Prueba: Renault Kangoo be bop 1.5 dCi – Poca utilidad, pero mucha diversión

Los vehículos industriales, entre los que incluimos también a la Renault Kangoo, se caracterizan por su carácter práctico. Es decir, mucho espacio, variabilidad y, gracias a ello, una gran utilidad.

Con la Kangoo be bop Renault ha creado un sustituto orientado al ocio, aunque en el fondo le ha privado de toda su utilidad práctica. Lo que queda después de esta transformación es un automóvil divertido para disfrutar en nuestro tiempo libre.
El grupo objetivo para la nueva Kangoo be bop de apenas 3,90 metros de longitud se puede definir rápidamente: solteros o parejas jóvenes orientados al ocio. Si se viaja sólo o con un único acompañante no hay problema, ya que el acceso a los dos asientos delanteros resulta bastante cómodo. Por el contrario acceder a los dos asientos individuales traseros resulta algo más complicado. Renault no lo ha dudado un momento y ha eliminado las dos puertas traseras sin vacilar. Si queremos acceder a la segunda fila de asientos, tendremos que trepar por encima de los dos asientos delanteros abatidos o simplemente entrar por la puerta trasera.

Óptimo para el transporte de objetos largos

La tercera puerta — en lugar de un portón —presenta una exquisitez: una luneta trasera practicable. Y el techo acristalado nos tiene preparada otra sorpresa. Su parte trasera se desliza manualmente hacia delante ocultándose debajo de la parte delantera. ¿Qué pretende aportar Renault con estas opciones? Para los pasajeros de la parte posterior, la sensación de estar sentados en un descapotable y, para los demás, la posibilidad de transportar objetos tales como tablas de surf, pértigas para salto de altura o “kayaks”.

Los cuatro asientos resultan realmente cómodos en largas distancias, el espacio es suficiente y, si tenemos en cuenta que seguimos sentados en una furgoneta, el habitáculo se perfila bastante acogedor. Lo que más nos gusta es la multitud de compartimentos con los que cuenta. Si sólo se van a ocupar los asientos delanteros, los traseros se pueden abatir rápidamente e incluso desmontarse. Sólo en esta configuración la Kangoo be bop ofrece en realidad espacio de carga. El problema viene cuando todos los asientos van ocupados, ya que solamente tiene un volumen de carga de 214 litros. Con los asientos retirados o abatidos, la capacidad aumenta hasta los 1.460 litros.

Un efecto turbo perceptible

El peso en vacío de esta furgoneta compacta para el tiempo libre es de 1,5 toneladas. El modelo que utilizamos en nuestra prueba estaba equipado con un motor diésel de 1,5 litros. El motor diésel, así como un motor de gasolina de 1,6 litros son las únicas motorizaciones disponibles y, con algo más de 100 CV cada uno, desarrollan una potencia más que aceptable, aunque como es natural el motor diésel sale ganando gracias a su par motor más robusto. Los 240 Nm entregados a 2.000 rpm resultan suficientes y con ellos se pretende superar un efecto turbo claramente marcado.

La caja de seis velocidades está bien graduada y, con excepción de algunas equivocaciones, permite cambiar fácilmente y resulta de gran ayuda a la hora de superar el efecto turbo. Esto es un motivo de alegría para los amantes de los modelos diésel, ya que el gasolina sólo viene equipado con un cambio de cinco marchas. Una vez que el cuatro cilindros se encuentra al máximo de revoluciones muestra un carácter vivo y logra poner a la Kangoo a 100 km/h en tan sólo 13 segundos. Todo esto va acompañador del típico golpeteo de los diésel, un ruido que resulta poco habitual en los tiempos que corren.

