Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

El Citroën C5 Aircross PHEV 2020 a examen: ¿ahorra frente al diésel?

¿Será cierto que los híbridos enchufables son una buena alternativa a los diésel para ahorrar en consumo?. Hacemos más de 2.000 km con éste para comprobarlo.

La versión híbrida enchufable del Citroën C5 Aircross 2020 nos ha demostrado a lo largo de una semana con más de 2.000 km de pruebas que sí se puede plantear la compra de este modelo como una alternativa al diésel. Eso sí, necesitarás tener la posibilidad de recargarlo para sacar todo el partido y ahorrar bastantes euros en el día a día con este Citroën.

Frente a sus rivales (Jeep Renegade PHEV, Toyota RAV-4, Peugeot 3008 Hybrid...), el Citroën C5 Aircross PHEV arrasa en confort de marcha. Es uno de los automóviles más cómodos del mercado para viajar. Sus suspensiones con topes hidráulicos progresivos, sus confortables asientos y un excelente aislamiento acústico son los que consiguen que los kilómetros vayan pasando sin fatiga para el cuerpo.

Además, su sistema híbrido enchufable es de los que mejor funcionan gracias a que tanto el motor eléctrico como el de gasolina tienen suficiente potencia por sí mismos como para moverlo con soltura. Esto hace que cuando lo usamos como si se tratase de un coche eléctrico sea un coche muy agradable de conducir, algo que no se puede decir de todos los PHEV. Como la potencia sobra, también se consiguen unos consumos bastante ajustados cuando hacemos largos viajes como híbrido.

Citroën C5 Aircross PHEV: la técnica

Prueba Citroen C5 Aircross PHEV 2020 Ruben Fidalgo (24) Esta versión híbrida enchufable del Citroën C5 Aircross combina un motor de gasolina 1.6 turbo de 180 CV con un motor eléctrico de 110 CV que va integrado dentro de la caja de cambios automática de 8 marchas. Cuando funcionan al unísono en modo híbrido, la potencia máxima conjunta es de 225 CV (los motores no dan su máximo rendimiento en el mismo momento, de ahí que no se sumen sus potencias máximas).

Para alimentar el motor eléctrico, el C5 Aircross PHEV tiene unas baterías de ión de litio refrigeradas por líquido de 13,4 kWh, de las más grandes dentro de los PHEV, lo que le permite presumir de llegar casi a 60 km de autonomía en modo eléctrico, cuando casi todos sus rivales se conforman con casi 10 km menos.

La carga de las baterías se hace a través de un cargador integrado de 3,7 kW de potencia, lo que implica que podemos cargar las baterías es unas cuatro horas y media. Opcionalmente podemos pedir el coche a fábrica con un cargador opcional de 7,4 kW, lo que reduce a la mitad el tiempo de carga, siempre que podamos conectarlo a una fuente de alimentación con esa potencia.

También podremos recargar las baterías utilizando el motor de gasolina como si fuese un grupo electrógeno, aunque no es lo más recomendable desde el punto de vista ecológico ni económico. Gastar gasolina para producir electricidad no es rentable, pero al menos tenemos esa posibilidad si, por ejemplo, nuestro destino está en una zona de acceso restringido a vehículos eléctricos. Usando el modo e-Save nos aseguramos así de que tendremos energía para usarlo como cero emisiones a nuestra llegada a destino.

Citroen C5 Aircross PHEV: su diseño

Prueba Citroen C5 Aircross PHEV 2020 Ruben Fidalgo (32) Estéticamente no hay diferencias llamativas entre el híbrido enchufable y el resto de versiones de la gama C5 Aircross. La única manera de identificarlo es por los logotipos que anuncian que es un híbrido en el portón trasero y sobre los pasos de rueda delanteros, la tapa de la toma de corriente en la parte trasera izquierda y las llantas de diseño exclusivo de esta versión.

Además, cuando está funcionando en modo eléctrivo veremos una luz de color azulón en el retrovisor, que sirve para avisar a las autoridades de que el coche no está emitiendo, para que no le multen si lo ven en una zona de acceso restringido a coches eléctricos.

Por lo demás, es el C5 Aircross que ya conocemos, con una carrocería de proporciones que lo hacen parecer más grande de lo que en realidad es (mide 4,5 metros de largo) y unas amplias puertas que permiten un cómodo acceso a sus pasajeros y al maletero.

Citroën C5 Aircross PHEV: confort por encima de todo

Prueba Citroen C5 Aircross PHEV 2020 Ruben Fidalgo (1) Cuando te encuentras a los mandos del C5 Aircross te sorprende su confort y lo aislados que vamos de lo que sucede fuera del coche, como si viajásemos a bordo de una berlina de gran lujo. El truco está en que sus suspensiones son muy cómodas y que los asientos son como butacones.

