Primer contacto: Volkswagen Sharan – Empezar de cero

Volkswagen ha presentado oficialmente la tercera generación de su monovolumen de mayor tamaño, el Sharan, que tras esta renovación parte totalmente de cero para competir en un duro segmento en el que prima el espacio y la comodidad por encima de todo.

Debido a esto, sus principales novedades son unas puertas laterales correderas y un práctico sistema para organizar los asientos y la carga. En el plano técnico no hay complicaciones, ya que simplemente se ha aligerado el conjunto para que sus motores – todos turboalimentados – consigan mejorar su eficiencia y prestaciones.
En 1991, un proyecto en conjunto llevado a cabo por Ford y por Volkswagen sentó las bases para crear un monovolumen a la altura del Renault Espace, un modelo que por entonces representaba casi un monopolio en el segmento de los monovolúmenes y que merecía competencia a la altura por parte de las generalistas. Cuatro años más tarde, Volkswagen dio lugar al primer Sharan mientras Ford bautizaba su Galaxy de forma paralela. Hoy en día, la filosofía del Sharan sigue siendo la misma después de haber venido 600.000 unidades repartidas en dos generaciones (la de 1995 y la de 2000) y un último facelift, llevado a cabo por la marca en 2003.

Todo nuevo

Ese era el objetivo con esta tercera generación. Volkswagen presume de que todos y cada uno de los componentes del nuevo Sharan son nuevos, desde las medidas hasta el diseño de su interior, pasando por la configuración de los asientos, la gama de motores o el sistema de apertura de las puertas.

Lo primero es que la longitud total de este monovolumen es de 4,85 metros, mide 1,9 metros de ancho y otros 1,72 metros de alto. Comparándolo con el anterior, es 22 centímetros más largo, casi 10 más ancho y 1 centímetro más bajo. No obstante, que sea un modelo considerablemente más grande no le ha supuesto aumentar su peso o perder aerodinámica, más bien todo lo contrario. El nuevo Sharan ha conseguido rebajar su peso total en 30 kilos y ha descendido su coeficiente aerodinámico hasta obtener un Cx de 0,30 (exactamente es 0,299).

Por todos lados

Estéticamente, el Sharan ha recibido cambios por toda la carrocería, y todos ellos firmados por Walter Da Silva. Empezando por el frontal, lo más destacable es que ha adoptado los rasgos más típicos de los últimos modelos de Wolfsburg. Hay una nueva entrada de aire en el frontal, nuevos faros antinieblas e incluso biseles cromados o embellecedores según la versión elegida. El cambio más importante es que ahora el cliente tiene la posibilidad de elegir entre iluminación halógena H7 o por faros bixenón, esta última acompañada por 15 LEDs que harán la función de iluminación de posición. Sea cual sea la elección, se puede instalar sin problemas el sistema “Light Assist” que activa automáticamente las luces largas.

En la trasera, saltan a la vista los nuevos grupos ópticos, más grandes e integrados en el portón (que también es más grande), así como el pequeño alerón que adorna la parte superior de la carrocería. A partir de esta generación, el portón se puede cerrar automáticamente desde el exterior o bien desde un botón en la consola central.

Puertas con apertura eléctrica

Es la novedad más importante en esta generación, y se ha creado con bastante detalle para ofrecer comodidad y rapidez en el acceso, sobre todo si solemos aparcar en plazas de garaje bastante estrechas o tenemos que colocar sillas infantiles muy a menudo.

Si el cliente elige esta opción, cuyo precio está por definir, en detrimento de la apertura manual (que es bastante pesada, sobre todo cuando el coche presenta cierta inclinación), podrá accionar el mecanismo de apertura o cierre de varias formas: desde el interior mediante dos botones (uno para cada una de las puertas), a través de una tecla situada en la columna B del habitáculo, mediante un botón en el tirador de las puertas traseras o mediante la llave en control remoto.

