Navegador (810€), Sistema de ángulo muerto (310€) o cámara de marcha atrás (285€).

La habitabilidad es aceptable para los ocupantes delanteros y, viajando un máximo de dos adultos, también lo es en las plazas traseras. Por mucho que sus cotas hayan aumentado, no podremos viajar con tres mayores en la parte trasera sin que las piernas y los hombros sufran. Para trayectos largos sus asientos envuelven genial y para carreteras ratoneras agarran con facilidad.

Un juguete muy veloz

Llegamos a lo verdaderamente importante de este Volkswagen Polo GTI que no es otro que el motor que esconde bajo el capó. Allí se aloja el archiconocido bloque 2.0 TSI de cuatro cilindros, turbo, que genera 200 CV y 320 Nm. Mientras que el par máximo se ofrece en el amplísimo rango de 1.500 a 4.400 rpm, los caballos se entregan desde las 4.400 hasta las 6.000 vueltas. La patada es brutal y constante a cualquier velocidad. Da igual que sea en ciudad que en autopista, este pequeñín te lo da todo y todo el rato. A este sinvivir de adrenalina se le añade una caja de cambios DSG de 6 velocidades que funciona de maravilla. En modo manual y Sport, exprime las marchas y responde de forma inmediata al toque de las levas.

Mientras que en ciudad no llama mucho la atención y en autopista es cómodo y ultra veloz, donde realmente destaca y te sorprende, es en los tramos ratoneros. Con el modo Sport activado, la dirección y suspensión se endurecen dándole una calidad de conducción mayor, si cabe. Es ágil, muy ágil. Su chasis está perfectamente calibrado para darnos estabilidad en los pasos por curva. El único inconveniente en estos tramos revirados es la ausencia de diferencial autoblocante por lo que tocará acelerar de forma progresiva para salir de una curva lenta hasta que no haya intervención del ESP y el coche no patine.

El día a día con este coche es un disfrute constante. Aunque no hemos querido corroborarlo, el Polo GTI registra una velocidad máxima de 237 Km/h y una aceleración (corroborada) de 6,7 segundos. Antes citábamos la brutal patada de este pequeñín a cualquier rango de velocidad. Tanto es así que le bastan 4 segundos para recuperar de 80 a 120 Km/h y realizar un adelantamiento sin fatigarse.

Asequible para el bolsillo

Es de obligado cumplimiento hablar del consumo de este coche antes de pasar a valorar si su precio final es o no, rentable calidad/precio. Volkswagen homologa 7,1 litros de consumo mixto para su modelo. Durante toda la prueba y un uso bastante exigente, el ordenador de abordo marcó 8,6 l/100 km. A priori parece una cifra muy dispar de la oficial, pero como hemos dicho, no pensamos ni un segundo en ahorrar gasolina. Por tanto, es muy factible bajar el gasto de los 8 litros y si circulamos por carretera a un ritmo constante, incluso llegaremos a los 6 l/100 km. Cifras buenas, bastante buenas para un coche de 200 CV. Gracias, en parte, a su poco peso.

A este consumo notable, se le añade un precio de partida de 26.995€. No está mal. Nuestra unidad con todo el equipamiento extra cuesta 31.415€. Cifra que sí es algo más elevada y que, a poco que comparemos se está equiparando con la de un Hyundai i30 N Performance (con descuentos). Podría decirse pues que este Polo GTI tiene un precio (al menos) de salida asequible y al que le acompaña un consumo contenido y un rendimiento sobresaliente. Es, sin lugar a dudas, una de las apuestas más factibles del segmento.

Ficha Técnica Volkswagen Polo GTI 2.0 TSI DSG

Motor: Gasolina, cuatro cilindros en línea, turbo

Cilindrada: 1.984 cm3

Potencia: 200 CV entre 4.400-6.000 rpm

Par: 320 Nm entre 1.500-4.400 rpm

Velocidad Máxima: 237 km/h

0-100 km/h: 6,7 seg.

Consumo (mixto homologado WLTP): 7,1 l/100 km

Consumo (mixto prueba): 8,6 l/100 km

Emisiones CO2: 138 gr/km

Dimensiones: 4.067 / 1.754 / 1.438 milímetros

Maletero: 350 litros

Peso: 1.355 kg.

Cambio: Automático DSG de 6 velocidades

Depósito: 40 litros

Precio: 26.995 euros

Precio ud. probada: 31.415 euros

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Volkswagen Polo – Aguantando el tirón

Pruebas · Volkswagen

Prueba: Volkswagen Amarok – Trabajador multiusos

Pruebas · Volkswagen

Prueba: Volkswagen Tiguan Allspace – Al fondo hay sitio

Pruebas · Volkswagen
Mostrar más