Este último detalle tiene una contrapartida en el espacio y es que, por su grosor, reducen algo el espacio en las plazas traseras. Pese a ser la misma plataforma que la del Peugeot 3008, en el C5 Aircross hay algo menos de espacio para las piernas de los pasajeros de las plazas traseras, que están configuradas como asientos idividuales y que se pueden desplazar longitudinalmente, además de la inclinación de sus respaldos. Esta forma de las plazas traseras individuales hace que sea un coche muy versátil y configurable.

El diseño del salpicadero es llamativo y los ajustes no están mal, pero los plásticos empleados son duros y empobrecen la calidad percibida, tanto en el salpicadero como en los paneles de puerta, sobre todo los traseros, completamente revestidos de plástico duro de mal tacto.

El maletero tiene una capacidad correcta, aunque el umbral de carga queda algo alto y perdemos el doble fondo para podre albergar en él el cable de carga. Si necesitamos abatir los respaldos, nos queda un maletero casi plano, pero la bandeja es de dos piezas y desmontarla para llevar bultos grandes es un poco engorroso.

Citroën C5 Aircross PHEV: equipado al día

Prueba Citroen C5 Aircross PHEV 2020 Ruben Fidalgo (5) Tratándose de un modelo reciente como es éste, es normal que su equipamiento sea moderno y completo, sobre todo en conectividad y en seguridad activa. El sistema de infoentretenimiento es compatible con Apple Car PLay y Android auto e integra una tarjeta SIM para que podamos comunicarnos con el coche a través de nuestra aplicación en el smartphone. Es algo casi imprescindible en los eléctricos e híbridos enchufables, ya que así podemos programar las recargas en las franjas horarias con tarifa reducida, programar la preclimatización para que ya esté a la temperatura apropiada cuando vayamos a cogerlo, etc.

E__n seguridad activa disponemos de ADAS__ (asistentes avanzados a la conducción) como el asistente de mantenimiento en el carril, el control de crucero adaptativo, el asistente de luz de carretera, la alerta de fatiga del conductor, sensores de ángulo muerto o la alerta de colisión con frenado de emergencia.

También en cuanto a confort está bien servido con el asiento del conductor con reglaje eléctrico, climatizador multizona, techo panorámico, asientos calefactados, llave inteligente, apertura del portón manos libres, etc.

No es un coche barato, ningún PHEV lo es, pero al menos está bien equipado.

Citroën C5 Aircross PHEV: comportamiento y consumos

Prueba Citroen C5 Aircross PHEV 2020 Ruben Fidalgo (34) Aunque sus consumos en viajes largos son un poco más altos que los de su equivalente diésel, realmente compensa esta versión. Es capaz de hacer 50 km en ciudad sin encender en ningún momento el motor de gasolina, lo que hace que podamos ahorrar mucho dinero en nuestro día a día, con un coste de utilización muy bajo en modo eléctrico, además de poder aparcar gratis, no pagar O.R.A. ni impuesto de circulación, etc.

Con las baterías descargadas y sin posibilidad de usarlo como eléctrico, sólo como híbrido, los consumos del Citroën C5 Aircross PHEV medidos durante la prueba han sido:

  • Urbano: 8,5 l/100 km
  • Carretera: 6 l/100 km
  • Autopista: 6,8 l/100 km

En cuanto a su conducción, gracias a que en modo eléctrico es más potente que rivales como el Kia Niro PHEV, el C5 Aircross PHEV es muy agradable. Tiene buenas prestaciones y nos movemos con soltura en todo momento, además de que es muy fácil de conducir. Su dirección tiene un excelente radio de giro, algo que agradeceremos a la hora de maniobrar y callejear.

En carretera las baterías se agotan más rápidamente y es difícil superar los 35 km de autonomía a velocidades sostenidas de más de 80 km/h. En modo híbrido su conducción es muy agradable. Los 225 CV hacen que los adelantamientos sean seguros y que viajemos cargados con suficiente desahogo.

Las suspensiones están más pensadas para dar confort que agilidad, así que es un coche en el que en zonas viradas acabaremos bajando el ritmo y disfrutando del viaje.

En autopista y autovía transmite confianza en las curvas rápidas y tiene prestaciones suficientes como para coronar los puertos con toda la familia a los máximos legales con bastante desahogo para la mecánica.

En definitiva, el Citroën C5 Aircross PHEV sí es una buena alternativa a las versiones diésel, con una conducción muy sencilla, agradable para viajar y en el que ahorraremos bastante en el uso diario.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

VÍDEO| Probamos el Citroën C3 Aircross 2021: un completo acierto

Pruebas · Citroen

Probamos el Citroën ë-Spacetourer eléctrico de 2021

Pruebas · Citroen

Examinamos el nuevo Citroën C4 diésel automático: una compra excelente

Pruebas · Citroen
Mostrar más