Prueba: Hyundai Sonata 2.0 CRD (2006) – Por fin diésel

En realidad, no nos equivocaríamos si dijeramos que "si no tienes un diesel en tu gama… no vales nada". Al menos en España es así, ¿no?.

Eso debía pensar Hyundai… que ni siquiera publicitaba en televisión esta berlina a caballo entre el segmento medio y grande de berlinas, hasta que ha contado por fin con un motor de gasóleo. ¿Y, además del motor, qué te encuentras en el Sonata? Básicamente, lo mismo que en otros coches coreanos: no tiene la imagen, tecnología o amplitud de gama de muchos rivales europeos… pero, sin embargo, goza de un precio sin competencia -eso sin contar con que ofrece 1.200€ de descuento-, tiene tres años de garantía y en carretera cumple con un notable. De hecho, para alguien que busque un coche ‘viajero’ por poco dinero es muy buena opción, gracias a su amplitud, buen confort…

Por dentro no varia nada respecto a la version de gasolina, salvo la zona roja del cuentarrevoluciones; el diseño no es muy imaginativo -basta con ver las salidas de aire-, y la calidad no está mal para su precio -pero no alcanza la de otros coches de su tamaño-. Las plazas traseras ofrecen mucho espacio para las piernas y el maletero es inmenso. Por otra parte, la postura de conducción es correcta, con asiento y volante regulables. La insonorización está bien cuidada y se agradece en viajes largos.

De los tres acabados, quédate con el Comfort I, que incluye lo necesario en confort y seguridad; los Comfort II y Style son mucho más caros, y añaden elementos de equipamiento superfluos -como una muy resbaladiza tapicería de cuero-.

Lea más en Autofácil

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Hyundai Santa Fe 2.2 CRDi 200 cv 4x4 – Candidato a todo

Prueba: Hyundai Elantra 1.6 CRDi 136 CV DCT Style – El enemigo en casa

Prueba: Hyundai Tucson – Camino de ida y vuelta

Mostrar más