Como características, merece la pena destacar que estas puertas pueden ofrecer diferentes anchos de apertura (para evitar que entre frío en invierno, por ejemplo), un sistema antiaprisionamiento o un mecanismo de seguridad que impide la apertura cuando el depósito de gasolina ha quedado abierto.

Cuatro motores, todos turboalimentados

El Sharan se ofrecerá con cuatro mecánicas turboalimentadas, dos de gasolina y dos diesel, que cumplen con la normativa de emisiones Euro 5. El más ahorrador de todos será el 2.0 TDI de 140 cv, cuyo consumo homologado es de tan sólo 5,5 litros y ofrece una teórica autonomía de 1.273 kilómetros. Tanto a este motor como al 2.0 TDI de 170 cv se le puede añadir un paquete Bluemotion, que consiste simplemente en un sistema Start/Stopy y en la recuperación de energía en la frenada.

Por el contrario, los motores de gasolina son un 1.4 TSI de 150 cv (también disponible con el pack Bluemotion) y un 2.0 TSI de 200 cv. Éste último, de serie equipado con cambio automático DSG, es el más potente y también el que más consume de la gama, ofreciendo un par motor de 280 Nm y un consumo mixto establecido en los 8,1 litros.

Datos técnicos
Marca y modelo VW Sharan VW Sharan VW Sharan VW Sharan
Versión 2.0 TDI 140 2.0 TDI 170 DSG 1.4 TSI 2.0 TSI DSG
Especificaciones
Longitud/anchura/altura (mm) 4.854/1.904/1.720 4.854/1.904/1.720 4.854/1.904/1.720 4.854/1.904/1.720
Distancia entre ejes (mm) 2.919 2.919 2.919 2.919
Diámetro de giro (m) 11,9 11,9 11,9 11,9
Peso (kg) 1.699 N.D 1.728 N.D
Volumen del maletero (l) 711 (7 plazas) - 2.430 711 (7 plazas) - 2.430 711 (7 plazas) - 2.430 711 (7 plazas) - 2.430
Neumáticos 205/60 R 16 205/60 R 16 205/60 R 16 205/60 R 16
Motor
Cilindrada (cc) 1.986 / R4 1.986/ R4 1.390 / R4 1.984 / R4
Potencia (cv) 103 / 140 125 / 170 110 / 150 147 / 200
Par máximo (Nm/rpm) 320 / 1.750 - 2.500 350 / 1.750 240 / 1.750 - 4.000 280 / 1.700 - 5.000
Tracción Delantera Delantera Delantera Delantera
Transmisión Manual, 6 velocidades DSG 6 velocidades Manual, 6 velocidades DSG 6 velocidades
Consumo
Combustible Diesel Diesel Gasolina Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km) 5,5 5,8 7,2 8,6
Emisiones CO2 (gr/km) 143 / Euro 5 151 / Euro 5 167 / Euro 5 201 / Euro 5
Consumo durante test (l/100km) N.D N.D N.D N.D
Características
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,9 N.D 10,7 N.D
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª N.D N.D N.D N.D
Capacidad depósito (l) N.D N.D N.D N.D
Velocidad máxima 194 207 197 218
Precio (sin extras)
Euros N.D N.D N.D N.D
Más datosMenos datos
## Al volante
Hay varios aspectos a destacar de una forma positiva en el comportamiento del nuevo Sharan. El primero es que se percibe mucho más estable que el anterior debido a su mejorado centro de gravedad y a que puede contar opcionalmente con el sistema de suspensión adaptativa DCC. Es totalmente recomendable adquirirla. Hemos probado los diferentes modos de esta suspensión, y con la posición intermedia (Normal) la carrocería no presenta apenas oscilaciones que puedan comprometer al conductor al cambiar el apoyo rápidamente. Para nosotros lo más recomendable es ir siempre en modo deportivo, ya que es la forma más parecida a la de conducir un turismo y además sigue permitiendo una suspensión confortable.

