Prueba: Skoda Fabia – A por la competencia

El pasado mes de agosto en Praga tuvimos la ocasión de probar el actualizado Fabia. En aquella ocasión, probamos el gasolina de 95 CV que, sin duda, encontraba el equilibrio en la relación dinamismo/precio.

Pero ahora hemos optado por conducir el gasolina más potente, con un alto nivel de equipamiento para un precio final que, sin descuentos, supera los 22.000 euros. El modelo checo sufre una profunda renovación de mitad de vida comercial. Estamos ante la tercera generación del urbano que comenzó sus andaduras a principios de siglo y que está cerca de cumplir dos décadas. Un modelo que sigue la estela marcada por sus primos hermanos Volkswagen Polo o SEAT Ibiza, aunque quizás consiga acercarse a ellos de cara a la próxima generación.

Mantiene plataforma

Decimos esto porque al tratarse de una actualización, este Fabia se sostiene sobre la anterior plataforma del grupo VAG. La MQB A0 que erige tanto al Polo como al Ibiza, la usará Skoda de cara a la próxima generación.

Ficha Técnica Skoda Fabia Style 1.0 TSI 110 CV

Motor: Gasolina turboalimentado, tres cilindros en línea

Cilindrada: 999 cm3

Potencia: 110 CV de 5.000 a 5.5000 rpm

Par: 200 Nm desde 2.000 a 3.500 rpm

Velocidad Máxima: 195 km/h

0

Consumo (urbano/extraurb./mixto): 5,6 / 4,2 / 4,7 l/100 km

Emisiones CO2: 107 gr/km

Dimensiones: 3.997 / 1.732 / 1.467 milímetros

Maletero: 330-1150 litros

Peso: 1.132 kg.

Cambio: Manual, de seis velocidades

Depósito: 45 litros

Precio: 12.450€

Precio unidad probada: 16.535€

Pese a ello, este restyling del utilitario checo no desentona y consigue que nos olvidemos de este ‘pequeño’ detalle. En el frontal encontramos unos paragolpes más refinados con antiniebla incorporados, una parrilla más grande con el típico tramado en forma de panal de abeja y unos ópticos delanteros que ahora cuentan con Faros LED.

De ‘espaldas’, el Fabia también muestra un rediseño del parachoques, mientras que sus grupos ópticos pueden ser, de nuevo, LED. Si echamos un vistazo lateral, mantiene esas formas cuadradotas y buen proporcionadas, donde ahora se suman inéditos juegos de llantas de aleación, como las de 17 pulgadas que equipaba nuestra unidad.

Simply Clever

Skoda ha conseguido que, de puertas para dentro, no echemos de menos la comentada plataforma. Pese a tener una distancia entre ejes 94 mm inferior a la del Polo y el Ibiza (cifra 2,47 metros), el Fabia hace gala de una habitabilidad muy notable, perfectamente apta para dos adultos en su zona trasera y con un maletero de 330 litros. Cifra muy a tener en cuenta, pues supone 21 litros menos que sus primos, a quienes supera abatiendo los respaldos al ofrecer 1.150 litros (25 más que el nuevo Polo).

Bondades a las que se suman las múltiples soluciones Simply Clever, marca de la casa. Una pequeña papelera en la puerta del conductor, soportes para los paraguas, redes de seguridad, ganchos para las bolsas o compartimentos para dejar botellas de hasta un litro y medio son algunos de los elementos más destacados.

El habitáculo ha visto revisados numerosos elementos como el cuadro de relojes, los inéditos tapizados bicolor para los asientos o la nueva pantalla de 6,5 pulgadas desde la que controlar las principales funciones del vehículo, incluyendo la sincronización móvil mediante Apple CarPlay o Android Auto.

Fuerte desde abajo

Como ya os comentamos en el primer contacto, el Fabia elimina las siglas TDI reduciendo la oferta mecánica a tres alternativas gasolina: 1.0 MPI atmosférico de 75 CV y los 1.0 TSI de 95 y 110 CV. Skoda ofrece los dos primeros motores con una caja de cambios manual de 5 velocidades mientras que el más potente, el de 110 CV, está disponible con caja manual de 6 relaciones o la nueva automática DSG de 7.

Para esta prueba hemos optado por el más potente de todos. La respuesta del bloque se hace patente desde un régimen muy bajo, llegando a su plenitud a las 1.800 vueltas y estirándose de manera progresiva y sin fatiga hasta las 6.000 revoluciones. Además con unos desarrollos tirando a largos de su caja de cambios manual de seis relaciones, el consumo se reduce notablemente en tramos de carretera, donde la velocidad de crucero hemos sido capaces de registrar unos excelentes 4,4 l/100 km, que suben hasta los 6,2 cuando mezclamos tramos urbanos y de vía secundaria.

Estamos ante un coche equilibrado que es muy cómodo para uso urbano, bastante bueno para circular por carretera aunque algo escaso para meterlo por tramos revirados. En zonas de curvas cerradas y tramos de montaña más exigentes, notamos las oscilaciones de la carrocería y un desequilibrio respecto al confort citado anteriormente.

Competitivo a base de descuento

El precio de partida de nuestro Skoda Fabia asociado al acabado Style (el más alto) arranca en los 12.450 €. Tarifa a la que hay que sumar una cantidad considerable de extras para, finalmente, dejar su valor en 16.535 €… siempre que apliquemos el descuento comercial que ofrece Skoda, ya que sin él nuestra unidad tendría un precio de 22.465€.

Con todo, tenemos un coche de dimensiones recatadas externamente pero muy aceptables por dentro. Equilibrado, divertido y económico, este Fabia no desentona dentro de un segmento dominado por los nombres más laureados de la historia (entre los que se encuentran sus primos).

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Skoda Karoq 1.0 TSI 115 CV – Llamado a reinar

Pruebas · Skoda

Prueba: Skoda Octavia Combi 1.0 TSI 115 CV Like – In crescendo

Pruebas · Skoda

Prueba: Skoda Octavia Scout (VIDEO) – Una verdadera alternativa a los SUV

Pruebas · Skoda
Mostrar más