Saltar al contenido principal

Prueba: DS3 Cabrio GIVENCHY Le Make Up – De punta en blanco

Así es, en su búsqueda de la exclusividad, el fabricante Premium francés se ha unido a una de las marcas más influyentes del mundo de la moda, los complementos y los cosméticos: GIVENCHY. El resultado, el DS3 GIVENCHY Le Make Up que protagoniza estas líneas.

Fue el encargado de estrenar la gama DS y desde el primer momento ha sido catalogado como el modelo más chic de la firma francesa. Seis años después de su puesta en escena, el DS3 presume de nueva identidad, independizado por completo de Citroën, al eliminar el doble chevrón de su silueta, añadiendo más opciones de personalización y ediciones especiales únicas, como ocurre con el protagonista de estas líneas.

Así es, el fabricante Premium francés se ha unido a una de las marcas más influyentes del mundo de la moda y los cosméticos: GIVENCHY para dar origen a este DS3 GIVENCHY Le Make Up. Un vehículo enfocado principalmente al sector femenino por los múltiples detalles para ponerse guapa que esconde.

Sombra aquí

Y es que uno de sus elementos más destacados es la inclusión de un ‘kit de maquillaje’ firmado por GIVENCHY Le Make Up, escondido en el reposabrazos central, que incluye compartimentos para guardar la máscara Noir Couture, el polvo Prisme Visage y el pintalabios Le Rouge. En combinación con los espejos de cortesía dotados de luz LED, para ofrecer una mayor nitidez, todo aquel –o aquella mejor dicho- que se acomode en su interior, no podrá poner nunca más la excusa de “no me dio tiempo a maquillarme”, pues solo tendrá que detener el coche y ponerse guapo para la ocasión.

Como decimos, dicho kit es solo uno de los muchos detalles específicos que guarda este modelo. En el exterior, se ofrece una carrocería tricolor que combina el Blanco Perla con textura –al tocarla se nota cierto relieve- con el Morado Whisper de los retrovisores y los arcos de techo o el negro de la capota. También aparecen unas llantas de aleación de 17 pulgadas Aphrodite diamantadas negras con embellecedores centrales en el mismo morado Whisper o los anagramas Le Make Up GIVENCHY incrustados en los marcos de las ventanas.

Un conjunto que se completa con el nuevo patrón de diseño introducido tras la actualización del modelo, donde cambió la forma de la parrilla delantera, estando rodeada por un marco cromado que se extiende hasta los faros. Grupos ópticos que, como ya ocurría anteriormente, son Full LED y disponen de luces de intermitencia dinámicos –los únicos de su segmento-.

El habitáculo, por su parte, varía el tono del embellecedor del salpicadero, proponiendo un rosa pálido que nos evoca al mundo de la cosmética. Los detalles cromados abundan, mientras que el equipamiento de serie aumenta ligeramente. En este sentido, este DS3 GIVENCHY monta unos asientos de cuero calefactados –en opción hay unos en Nappa bicolor negro y blanco- y las inscripciones Le MakeUp GIVENCHY esparcidas por el mismo. Elementos que se unen a las mejoras introducidas tras la comentada renovación, donde el foco central es la nueva pantalla táctil de 7 pulgadas que incluye la última actualización del sistema multimedia de la marca, compatible con Apple CarPlay y Android Auto.

¡Viva el destape!

Todo ello sin obviar ese halo especial que brida el prescindir del techo cuando uno quiera. En efecto, nuestra unidad, como ya habrás comprobado en las imágenes, correspondía a la carrocería Cabrio. Así, con solo pulsar el comando situado en la parte superior, el habitáculo pasará de la penumbra a la luz. Eso sí, el DS3 no es un descapotable al uso, sino que mantiene la estructura de los marcos, siendo el techo el único que se pliega. Elemento que, además, ofrece tres posiciones.

Con la primera pulsación, se deja al descubierto la mitad delantera del interior. Si seguimos manteniendo pulsado, la capota de lona se desliza hasta la parte final, dejando la luneta trasera intacta. Ahora bien, si queremos gozar de toda la apertura, habrá que seguir pulsando para que se ‘esconda’ tras las plazas traseras ‘arrugando’, ahora sí, la luneta trasera. En las dos últimas posiciones, los que más notarán el desahogo serán los pasajeros traseros notarán, pues si miden más de 1,80 metros, con el techo cerrado, su cabeza comenzará a rozar. En total, la acción se completa en 17 segundos. Si optamos por volver a desplegarlo sobre nuestras cabezas, habrá que andar con ojo y pulsar dos veces, una para que se llegue hasta la mitad y luego mantener pulsado para cerrarlo por completo.

