Prueba: Land Rover Defender SVX – 60 años después...

Ya era un coche diferenciado del resto pero ahora lo será todavía más. El Defender SVX es una serie limitada que Land Rover fabrica para celebrar el 60 aniversario de la marca en el mundo del automóvil. Sigue siendo lo mismo, pero más detallista y algo más confortable…

Que no se preocupen los puristas porque el Defender SVX sigue siendo el mismo lobo solitario. Sea en esta versión o en la convencional (más...), hay poca competencia en el mercado (por no decir ninguna) que pueda plantarle cara en casi todas sus características: precio, cualidades, cotas offroad y prestaciones dentro y fuera de la carretera. Al Defender sólo se le acusaba, llegado el caso, de un exceso de austeridad interior que debía ser recompensada en algún momento.

Y bien, después de 60 años, aquí lo tienen: un Land Rover Defender con detalles repartidos por su carrocería han invitado a que se cree algo de modernidad en su diseño obsoleto. El interior tampoco se ha librado: los asientos, fabricados por Recaro, son mejores y más cómodos. La consola no es futurista pero sí es más atractiva. El ruido y la fuerza, sin embargo, seguirá siendo el mismo.

1.300 unidades

Land Rover sólo fabricará 1.300 unidades del SVX y en España las venderá a un precio inferior a 38.000 euros. La primera vez que lo pudimos ver fue durante el pasado Salón de Londres (más…) junto al LRX Concept. Si eres uno de los afortunados que tiene la ocasión de verlo por la calle o incluso la oportunidad de subirte a él, no debes perder detalle de algunos elementos que raramente se ven en coches como este.

¿Habían visto algún coche destinado a patrullas de emergencia y servicios de rescate contar con iluminación interior al abrir las puertas?. Aquí lo verán, además de con esto, con techo solar y acabados metalizados, llantas de aleación con diseño exclusivo y una parrilla terminada con un marco diferente. Land Rover asegura que con éste ha creado el Defender más elegante y equipado de la historia. En cualquier caso, no se preocupen porque ha nacido para ensuciarse, como siempre.

Interior

Todas las formas rectilíneas del Defender se han conservado en el habitáculo. Detalles tradicionales, rudos y ásperos como el reloj de agujas central, el asidero para el copiloto o la larguísima palanca de cambios hacen que la tecnología instalada y las terminaciones lujosas propias de un SUV para carretera llamen más la atención. El SVX lleva incorporado un sistema de navegación vía satélite (instalado en el cubo portaobjetos entre los asientos delanteros) y un navegador Garmin Nuvi. La unidad de audio tampoco es la misma que en los Defender tradicionales: el sistema es de la marca Clarion y cuenta con una potencia de salida de 200W, subwofer con amplificador de 120W, 6 altavoces y entrada USB.

Lo que más llama la atención al subir a él es el acabado de la consola. Aunque las formas permanecen intactas la parte central se ha cubierto de aluminio, así como los marcos de salidas de ventilación y los pomos de la palanca y la reductora. Otra de las cosas que más nos ha gustado y que más aporta hacia la sensación de calidad interior es que hay un nuevo sistema de iluminación delantera para el interior. Está basado en dos lámparas orientadas hacia la consola que se encienden al abrir las puertas con el motor parado.

Puesto de conducción

Estar a los mandos de un Defender no es la situación más cómoda del mundo, aunque los asientos Recaro inviten a pensar lo contrario. La puerta se clavará en nuestra rodilla hasta la saciedad y las piernas se fortalecerán en cada pisotón del acelerador. Puede resultar masoquista decirlo, pero la sensación engancha.

Datos técnicos
Marca y modelo Land Rover Defender 90 SVX
Especificaciones
Longitud/anchura/altura (mm) 3894 / 1992 / 2021*
Distancia entre ejes (mm) 2360
Diámetro de giro (m) N.D
Peso (kg) 1705
Volumen del maletero (l)
Neumáticos
Motor
Cilindrada (cc) 2401 / 4 en línea
Potencia (cv) 122
Par máximo (Nm/rpm) 360 Nm / 2000
Consumo
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km) 12,5 / 8,6 / 10
Emisiones CO2 (gr/km) 266
Consumo durante test (l/100km) 10,7
Cotas
Profundidad Vadeo 500 mm
Ángulo ataque (grados) 49*
Ángulo ventral (grados) 147*
Ángulo de salida (grados) 47
Características
Aceleración 0-100 km/h (s) 15,8
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª N.D
Capacidad depósito (l) 60
Velocidad máxima N.D
Precio (sin extras)
Euros 37.800
Recomendaciones As24
*con neumáticos 235
Más datosMenos datos

Aunque faltaría una regulación algo más permisiva con las personas de gran estatura, lo bueno para piloto y copiloto es que se nota más agarre lateral con los nuevos asientos y más protección de los reposacabezas. Hay algo que no acabamos de entender, y es cómo la marca mantiene el espejo retrovisor central con unas dimensiones tan pequeñas. Su utilidad es escasa porque las vibraciones del coche no permiten una visión nítida de la carretera. Los retrovisores exteriores habrá que regularlos manualmente (como siempre).

Dos acompañantes

El viaje para cuatro personas en el interior del Defender SVX es cómodo por la calidad de los nuevos asientos, no por el espacio disponible para las piernas y equipaje. Las personas que viajan en la parte trasera tienen buena visibilidad frontal pero se convierte en prácticamente nula en los laterales. La ventanilla principal les queda a la altura del hombro y obliga a mirar por las ventanillas auxiliares que hay a la altura del techo. La altura libre desde la cabeza es, sin embargo, suficiente para una persona de 1,80 metros.

El Defender permite viajes por carretera si no se pretende superar los 100 km/h (vías secundarias o autovías son el mejor escenario fuera de campo). El ruido es alto en casi cualquier régimen de revoluciones.

Motor

El motor del Defender SVX es el mismo diesel 2.4 de cuatro cilindros con 122 cv y, por tanto, las prestaciones son las mismas. A pesar de tener otros elementos exteriores e interiores, como el techo solar, el peso es el mismo (1889 kilos).

Con respecto a los anteriores no es nuevo por su potencia, pero sí por las modificaciones que se le hicieron para mejorar la curva de par y su resistencia entre otros aspectos. Lo que más se deja notar en este propulsor es su elasticidad, ya que la respuesta a bajas revoluciones es buena en todas las marchas sin excepciones (también incluida la sexta). El par máximo, según Land Rover, es ahora un 20% mayor, teniendo 315 Nm disponibles a partir de las 1.500 revoluciones.

¿Merece la pena?

Nuestra opinión es que sí por una sencilla razón: el precio que asumiremos por el SVX es el mismo que deberíamos pagar por una opción bien equipada del Defender. Ya comentamos en la prueba del Defender que hicimos a mitad de año que los extras suponían un desembolso considerable: el ABS, que va ligado al control de tracción y no está incluido son 2.030 euros. Elegir el techo en el mismo color de la carrocería va ligado a la pintura metalizada Zermatt Silver + y cuesta 1.040 euros. Entre estos elementos, el aire acondicionado, el protector de la barra de dirección y las llantas de 16” el precio total de las opciones sube hasta los 5.795 euros.

Con todos los extras, la unidad del Defender con la misma carrocería tiene un precio de 37.665 euros. El SVX cuesta 37.800 euros y ofrece tecnología que el otro no tiene, así que los números no engañan.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Land Rover Freelander 2 TD4 2.2 – Evolución final

Prueba: Range Rover Sport SDV6 255 CV – Última oportunidad

Prueba: Range Rover Sport – A la caza del Cayenne

Mostrar más