Primer contacto: Volkswagen T-ROC – Espacioso y tecnológico

Este coche hizo su primera aparición pública hace cuatro años, cuando se presentó como concept-car en el Salón de Ginebra.

Es uno de los productos más esperados del año y no será el único plato fuerte de Volkswagen en este curso: pronto veremos la nueva cara del VW Touareg y para finales de este año o principios de 2019 llegará un modelo SUV inferior, el T-Cross, derivado directamente del Polo. ¿Acaso alguien pensaba que una marca como Volkswagen no iba a subirse a la moda de los SUV? Es cierto que Volkswagen lleva mucho tiempo detrás de abrir el melón de los SUV compactos en su gama, ya que el Tiguan y el Touareg habían convivido en solitario durante demasiados años. Después de tanto tiempo, los alemanes ya tienen el primero de ellos, parido de la plafatorma MQB y, por tanto, derivado directamente del top ventas de los de Wolfsburgo, el Golf. Con 4,23 metros de longitud, estamos ante un coche a medio camino entre los utilitarios compactos (tipo Kia Stonic o Hyundai Kona) y los compactos de tamaño medio (como el VW Tiguan, el Seat Ateca o el Nissan Qashqai). Por tanto, su clasificación más justa si atendemos al tamaño deberíamos hacerla con el Toyota CH-R, el Audi Q2 o el Opel Mokka X.

¿Cuáles son sus argumentos?

El diseño es un argumento de compra fundamental en este coche, ya que se alega de lo ‘convencional’ presentando una carrocería un poco más ancha, con la línea de techo más baja y, por tanto, un centro de gravedad más cerca del suelo que en otros SUV. Hay detalles muy característicos por toda su silueta, como el cromado que va desde el pilar A hasta el C, las luces LED diurnas con una forma aro o la caída de la zaga (con una resolución parecida a la del Q2. A esto hay que sumar las múltiples posibilidades de combinación de colores entre el techo y la carrocería y un maletero de 445 litros de capacidad. En las versiones de tracción total hay que tener en cuenta que se pierde un poco de capacidad, reduciéndose el volumen total a algo menos de 400 litros. Con los asientos abatidos se puede llegar casi a los 1.300 litros de capacidad total.

En el interior, el primer vistazo centra la atención en la forma de T que hace el contraste de colores del salpicadero y la consola central, así como en el VW Digital Cockpit (que puede mostrar el navegador en toda su amplitud si se equipa de forma opcional). En general, la sensación que se tiene dentro de este coche es muy buena en las plazas delanteras y suficiente en la fila posterior. Aquí detrás la altura libre es buena y se va relativamente cómodo ‘de piernas’ hasta estaturas de 1,80. Las únicas pegas son las relativas al túnel de transmisión, que es bastante voluminoso y anula casi por completo las posibilidades de cubrir largas distancias para un quinto ocupante, y algunos plásticos duros que encontramos en el interior, concretamente en los paneles de las puertas.

## ¿Qué opciones hay disponibles?

Volkswagen se ha centrado en un primer momento en las motorizaciones de gasolina, absolutamente prioritarias dada la situación del mercado. La oferta se comprende de tres motores, un 1.0 TSI de tres cilindros con 115 cv, un 1.5 TSI EVO de 150 cv (combinable con cambio manual o DSG 7) y un 2.0 TSI de 190 cv que va ligado obligatoriamente a tracción integral y cambio DSG 7.

Más adelante llegarán las versiones diésel, empezando con un 1.6 TDI de 115 cv con cambio manual y un 2.0 TDI de 150 cv, éste último con posibilidad de elegirlo manual, automático o automático con tracción total.

Volkswagen no descarta implantar más adelante motorizaciones con combustibles alternativos, como el Gas Natural Comprimido, o versiones híbridas o eléctricas. De momento no hay planes, o sí los hay, no los han querido comunicar por el momento.

¿Cómo va?

Para nuestra toma de contacto elegimos la motorización de gasolina de acceso y que creemos que va a ser el más vendido de la gama. Es un motor de tres cilindros que, en principio, funciona con mucha suavidad. No suena (a veces cuesta distinguir si está arrancado) y vibra muy poco. Es recomendable si se va a dar al T-ROC un uso mayoritario por ciudad, donde sus sus 200 Nm serán suficientes para moverlo con soltura y no consumir demasiado combustible. Esta versión homologa 6 litros en ciclo urbano, lo cual no es un prodigio de eficiencia, pero si se conduce con anticipación y sin apurar las marchas podemos controlar bastante la media.

Otra cosa es al salir a carretera. El motor tiene una salida bastante ágil y puede recuperar bien siempre que estemos por encima de las 2.500 vueltas. A partir de 3.000 es donde se encuentra toda su fuerza y se puede estirar hasta 5.500 sin perder empuje. Eso sí, a costa de disparar el consumo. El recorrido que pudimos hacer por la sierra de Madrid incluía a partes iguales ciudad, carretera y zonas de montaña. Sin hacer un uso eficiente, sino más bien buscando sus capacidades dinámicas, la media que reflejó nuestro ordenador de a bordo fue de 8,5 litros.

Dinámicamente, los puntos fuertes del T-ROC son su buena visibilidad, una maniobrabilidad excelente y unas reacciones muy parecidas a las del Golf, aunque al encadenar más de cuatro giros rápidos saltan rápidamente las diferencias. El T-ROC es mejor que el Golf en cuanto a accesibilidad, a espacio libre al techo y quizá en cuanto a visibilidad, pero no lo es a nivel dinámico ni mucho menos, y eso hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de tomar la decisión. Por último, algunos aspectos como la insonorización podrían estar un poco mejor resueltos, pero es comprensible dado que la resistencia aerodinámica es peor y los neumáticos son de mayor tamaño.

Desde 21.200 euros

La gama T-Roc arranca en 23.870 euros correspondientes a la versión 1.0 TSI con cambio manual y acabado Avance. Con los descuentos actuales, el coche se puede comprar desde 21.200, y en este acabado ya se incluye el climatizador, asistente de cambio involuntario de carril, llantas de 17” o el control de crucero adaptativo. Por 600 euros más podemos saltar al Advance Style, que suma la carrocería bicolor o las inserciones decorativas del exterior, y por otros 1.300 euros más llegamos al acabado Sport. Este es el acabado superior y aquí ya se disfruta de todas las innovaciones de Volkswagen, como el cuadro de instrumentos digital, los faros LED, la recarga del móvil por inducción y la cámara de visión trasera, entre otras cosas.

Motorizaciones y precios (antes de descuentos)

Volkswagen T

Volkswagen T-Roc 1.0 TSI Advance Style - 24.470 euros.

Volkswagen T-Roc 1.5 TSI Advance - 25.250 euros.

Volkswagen T-Roc 1.5 TSI Advance DSG - 26.510 euros.

Volkswagen T-Roc 1.5 TSI Advance Style - 25.870 euros.

Volkswagen T-Roc 1.5 TSI Advance Style DSG - 27.125 euros.

Volkswagen T-Roc 1.5 TSI Sport - 27.170 euros.

Volkswagen T-Roc 1.5 TSI Sport DSG - 28.430 euros.

Volkswagen T-Roc 2.0 TSI 4Motion Sport DSG - 33.990 euros.

Volkswagen T-Roc 2.0 TDI 4Motion Sport DSG - 34.610 euros.

En resumen

El T

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Nueva e intimidante generación

Más datos del nuevo eléctrico nipón

Desde 16.300 €

Mostrar más