Saltar al contenido principal
Mensaje

Descubre las ventajas de estar logueado con AutoScout24.

  • Sincroniza tus favoritos
  • Guardar búsquedas
  • Inserta tu anuncio

Probamos el Ford Fiesta Active Mild Hybrid: sí se nota

Examinamos el nuevo Ford Fiesta Active con el sistema de baja hibridación que promete consumos y emisiones menores. ¿Lo cumplirá?.

El Ford Fiesta Active Ecoboost de 125 CV recibe el sistema de baja hibridación que permite a este modelo acceder a la etiqueta Eco de la DGT y con la que Ford promete mejoras en los consumos y agrado de utilización. Después de este examen profundo, lo cierto es que al motor Ecoboost le sienta bastante bien esta asistencia eléctrica y su sistema Mild Hybrid como veremos a continuación.

El Fiesta Active se posiciona a medio camino entre el utilitario y un SUV del segmento B, por lo que podría competir con rivales como el Seat Ibiza o también el Seat Arona, por citar a dos de los más vendidos en su segmento. Esta versión Active añade unos pocos milímetros más de altura libre y una estética diferenciada por las molduras negras en los arcos de rueda y los faldones, entre otras, para darle ese aspecto de todocamino que tan de moda está en la actualidad.

La versión probada del Ford Fiesta híbrido es la que monta el motor 1.0 Ecoboost de 3 cilindros y 125 CV con cambio manual, que logra la etiqueta Eco gracias al sistema que describimos a continuación.

Ford Fiesta Active Mild Hybrid: un empujón de electrones

Prueba Ford Fiesta Active Mild Hybrid 2021 Ruben Fidalgo (8) Al premiado motor 1.0 Ecoboost se le ha añadido un BSG (siglas de arrancador/generador de correa) que reemplaza al alternador y que, además de la red de a bordo de 12 voltios que alimenta los elevalunas, las luces, el sistema multimedia, etc., almacena energía en una batería suplementaria ubicada bajo el asiento del conductor de 48 voltios.

El BSG tiene la ventaja de que, a diferencia del alternador que está siempre absorbiendo potencia del motor, sólo lo hace cuando levantamos el pie del acelerador, al frenar o cuando no queda más remedio porque el consumo eléctrico a bordo es elevado. Además, esta máquina mejora el funcionamiento del start & stop al ser más eficaz poniendo en marcha el motor de gasolina y también le da un pequeño empujón en las fases de más consumo (al iniciar la marcha y en las aceleraciones).

Con esto se logra un mayor rendimiento y unos menores consumos y emisiones. Conviene hacer énfasis en aclarar que el BSG sólo tiene potencia suficiente para asistir al motor de combustión, nunca mueve al vehículo por sí solo, es decir, nunca rodamos en modo eléctrico con este Fiesta Active Mild Hybrid.

Como conductores lo que más notaremos es que el sistema start & stop ahora es más eficaz y sólo enciende el motor cuando ya estamos soltando el pedal de embrague para iniciar la marcha y también lo apaga mucho antes. Como está más tiempo apagado, en ciudad se nota en los consumos.

Lo otro que notaremos más claramente es que tiene más freno motor que sin este sistema. Cuando lavantamos el pie del acelerador, después de un instante notamos una mayor retención, producida por el BSG almacenando esa energía extra en la batería adicional.

En cuanto a esa ayuda que aporta al motor de gasolina, más que notarlo en unas mejores prestaciones, sí que ayuda a reducir los consumos de un motor que es muy sensible a las aceleraciones. Gracias a la micro hibridación, el Fiesta Active MHEV reduce ligeramente el consumo.

En concreto, el consumo real del Ford Fiesta Active MHEV 2020 durante la prueba ha sido:

  • Ciudad: 5,9 l/100 km
  • Carretera: 4,4 l/100 km
  • Autopista: 5,6 l/100 km

Con estos consumos y un depósito de gasolina de 42 litros, la autonomía de este Fiesta ronda los 700 km.

Ford Fiesta Active Mild Hybrid: sin cambios aparentes

Prueba Ford Fiesta Active Mild Hybrid 2021 Ruben Fidalgo (1) Las diferencias estéticas de esta versión son mínimas. Apenas el logotipo sobre el portón trasero que deja claro que se trata de un híbrido y la pegatina Eco en el parabrisas lo distinguen de las versiones sin electrificar del 1.0 Ecoboost de 125 CV.

El acabado Active es muy atractivo para los gustos actuales y logra darle esa apariencia SUV al Fiesta gracias a las barras del techo (que son las que principalmente marcan la diferencia entre la mayor altura del Active frente al resto de Fiesta, más que la altura libre al suelo), las molduras negras de los pasos de rueda y los faldones delantero y trasero también en negro y con un detalle en color aluminio imitando un cubre cárter.

Las llantas también tienen un diseño específico y llama la atención que sus neumáticos 205/45-17 sean 100% de asfalto en lugar de buscar una alternativa algo más mixta, de tipo todo tiempo o incluso de invierno, más acorde con el estilo SUV. Seguramente la homologación de los consumos y emisiones más bajos posible tenga algo que ver en la decisión de equipar estos neumáticos de verano 100% en el Active.

