Primer contacto: Skoda Fabia Facelift – Merecida mejora

Skoda ha renovado sus dos modelos más pequeños, uno perteneciente al segmento B y el otro al de los coches compactos con carácter funcional (más conocidos como MPV).

Los cambios, estéticos y también a nivel de mecánicas, afectan tanto al Fabia (en sus versiones de cinco puertas , Combi y Scout) como al Roomster (carrocería normal y Scout). Puede parecer un modelo sin importancia, pero que desde comenzara su andadura allá por el año 2000, Skoda ya ha vendido más de 2,5 millones de unidades del Fabia. Sus mejoras, por tanto, son más que merecidas… Exterior

Debido a la incorporación del turbo a todas las mecánicas y al resto de cambios técnicos, el vano motor ha tenido que ser readaptado y, en consecuencia, se ha tenido que modificar la estructura frontal, un motivo más que suficiente para retocar algunos elementos exteriores del Fabia. En esta nueva generación cambian los parachoques, la parrilla delantera, los faros delanteros y el capó, y la sensación general es la de un coche un poco más largo, probablemente debido a que su diseño ha invadido un poco las aletas delanteras. Sin embargo, las medidas siguen intactas (4,00 metros de longitud y 2,45 de batalla). Por suerte para los amantes de las combinaciones personalizadas, se podrá seguir eligiendo el techo y la carrocería con colores diferentes por un precio extra de 310 euros.

Interior

En esta generación, una de las cosas más importantes es que el conductor recibe mayor cantidad de información al volante. En la pantalla del cuadro de mandos se han añadido el indicador de marcha con recomendación de cambio, la señal de temperatura exterior (algo muy simple pero que antes no llevaba) y avisos de velocidad máxima permitida en caso de montar el sistema Tempomat (115 euros). Además, los nuevos Fabia que incorporen sistema de navegación Amundsen (410 euros) se olvidarán de la simple pantalla bicolor para disfrutar de una superficie táctil de cinco pulgadas, con acceso para tarjetas SD y una conexión para equipos de audio externos. En la guantera, a su vez, se sustituye el cargador de cd´s opcional por la toma MDI (120 euros) para dispositivos externos como iPod, USB o Mini-USB.

Estéticamente, cambian los embellecedores que rodean las salidas de aire, la palanca de cambios o el botón del freno de mano, que cuentan con algunas superficies cromadas. Skoda ofrece de serie, a partir del acabado Style, aire acondicionado con función semiautomática que se puede sustituir por un Climatronic (245 euros). Lamentablemente, cosas como el control de estabilidad (370 euros) o el sensor de presión de neumáticos (55 euros) también hay que pagarlas aparte en las versiones de acceso.

Motores

El “downsizing” (referido a la técnica por la cual, gracias a la inyección directa y a los turbocompresores, se consigue la misma o más potencia con menor cilindrada) es el protagonista absoluto en la nueva gama del Fabia. En la versión de cinco puertas hay tres motores de gasolina y otros tres diesel que cumplen la normativa Euro5 y adoptan la tecnología common-rail. El cambio manual para todas las versiones es de cinco marchas y la opción automática DSG de 7 velocidades (para el más potente de los gasolina) consigue el mismo registro de consumo y suma casi otros 2.000 euros en la cuenta final.

Las versiones con carrocería familiar, que cuestan entre 700 y 900 euros más según el motor elegido, comparten la misma gama de motores, salvo el tricilíndrico 1.2 HTP de 60 cv, que en la carrocería Combi se sustituye por otro con la misma arquitectura, pero de inyección directa, que da 70 cv en lugar de 60.

Dentro de los nuevos motores, destaca la incorporación a la gama del Fabia de una mecánica de gasolina con dos potencias diferentes, 85 y 105 cv, ésta última con la posibilidad de incorporar el DSG de 7 velocidades – por primera vez en este modelo -. Nosotros pudimos probar brevemente el más potente de los dos y el resultado fue bastante bueno. No sólo consume poco, sino que además el rendimiento es muy satisfactorio por sonoridad, prestaciones y por cómo recupera en bajas vueltas. La sensación de aceleración, que es bastante fuerte, no repercute en un consumo elevado, de hecho, nuestra unidad marcó en el ordenador de a bordo una media de 5,4 litros en un recorrido por carreteras donde eran muy frecuentes los adelantamientos y donde no se superaron apenas los 110 km/h.

Fabia Combi Scout

A partir de ahora, el modelo Fabia también contará con una versión Combi Scout, con cinco centímetros más de altura, que supuestamente está diseñada para circular más cómodamente fuera del asfalto. Se venderá con motores 1.2 TSI y 1.6 TDI (los dos de 105 cv) y llevará un paquete de equipamiento específico que incluye barras en el techo, llantas de 16 pulgadas, cristales oscurecidos, tapicería específica, control de presión de neumáticos, Climatronic y Tempomat. Como es lógico, esta versión –que en algunos países podrá adquirirse también con carrocería hatchback- responde más a una cuestión estética que práctica. De hecho, la versión que pudimos conducir brevemente contaba con llantas de 17” y un perfil 40 de neumático, con los que no se consigue un confort propio de un todoterreno y con los que tenemos serias posibilidades de dañar la llanta con piedras o baches pronunciados.

Resumen

Gracias a las nuevas mecánicas TSI, a los motores diesel con common-rail y a la incorporación del cambio automático de doble embrague, el Fabia es ahora un coche mucho más actual. El restyling ofrece además una percepción de un coche más amplio, con materiales de mejor calidad y un equipamiento opcional elevado, sin olvidar que el hueco del maletero se ha conseguido estirar otros 15 litros hasta llegar a los 315 litros. Sólo habría pegas a nivel de equipamiento de serie en la versión de acceso a la gama, donde cosas tan básicas como el control de estabilidad todavía no están incluidas.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Desde 16.300 €

El no va más

Más datos del nuevo eléctrico nipón

Mostrar más