Por su parte, la capacidad del maletero se rebaja hasta los 245 litros. Solo pierde 40 litros frente al DS3 ‘cerrado’ ya que, como decimos el techo no se aloja en ningún lado. Lo malo es que el acceso al mismo es diferente, pues se sustituye el típico portón por una tapa que deja una boca de carga muy reducida en la que cuesta meter, incluso, la maleta de mano.

Perfecto urbanita

Mecánicamente, el DS3 Cabrio GIVENCHY solo puede asociarse con el gasolina 1.2 PureTech de 110 CV. Un propulsor sobrado para mover los poco más de 1.100 kilos que pesa y que además le convierten en la solución idónea para moverse por la ciudad, sobre todo teniendo en cuenta el panorama que se nos antoja de aquí a unos años en las grandes metrópolis.

Ofrece una respuesta digna desde las 1.500 rpm, régimen en el que ya entran los 205 Nm de par. Además, este bloque, pese a ser un tres cilindros, destaca por su baja rumorosidad, sobre todo al ralentí. Cierto es que en las aceleraciones prolongadas se deja notar en exceso, pero tampoco es algo que irrite demasiado. Nuestra unidad iba asociada a la caja de cambios automática de seis velocidades EAT6, que tiene un sobrecoste de 1.300 euros. Dicha transmisión es perfecta para el uso urbano, aunque es cierto que los saltos entre las tres primeras relaciones, las más empleadas en este entorno, son demasiado bruscos. Una vez se adquiere velocidad de crucero el funcionamiento es suave y rápido. En lo referente a consumos, muy correctos ya que durante nuestra semana, el dato no subió de 6,0 litros –rodando por tramos variados-. Son 1,1 litros más que el homologado, pero a estas alturas de la película eso ya no nos sorprende demasiado.

En definitiva, un vehículo ‘guapo’ para todo aquel que le guste o se sienta ‘guapo’, sin importar si ese día va desaliñado o con la hora justa. Eso sí, todo aquel que quiera este puesto de maquillaje ambulante, deberá desembolsar 18.580 euros.

Si quieres prestaciones…

Paralelamente, unos días después, nos subimos también a una de las versiones más prestacionales de toda la gama, con el permiso del recién estrenado DS3 Perfomance. Estamos hablando del motor de gasolina 1.6 THP de 165 CV. Un bloque de 1.6 litros que mueve al pequeño utilitario Premium como un auténtico cohete. Y si no, ya están sus prestaciones para recordárnoslo, pues anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h de 7,5 segundos y una punta de velocidad de 218 km/h. Se combina únicamente con la caja de cambios manual de seis relaciones, con un tacto algo más durito para enfatizar ese carácter deportivo. Un hecho en el que se resiente la cifra de consumo, ya que está cercana a los 7,5 l/100 km.

  • Ficha Técnica DS3 Cabrio 1.2 PureTech 110 CV S&S EAT6

Motor: Gasolina, tres cilindros en línea

Cilindrada: 1.199 cm3

Potencia: 110 CV a 5.500 rpm

Par: 205 Nm a 1.500 rpm

Velocidad Máxima: 190 km/h

0-100 km/h: 9,6 seg.

Consumo (urbano/extraurb./mixto): 6,0 / 4,2 / 4,9 l/100 km

Emisiones CO2: 112 gr/km

Dimensiones: 3.954 / 1.715 / 1.458 metros

Maletero: 245 litros

Peso: 1.165 kg.

Cambio: Automática con convertidor de par, seis velocidades

Depósito: 50 litros

Precio: 18.580 euros

En lo que a equipamiento se refiere, solo puede asociarse con el acabado Sport –¿necesitas más referencias?-, por un precio que parte de los 27.978 € y que incluye asientos deportivos, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, faros de LED, detector de presión de neumáticos, Bluetooth, pantalla central de 7 pulgadas, asistente de frenada de emergencia en ciudad… Elementos que pueden completarse con dos paquetes: Pack Cuerpo NAPPA con tres tapizados diferentes -1.500 euros- y Pack Sport, con navegador, apoyabrazos central y cámara de visión trasera -1.351 euros-, con dos kits de decoración en blanco o en carbono -207 euros- así como con seis pinturas bicolor para la carrocería y el techo, tres juegos de llantas de aleación de 17 pulgadas -103 euros-.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link