Los ajustes y acabados de la carrocería son correctos y el Fiesta Active resulta atractivo, con una imagen moderna y juvenil.

Ford Fiesta Active Mild Hybrid 2020: buenos materiales

Prueba Ford Fiesta Active Mild Hybrid 2021 Ruben Fidalgo (30) Tampoco en el interior veremos claras diferencias entre esta versión electrificada y las demás. Lo que más destaca del interior del Ford Fiesta Active es la calidad de sus materiales, con un salpicadero y paneles de puerta con acabados en plástico blando y buenos ajustes.

El diseño es actual, aunque el cuadro de instrumentos con relojes analógicos y una panatalla digital se queda algo anticuado frente a la competencia, que poco a poco va adoptando instrumentos completamente digitales.

La posición de los mandos es correcta y todo se maneja con facilidad desde el puesto de conducción, que tiene una buena visibilidad y postura.

Las plazas traseras son pequeñas y una persona de mi estatura (1,85 metros) apenas tiene espacio para los pies y las rodillas en ellas. Aunque es un mal común en los coches de este tamaño, lo cierto es que rivales como el Renault Clio o el Renault Captur ofrecen más amplitud a los pasajeros traseros.

En cuanto al maletero, su capacidad de carga es aceptable y sus formas muy regulares, pudiendo abatir los respaldos para ganar espacio. El punto negativo está en que su umbral está muy abajo y dificulta meter y sacar los objetos de él.

Ford Fiesta Active Mild Hybrid 2020: un equipamiento moderno

Prueba Ford Fiesta Active Mild Hybrid 2021 Ruben Fidalgo (3) El equipamiento de esta versión del Ford Fiesta Active tiene una buena relación precio/producto y en él no echaremos en falta nada importante. En materia de seguridad para viajar está bien dotado con elementos como los faros full led (que pese a ser de baja intensidad y sin regulación dinámica de altura ofrecen una buena luz), alerta de colisión con frenado de emergencia, alerta de salida del carril, sensores de ángulo muerto, asistente de aparcamiento con cámara de marcha atrás y ultrasonidos, etc.

También en cuanto a conectividad está bien servido y ofrece el sistema SYNC3 con Apple Car Play y Android Auto y que funciona mejor si sacamos partido de estos sistemas, pues el asistente de voz propio del SYNC3 es algo tozudo a veces y funcionan mejor los de Apple y Android. La calidad de sonido es muy buena, gracias a la colaboración entre Ford y Bang & Olufsen para los equipos de audio de sus vehículos.

A nivel de confort también va bien servido con calefacción para los asientos y el volante, climatizador monozona (razonable, teniendo en cuenta el pequeño habitáculo), elevalunas de un solo toque, llave inteligente con apertura manos libres, luces de lectura, etc.

Ford Fiesta Active Mild Hybrid 2020: ágil y divertido

Prueba Ford Fiesta Active Mild Hybrid 2021 Ruben Fidalgo (16) No hay sorpresas en el apartado dinámico. Desde el primer Ford Focus, la marca del óvalo parece haber encontrado la fórmula ideal para conseguir que sus modelos resulten divertidos de conducir y reactivos a las órdenes del conductor.

Pese a los tambores en el eje trasero, los frenos cumplen bien con su misión en cuanto a distancias de frenado y aguante a la temperatura, lo que unido a un chasis bastante ágil que nos ayuda a redondear los giros si forzamos al eje trasero descargándolo de peso al cortar gas o frenar ligeramente, tenemos un coche muy divertido de conducir.

Como antes hablaba de los frenos, otro detalle que me gusta de este coche es que el freno de estacionamiento no es de mando eléctrico. Prefiero la palanca tradicional, que es menos susceptible de tener averías y que funciona siempre, incluso cuando nos quedamos sin batería en el coche, lo que facilita el poder remolcarlo o moverlo en caso de avería eléctrica.

La dirección es precisa gracias a un eje delantero bien asentado sobre la carretera, pero está demasiado asistida y se siente algo de flotabilidad en el volante. Muy cómodo para maniobrar, pero demasiado blanda y sensible a alta velocidad.

En ciudad es cómodo de conducir por su compacidad y un radio de giro muy bueno, además de la facilidad de usar el asistente de aparcamiento en las maniobras.

En carreteras secundarias las suspensiones son bastante confortables, pero sin dejar de ser eficaces en los cambios de apoyo.

Para viajar por autopista también es un coche solvente, aunque a partir de 100 km/h el viento lateral afecta bastante a la dirección. En cualquier caso, es un coche fácil de conducir y con reacciones seguras.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba Ford Kuga PHEV 2020: con mucha chispa

Pruebas · Ford

Prueba Ford Mustang Bullit: en la piel de Steve McQueen

Pruebas · Ford

Ford Kuga 2020: electrificado al cubo

Pruebas · Ford
Mostrar más