En cuanto a los motores, hemos podido probar la versión de gasolina 1.4 TSI de 150 cv y el diesel 2.0 de 140 cv. El primero de ellos, que iba asociado a un cambio manual, se mostraba bastante elástico y ahorraba cambios de marcha obligados en otros motores de gasolina, si bien es cierto que no llevábamos nada de carga y sólo debía empujar el peso de dos personas. Si lo que queremos es viajar habitualmente con siete personas, es más recomendable el motor diesel, aunque sea menos potente, por la diferencia de par motor (320 Nm frente a 240 Nm) y porque circula bastante más desahogado en autopista. Las recuperaciones con él son bastante aceptables y la diferencia de consumo es de casi dos litros, con lo que indiscutiblemente merece la pena.

55, 6 o 7 plazas

Las amplias posibilidades de configuración de plazas para el interior es otro de los valores añadidos del nuevo Sharan, ya no sólo por la cantidad de pasajeros que pueden viajar en el interior, sino porque ahora lo harán en asientos individuales independientemente de que haya dos o tres filas de asientos.

El espacio en general es amplio en todas las plazas y han cambiado algunas cosas. Por ejemplo, en la toma de contacto hemos apreciado que la posición de conducción es ligeramente más baja debido a que se ha reducido la altura total del vehículo, dejando un comportamiento más próximo a un turismo que a un monovolumen.

Por otra parte, en la segunda fila el espacio libre hasta el techo es ahora un poco más generoso y los asientos pueden desplazarse longitudinalmente hasta 16 centímetros. Esto contribuye a que el acceso a las plazas de la tercera fila, donde hay espacio para un adulto no muy grande, sea más fácil que antes.

Hay que destacar que los asientos no pueden extraerse del habitáculo sino que siempre quedan plegados si se necesita espacio. Esto puede verse como una pega, ya que aunque queden recogidos restan espacio total de carga, pero es mucho más cómodo ya que no necesitamos un trastero tan grande como nuestro salón para guardarlos. Además, la maniobra para plegarlos es sencilla y apenas requiere esfuerzo físico. Así, la capacidad inicial de 711 litros (versión de siete plazas) puede aumentarse hasta los más de 2.400, dejando una superficie plana y bien alineada con el borde exterior del maletero.

Equipamiento

Desde su versión más básica, el nuevo Sharan se ofrece con siete airbags, control de estabilidad, climatizador, llantas de 16” y equipo de audio con 8 altavoces. Como el Sharan no equipa rueda de repuesto en el maletero, los neumáticos Continental incluidos de serie (denominados “ContiSeal”), cuentan con un sistema de autosellado que permite seguir circulando siempre y cuando la perforación de la goma no tenga más de 5 milímetros de diámetro. Es una alternativa a los clásicos Runflat, ya que éstos permiten rodar cuando ya se ha perdido aire, mientras que con estas gomas lo que se evita es precisamente esa pérdida.

Las líneas de equipamiento quedan divididas en tres (Edition, Advance y Sport) y como elementos opcionales se ofrece la suspensión adaptativa DCC, la iluminación asistida, acceso y arranque sin llave, techo panorámico, un climatizador de tres zonas o el renovado Park Assist que ahora también aparca en batería y puede frenar el vehículo si la maniobra se realiza demasiado rápido.

Resumen

Después de quince años en el mercado, el Sharan recibe su tercera generación después de haber estado los últimos seis años sin apenas actualizaciones. Este tiempo es, por tanto, una excusa perfecta para empezar de cero y poner al día uno de los modelos más importantes para la marca. La comodidad de los asientos individuales y la apertura eléctrica de las puertas correderas convencerán a los pasajeros. Mientras tanto, la suspensión dinámica opcional y los eficientes motores harán lo propio con el conductor.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Clase alta

Pura esencia

En constante evolución

Mostrar más