Datos técnicos
Marca y modelo Renault Kangoo be bop
Acabado
Especificaciones
Longitud/anchura/altura (mm) 3.871 / 1.829 / 1.825
Distancia entre ejes (mm) 2.313
Diámetro de giro (m) 9,6
Peso (kg) 1.486
Volumen del maletero (l) 214 / 1.462
Neumáticos 205 /60 R 16
Motor
Cilindrada (cc) 1.461
Potencia (cv) 105
Par máximo (Nm/rpm) 240 / 2.000
Tracción Delantera
Transmisión Manual 6 velocidades
Consumo
Combustible Diésel
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km) 6,3 / 4,9 / 5,4
Emisiones CO2 (gr/km) 142
Consumo durante test (l/100km) 5,9
Características
Aceleración 0-100 km/h (s) 12,3
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª N.D.
Capacidad depósito (l) 60
Velocidad máxima 169
Precio (sin extras)
Euros 17.975
Equipamiento extra Climatizador (365 €), sistema de navegación (1.320 €), sensor de aparcamiento trasero (290 €)
Más datosMenos datos
## Corta batalla
La velocidad máxima de este Renault no supera los 169 km/h y, según el tacómetro, es posible lograr esta velocidad con una ligera aceleración. Sin embargo, llegados a este punto el ruido producido por el viento resulta bastante molesto. Al fin y al cabo, la Kangoo be bop no es una obra maestra en lo que la aerodinámica se refiere. Incluso la estabilidad parece disminuir a medida que aumenta la velocidad, dado que el be bop cuenta con una batalla de tan sólo 2,31 metros. En comparación, el Polo de VW alcanza 15 centímetros más. De esta manera, el Renault resulta extremadamente ágil (sólo 9,6 metros de radio de giro), pero en cambio pierde puntos en el desplazamiento en rectas.

Por el contrario, el cómodo reglaje entre muelles y amortiguadores elimina sin problemas los defectos más molestos del asfalto y hace del be bop un vehículo confortable para largas distancias. A 130 km/h nos desplazamos cómodamente — aunque con una cierta sensación de balanceo — por la autopista, intentamos apartarnos lo máximo posible de los surcos del piso y, de repente, las mangas de viento situadas antes de los puentes adquieren una importancia sin precedentes. Esto se debe a que al Renault no le gusta nada el viento lateral. Después de todo, éste ofrece una amplia superficie de ataque a las ráfagas. No obstante, no debemos tener miedo, ya que el be bop viene equipado con ESP de serie.

Equipamiento completo a un precio elevado

Naturalmente, esto es algo que se da por supuesto por este precio. La renuncia al espacio de carga y al carácter práctico nos permite ahorrar cerca de 1.500 euros en comparación con la Kangoo “normal”. Sin embargo, 17.975 euros por el modelo be bop 1.5 dCi resulta algo pretencioso. A cambio, obtenemos de serie un buen equipamiento que no suele estar disponible en los vehículos industriales y, si lo está, sólo lo encontraremos en la lista de extras. Llantas de aluminio de 16", aire acondicionado, ordenador de a bordo, espejos exteriores eléctricos, elevalunas eléctrico delantero, sensor de luces y lluvia, luces antiniebla y radio CD.

De forma opcional, podemos disfrutar de un climatizador (365 euros) o de un sistema de navegación como es debido por un precio de 1.320 euros que resulta más que aceptable, así como de sensores de aparcamiento traseros (290 euros). Sin embargo, se puede prescindir perfectamente de ellos, ya que un automóvil con mayor visibilidad que la Kangoo be bop resultará difícil de encontrar. No en vano, el Renault cuenta con multitud de ventanas delante, detrás, a la derecha, a la izquierda e incluso arriba, de forma que el conductor tiene todo bajo control.

Conclusión

En la Kangoo be bop, Renault ha eliminado en gran medida el valor útil de una furgoneta, ya que para ello le faltan dos puertas y un maletero que resulte aprovechable con todos los asientos ocupados. Los accesorios pensados para el ocio, tales como la luneta trasera practicable, el techo deslizante, la gama de pinturas bitono o los espaciosos asientos repartidos en cuatro plazas hacen de una furgoneta más bien triste un automóvil orientado al ocio con el que uno se puede dejar ver.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Comparativa: Renault Scénic Vs SEAT Ateca – Juego de tronos

Prueba: Renault Mégane GT – Sobre raíles

Prueba: Renault Talisman Sport Tourer – Diamante de familia

Mostrar más