Prueba: Honda Vision – Esencia urbana

Cuando ahorrar deja de ser una buena costumbre y se vuelve más bien una necesidad, la compra de un scooter puede ser de gran ayuda. En muchos casos, incluso resulta una bendición.

Si éste además es capaz de circular 52 km por cada litro de combustible, no supera la barrera de los 2 mil euros y lleva un ala grabada en los plásticos, la cosa se vuelve mucho más interesante...
¿Es realmente necesario comprarse un escúter de 125 cc con 15 cv de potencia para no salir de la ciudad? Y lo mismo para quienes miran únicamente el precio: ¿vale la pena comprarse lo más económico del mercado sin valorar el diseño o la calidad del scooter en cuestión? Para unos y otros y para todos los demás Honda propone el nuevo Vision, un escúter con un diseño que evoca a la familia SH y un precio que lo sitúa de lleno en la categoría low cost: 1.999 euros y un año de seguro incluido es, indudablemente, una oferta de lo más tentadora.

Nacido en la planta que la marca nipona tiene en Wuyang (China), el Honda Vision destaca por ser extremadamente bajo, maniobrable y fácil de llevar, y hace gala de una mecánica de 8,4 cv y 108 cc que se conforma con 1,92 litros a los 100 km y que empuja muy dignamente para un uso urbano; ciertamente no hace falta más. Aun así, ni de lejos renuncia a las últimas soluciones tecnológicas de la marca, como el sistema de inyección PGM-FI o el sistema de frenada combinada CBS, ni tampoco al estilo propio de cada uno gracias a la rica gama de colores disponible: negro y blanco perlados, gris metalizado y también azul y rojo candy.

Miniscooter sí, pero con matices

Su condición de escúter pequeño y bajo no es ningún secreto: una distancia de 1.225 mm entre ejes, un asiento a 760 mm del suelo, unas ruedas delgaditas de 14 pulgadas y un peso en orden de marcha de 102 kg así lo corroboran. Ahora bien, de aquí a que sea demasiado pequeño para un hombre de talla media-alta o incluso para circular a dúo no es del todo exacto. Naturalmente no va sobrada de espacio, pero aun así las rodillas van holgadas una vez en marcha y no se tocan con el manillar en las maniobras ya que éste queda bastante arriba.

Por su parte, el suelo es bastante más espacioso de lo que cabría esperar e incluso deja espacio para cierta carga, que bien podemos asegurar con el gancho porta bultos, sencillo de diseño pero muy funcional. Las dos pequeñas guanteras sin llave a ambos lados, útiles para dejar pequeños objetos que queramos tener más a mano, son igualmente de gran ayuda aunque nada como el hueco bajo el asiento que da para un casco integral, los guantes y un trapo.

Como pez en el agua

Solo con bajarlo del caballete central será suficiente para notar su extrema ligereza; no hace falta ni iniciar la marcha porque tras un leve empujoncito hacia delante (pero que muy leve) el Vision ya está listo para circular, y más o menos lo mismo tanto en el caso de que esté apoyado en la pata de cabra como a la hora de estacionarlo: la fuerza destinada a tales tareas es mínima. Gracias a su peso de tan solo 102 kg en orden de marcha, moverlo y maniobrar en espacios reducidos, frenar en pocos metros y consumir como un mechero se vuelve una tarea de lo más sencilla, y siempre con la confianza de poder apoyar los pies en el suelo con todas las garantías sin que importe la altura del conductor. Incluso, si es necesario, podemos levantar la rueda delantera con los brazos para sortear algún obstáculo en el garaje o bien subirnos a la acera. Así de fácil.

Sus bondades urbanas se confirman al girar ligeramente la muñeca, momento en el que sentiremos de inmediato la extrema suavidad de su pequeño motor refrigerado por aire, que pese a tener la misma cilindrada que el Honda Lead 110 con refrigeración líquida, únicamente comparten algunos componentes. Se trata de una mecánica sencilla que gira muy poco forzada, capaz de acelerar más de lo necesario en los semáforos si bien es poco recomendable para quienes se regocijen logrando las primeras posiciones en los pequeños duelos urbanos o para quienes deban moverse continuamente por el extrarradio. Naturalmente puede darse el caso, y aun teniendo unas prestaciones justas para circular por carretera, el Vision no nos defrauda porque son suficientes para moverse sobre los 80 o incluso 90 Km/h: en línea recta no debe esforzarse en demasía para llegar a los 80 y, en bajada, no sin forzarlo un poco, alcanza unos buenos 100 por hora de marcador. Donde realmente sí se le nota que va justo de caballería es cuando llegan las subidas, momento en que habrá que esforzarse para mantenerlo alrededor de los 70 km/h.

Datos técnicos
Marca y modelo Honda Vision
Año 2012
Motor
Cilindrada 108 cc
Arquitectura Monocilíndrico OHC 2V 4T refrigerado por aire
Potencia (cv) 8,4 cv a 8000 rpm
Alimentación Inyección electrónica PGM-FI
Cambio por variador continuo
Neumáticos de serie 80/90 - 14" (d) y 90/90 - 14" (t)
Chasis Viga inferior de tubos de acero
Suspensión delantera Horquilla telescópica con amortiguación hidráulica
Suspensión trasera Doble amortiguador
Distancia entre ejes (m) 1,25
Frenos 220 mm (d) y 130 mm (t)
Peso (kg) 102 kg en orden de marcha
Velocidad máxima > 90 km/h
Precio (sin extras)
Euros 1999 (con un año de seguro)
Más datosMenos datos
## 14 pulgadas, una buena elección
Definir el nuevo Vision como un escúter de rueda pequeña no sería del todo justo porque, al menos en apariencia, recuerda más bien a un scooter de rueda alta pero en pequeño. Las llantas de 14 pulgadas con unas gomas tan estrechas engañan a la vista y acaban pareciendo más altas de lo que son. De todas maneras, se comportan de maravilla maniobrando entre coches al tiempo que, contrariamente a otros modelos de rueda pequeña extremadamente urbanos (el antiguo Vision, sin ir más lejos) su diámetro es suficiente para no sufrir en los baches, en los giros y las curvas y en las frenadas más fuertes.
## Conclusión
Un auténtico escúter low cost firmado por Honda, así es el nuevo Vision, que además de ser muy económico en su adquisición es sumamente fácil y barato de mantener gracias a su depósito de 5,5 litros, que da para casi 300 km, o al hecho de que las revisiones deban hacerse cada 4 mil kilómetros, una distancia más que considerable si hay que recorrerla única y exclusivamente en trayectos urbanos.

Con todo, las marcas de origen coreano, taiwanés y chino que hasta la fecha monopolizaban la oferta en estos precios tan ajustados tendrán ahora mayores dificultades porque Honda también quiere su trozo de pastel en esta categoría y además juega con la ventaja de ser el fabricante de motocicletas más grande del mundo. La posibilidad de repartir la fuerza de la frenada con el sistema CBS (con la maneta izquierda también usamos ligeramente el freno delantero) y un diseño y acabados al nivel del prestigioso SH son una buena muestra de que va a por todas.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Honda Civic Type R GT – El último samurái

Prueba: Honda CR-V – A lo grande

Prueba: Honda HR-V 1.5 i-VTEC – La veteranía es un grado

Mostrar más