Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

Prueba del Mitsubishi ASX 200 MPI Kaiteki AWD 2020

Probamos el tope de la gama ASX, el Kaiteki 200 MPI con el cambio automático y la tracción total, un modelo que sobresale por su excelente relación precio/producto.

El Mitsubishi ASX es el superventas de la marca de los diamantes y no es de extrañar. El truco de este coche, que es de los que más tiempo llevan en el mercado aunque se haya actualizado hace pocos meses, está en una relación precio/producto de las mejores del mercado. Un ejemplo evidente es el protagonista de esta prueba del Mitsubishi ASX 200 MPI Kaiteki AWD 2020. Por menos de 27.000 euros tienes un coche con asientos de cuero calefactados y con reglaje eléctrico, techo panorámico, asistente de salida del carril, asistente de luz de carretera, alerta de colisión, cambio automático, tracción total...

Esta versión es la tope de gama del Mitsubishi ASX y nos dejó un buen sabor de boca en su debut tras la presentación de las novedades introducidas para este año en el ASX y ahora llega el momento de someterlo a un examen profundo.

Después de una semana de convivencia y casi 2.000 km realizados, las principales virtudes de este modelo están en su confort de marcha y en lo fácil que es de conducir, haciendo muy cómodo el día a día a sus pasajeros y conductor.

Lo que menos nos ha gustado son sus consumos y que se le notan algo los años en unos asistentes a la conducción menos evolucionados que en algunos de sus rivales y en el diseño de su interior.

Mitsubishi ASX 200 MPI Kaiteki AWD 2020: La veteranía no tiene por qué ser mala

Prueba Mitsubishi ASX Kaiteki 2020 Ruben Fidalgo (1) En la actualización del ASX se han esmerado en su aspecto exterior, que ha cambiado por completo hasta el punto de parecer un coche completamente diferente, sobre todo en la vista frontal, la más llamativa y emparentada con los modelos más modernos de Mitsubishi.

En el interior, en cambio, las reformas no han sido tan evidentes, apenas se centran en el nuevo sistema multimedia con Android Auto.

Los acabados y ajustes, tanto de la carrocería como del interior son suficientemente buenos y destaca en este sentido la calidad de los materiales que nos encontramos en los paneles de puerta y salpicadero. Sin embargo, si que se nota que estamos en un coche de una generación anterior cuando nos encontramos a sus mandos. Esto no tiene por qué ser malo en sí mismo. Por ejemplo, para mi resultan mucho más cómodos de manejar los mandos de ruleta tradicionales de la climatización que tener que regular la temperatura o desempañar la luneta trasera entrando en un menú en la pantalla táctil. Del mismo modo, encuentro más útil el cuadro de instrumentos analógico que las pantallas digitales que distraen más que informan, pero esto va en gustos.

La realidad es que sus rivales tienen un interior con un diseño más llamativo y que hace que parezcan más modernos y equipados, aunque en cuanto a la calidad de los materiales el ASX está entre los mejores del segmento. Prueba Mitsubishi ASX Kaiteki 2020 Ruben Fidalgo (20) Las plazas delanteras son amplias y tenemos muchos reglajes para adoptar la postura perfecta, pero los asientos recogen poco la espalda. Si a esto unimos el cuero resbaladizo, tenemos como resultado que nuestro cuerpo no queda nada sujeto en las zonas de curvas, lo cual resta confort.

Las plazas traseras tienen unas buenas cotas de confort, sobre todo en el espacio para las piernas y altura para las cabezas. Además, su acceso es muy cómodo gracias a unas puertas amplias y a que la banqueta de los asientos está a una buena altura respecto al suelo.

En lo referente a la ergonomía, el ASX tiene los mandos principales bien ubicados y fáciles de manejar, aunque algunos elementos como la tecla que activa el start & stop o el asistente de mantenimiento en el carril quedan muy bajos y apartados de la vista del conductor.

El maletero tiene una buena capacidad y zonas muy regulares que facilitan su aprovechamiento.

Mitsubishi ASX 200 MPI Kaiteki AWD 2020: fácil y cómodo

Prueba Mitsubishi ASX Kaiteki 2020 Ruben Fidalgo (39) A la hora de viajar y utilizar a diario el ASX lo más destacable es que todo es muy fácil y cómodo. Sólo un eje trasero algo rebotón a la hora de pasar por bandas reductoras de velocidad rompe el apacible ambiente que se respira a bordo.

El cambio CVT es muy suave en las maniobras y su manejo es muy simple, lo cual nos quita estrés y complicaciones en el tráfico diario, sobre todo en ciudad, donde también agradeceremos la buena visibilidad y unas medidas compactas.

El ASX en carretera también es un coche cómodo para viajar. Las prestaciones de su motor de 150 CV mueve con suficiente solvencia al conjunto, permitiendo unos adelantamientos seguros y que coronamos los puertos de montaña sin tener que pisar a fondo el acelerador.

Su carrocería balancea bastante en las curvas, pero no es demasiado alarmante y el coche va por donde le marcamos con el volante, que está demasiado asistido, lo cual resta algo de confianza, pero lo hace más confortable.

En autopista y autovía mantiene bien el pulso en curvas rápidas y resulta cómodo para viajar kilómetros sin demasiada fatiga para sus ocupantes.

Hay rivales más eficaces y de conducción más gratificante, pero el ASX es un coche que cualquiera puede llevar con comodidad y con un buen nivel de seguridad.

Esta versión cuenta con un sistema de tracción total de reparto variable que nos da algo más de libertad al poder salir del asfalto, además de un plus de seguridad al circular por carreteras en condiciones adversas, con lluvia, nieve o heladas.

Mitsubishi ASX 200 MPI Kaiteki AWD 2020: automático y 4x4

Prueba Mitsubishi ASX Kaiteki 2020 Ruben Fidalgo (11) El Mitsubishi ASX Kaiteki viene muy bien equipado de serie, con una excelente relación entre lo que pagamos y lo que obtenemos a cambio. En materia de seguridad activa y ADAS (asistentes avanzados a la conducción) se ha actualizado con la incorporación de un asistente de mantenimiento en el carril, alerta de colisión, control de crucero adaptativo... que hacen que no echemos de menos demasiados eleementos de equipamiento.

La conectividad también ha mejorado con un nuevo sistema multimedia que no incluye navegador integrado, pues cuenta con Android auto y cede al smartphone el trabajo de guiarnos en los viajes por zonas desconocidas.

No hay grandes alardes en la mecánica, que está formada por el conocido motor de 2 litros de gasolina con 150 CV. Es el mismo que encontramos en el Outlander, aunque con otra cartografía de la gestión electrónica.

Es un motor robusto y sencillo, con un rendimiento aceptable en cuanto a prestaciones, pero que no consigue unos consumos muy optimizados. Durante la prueba, los consumos registrados han sido:

  • Consumo urbano: 9,7 l/100 km, cuando el homologado es de 8,7 l/100 km.
  • Consumo en carretera: 7,3 l/100 km, cuando el homologado es de 6,5 l/100 km.
  • Consumo en autopista: 8,4 l/100 km.

Parte de la culpa de estos consumos la tienen sus neumáticos, excesivos para sus prestaciones y peso (pero necesarios por las modas actuales) con medidas 225/55-18, y también el cambio de variador continuo CVT, que cuenta con 6 relaciones de cambio preseleccionadas por si queremos usarlo en modo manual/secuencial con las levas en el volante.

La fuerza llega al asfalto a través de un sistema de tracción total con reparto de par variable. Podemos modificar su modo de funcionamiento con un pulsador en la consola central, por delante del selector del cambio.

Tiene tres modos de funcionamiento:

  • 2WD: en este modo es básicamente un tracción delantera y con él reducimos ligeramente los consumos.
  • AUTO: en este modo el coche reparte potencia entre ambos ejes en función de la adherencia. Es el modo más recomendable cuando las condiciones de adherencia no son las ideales, con lluvia, nieve suave, etc.
  • LOCK: en este modo es como si bloqueásemos el diferencial central. El coche envía el 50% de la potencia a cada eje. Es el modo ideal en condiciones de ínfima adherencia (mucha nieve o hielo) o cuando lo usamos como un 4x4 fuera del asfalto.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba del Mtisubishi Space Star 2020: un compra racional… y acertada

Pruebas · Mitsubishi

Primera prueba del Mitsubishi ASX 2020: en constante evolución

Pruebas · Mitsubishi

Prueba Mitusbishi Eclipse Cross 220 DI-D: el más deseado

Pruebas · Mitsubishi
Mostrar más